Sonia
Lv 7
Sonia preguntado en Arte y humanidadesPoesía · hace 5 años

¿Deseas leer un cuento?

SESENTA SEGUNDOS ETERNOS

HL es un hombre de mediana edad, no importa cuántos años tiene.

Podría definirlo como un bohemio de carácter misterioso.

Es inteligente, lee todo aquello que llega a sus manos.

Puede elegir una revista deportiva o bien grandes autores del pasado.

Dostoievski, Borges,Artaud.

Actualización:

El destino le regaló soledad.

No la buscó, todo fue fluyendo.

Ha concluído su jornada laboral.

Con paso seguro camina hacia la casa de sus abuelos.

Ellos decidieron partir inesperadamente.

En el kiosco de siempre comprará cigarrillos.

Antonio el dueño del bar lo saluda con cariño.

Lo invita a cenar, HL prefiere un whisky.

Actualización 2:

No es cierto que el alcohol ayude a olvidar las penas.

Busca en el bolsillo de su abrigo un papel metalizado.

Aspirará con fuerza incontenible el contenido.

Llega su morada, cuando salió por la mañana la llave no hacía ruido, ese detalle lo inquieta.

Brumas espesas esconden el paisaje.

En el microondas está la cena, desiste de ella,

Atiza los leños del hogar, no hace tanto frío.

Necesita distenderse.

Actualización 3:

Sostendrá con sus manos otra copa de licor.

Elige el sillón preferido de su abuelo.

Extraña las historias que le contaban cuando era niño.

Crepitan los leños.

El reloj que porta en su mano izquierda indica la hora, faltan veinticuatro minutos para que inicie otro día.

Le duele la vista de recorrer pasajes vacíos de su vida.

Cree estar durmiendo, está en estado de vigilia.

Actualización 4:

Otra vez siente voces extrañas, risas estruendosas que parten desde las sombras.

Esas imágenes horribles ocupan sus pensamientos.

El terror se instala en su mente.

Temblando se incorpora, intenta luchar con esas figuras fantasmagóricas.

No soporta las carcajadas de esos seres que no logra identificar.

La transpiración helada recorre cada espacio de su geografía.

Las volutas del humo de su enésimo cigarrillo deforman las imágenes.

Actualización 5:

La sensación de asfixia oprime su cuello

El terror se apodera de su cuerpo.

Los gritos mueren en la garganta.

HL piensa que está caminado hacia la muerte.

Con las manos aprisiona las sienes, ello no traerá el olvido al miedo que ha intrusado el alma.

Respiración agitada.

Actualización 6:

El corazón cabalga en el pecho.

Si estuviera muerto no sentiría nada.

De sus ojos parecidos a dos cuencos secos brotan las lágrimas.

Las figuras que lo perturbaban se desvanecen.

El miedo le ha dado paso a la soledad.

Actualización 7:

Vuelve a consultar el reloj, solo ha pasado un minuto.

Sesenta segundos eternos en las que fue prisionero del miedo.

No tiene fuerzas para abandonar el sillón del abuelo.

Puede escuchar los sonidos del silencio.

El terror le impide conciliar el sueño.

Cree presenciar su propia muerte.

El sonido del teléfono lo trae a la realidad.

No puede asimilar que en sesenta segundos haya sentido tan cerca de la muerte.

https://www.youtube.com/watch?v=jtJ2Q6rbMF8

Youtube thumbnail

Attachment image

25 respuestas

Calificación
  • Soniah
    Lv 6
    hace 5 años
    Respuesta preferida

    Caramba!! que pena!! ver, sentir que la soledad pavorosa abarca todo el tiempo de vida.

    como despojarse de ella. Cambiando de piel??

    Es un gusto leerte. Muy triste...

  • Darío
    Lv 5
    hace 5 años

    Hola Sonia, impresionante tu trabajo, y tan actual, la historia de HL, es muy parecida a la de mi amigo AA, volviendo de su reciente trabajo, casi todos los trabajos eran "recientes", unos momentos en el bar, el saludo a los pocos conocidos , quizás una copa, sin mucho interés por la copa en si misma, sale presuroso del boliche, como tantas noches, como casi todas las noches, rumbo a su segunda casa , si por que la primera la perdió, cuando perdió a su mujer y a los mellizos, la casa de los tios, con mucho perfume a humedad y soledad, la llave gira con dificultad, hacia tiempo que nadie le solicitaba que franqueara la gran puerta de la casona, pero AA solo aprieta su mano izquierda , aprieta fuerte el regalo que se va dar apenas consiga entrar a la casa, tal vez ese regalo fue el principal motivo de entrar en el bar , ya dentro de la casa prende una tenue luz sobre el frio hogar, enciende el televisor , sube el volumen, busca a tientas el viejo sillón de su tio, ese , el de ver los noticieros, y se "da" su merecido regalo, aspira fuerte, mientras se toma la nariz con el índice y el pulgar , la película que sigue ya la conoce, se repite, pero tiene la extraña capacidad de olvidarla; Apenas el papel metalizado toca el suelo , comienzan a salir los fantasmas, de los placares, puertas , de atrás de las cortinas, lo acosan, lo agobian, lo aterrorizan, el espejo es su peor enemigo, desesperado lo rompe, otro dia fue una ventana, botellas, por suerte siempre rompe algún vidrio, suficiente para que yo lo escuche, que vivo desde siempre junto a la casona de los tios, lo llevo afuera, lo abrazo, le digo que todo esta bien, que ya pasara, el solo repite mi nombre y la frase " que nos paso", "que nos paso", "antes no era asi", vamos a mi casa, lo tapo con una manta, tomamos café, de a poco se va recuperando , reconoce el entorno, saluda a mi mujer a los chicos, me mira con una sonrisa y me dice - No me digas que otra vez te cague la cena ....- No ......!!! le digo, si fui a tu casa para invitarte a cenar, dale , quédate, la flaca hizo una lasagna espectacular, che te quedo queso de rayar ........ ?? Abrazo Sonia, me disparastes los recuerdos, a los amigos no se los deja solos, menos en plena crisis.-

  • hace 5 años

    El relato es muy veridico, sesenta segundos y todo pudo terminar. Como es la vida, tan larga que parece y tan poco tiempo que necesita la muerte para actuar. Super real.

    Excelente.

    Saludos TM.

  • hace 5 años

    Querida Sonia, tu cuento es muy bueno.

    Retrata sin dudas la realidad de muchísimas personas habitadas por la soledad. Quien sabe qué historias portan, para haber quedado retenidos en un largo paréntesis gris ajenos a la vida social, al amor de pareja, a proyectos propios.

    Es una aguda captación del psiquismo de esos seres solitarios y sólos, al borde de la enajenación y presas de ataques de pánico, un fenómeno que describís muy bien.

    Es excelente el abordaje, nada fácil de éste retrato. Cada detalle es absolutamente creíble y conmueve.

    En estos casos, la vida se ha reducido casi a la expresión biológica: el ser humano no puede soportar cuerdo semejante sufrimiento, semejante aislamiento encadenado a un pasado y a la figura de los que posiblemente hayan sido los únicos capaces de haberle dado amor pero acaso también le hayan cercenado de alguna manera su independencia, su autoestima. Las figuras parentales castradoras dejan esta clase de secuelas, la más de las veces irreparables.

    Me fascinó tu cuento en todo sentido. Se nota una evolución muy alentadora, un crecimiento importante en tus letras Sonia. Tanto en estilo, como en temática.

    Felicitaciones! Y muy buenos complementos escogiste. Se me quedó el alma en un puño, y eso cuenta mucho al leer a alguien. Tu relato transmite y genera emociones, dispara asociaciones sensibles.

    Cariños

    patricia02/06/15

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • hace 5 años

    Hola Sonia.

    Si, si lo deseè y lo lei,

    me gusto y lo relei,

    creo que si lo entendi,

    y de aqui no me movì.

    ¿Es de locos creerse cuerdo?

    ¿Es de cuerdos hacerse locos?

    si yo soy perro, ¿porque no muerdo?

    ¿ porque las cocas, no dan los cocos?

    La absurda espera, como Godot,

    la muerte llega sin avisar,

    uno por uno, en el mismo rol,

    a todos todos , nos va a tocar.

    Te mando besos Sonia, me alegra que hayas regresado aca.

    BUENAS VIBRAS PARA TODOS.

  • hace 5 años

    Este relato es una maravilla. Me parece que es la primera vez que te leo y quede complacida con este trabajo! Ojalá pueda seguir leyéndote.

    Saludos!

  • hace 5 años

    Menos mal que sono el teléfono sino capaz que se hubiese muerto. jaja.

    Muchas veces nos libramos de la muerte sin apenas darnos cuenta, un momento de ahogo, de prisa, de furia, de pena o de miedo, puede ser mortal. A mí me gustaría morir pero de un ataque de felicidad, eso sería Genial.

    Bueno tu escrito Sonia, lo leí todo.

    Saludos.

  • hace 5 años

    Hola linda Sonia.

    Excelente tu cuento me atrapo, en sesenta segundos todo puede pasar

    desde ese miedo a lo desconocido, hasta caer al abismo mas terrible

    de la soledad, donde nuestros fantasmas y terrores mas ocultos nos acechan a cada instante.

    Besos linda, un placer leerte.

  • Lia
    Lv 7
    hace 5 años

    Cuando los instantes se viven con la intensidad del dolor físico, los segundos se alargan con el miedo galopando, expandiendo los límites de la experiencia.

    Los científicos han descubierto el síndrome del corazón roto. La gente también se puede morir de dolor emocional, ya que éste provca los síntomas de un ataque cardiaco.

    Así es, también la soledad o desamor son causas de muerte.

    Ya se acepta que el cuerpo es el último que se enferma, al somatizar las experiencias negativas emocionales. Esto ya lo sabían los médicos chinos desde hace milenios.

    Existen historias de personas de mediana edad que han sido encontradas sin vida en sus casas, y que murieron de muerte natural sin que nadie se diera cuenta de ello. El individualismo de una sociedad cada vez más industrializada y disgregada hace que cada vez un mayor número de seres vivan solos, con el riesgo que eso conlleva, al sufrir un percance (una caída, un desmayo, un accidente) y nadie más se entere. Es triste.

    Recuerdo el caso de una mujer mayor, en Estados Unidos, que tenía un gato de mascota. Ella sufrió un infarto y el gato marcó el 011 en el teléfono y maullando desesperadamente, dio a entender a la operadora que necesitaba ayuda. Los paramédicos llegaron a tiempo para reanimar ala mujer, que le quedó agradecida a su minino, por haber salvado su vida. ¿Qué tal la mascota inteligente, eh?

    Sonia, tu talento te permite transitar con éxito los temas inherentes al ser humano. Y es mi placer disfrutar tus creaciones. Gracias por tu generosidad de escritora al compartirlas.

    Abrazo feroz.

    ^_^

    `

  • hace 5 años

    Muy bien... genial

  • Diana
    Lv 7
    hace 5 años

    Sonia: Me gusta como te abres a otros temas, como en este caso puntual, el del hombre bohemio que está solo y convive sesenta segundos con la posible muerte, nadie lo escucha, nadie lo asiste, pudo morir y como todos, se hubiera ido solo..Me pregunto luego de leerte, ¿cuál es la diferencia? Tener a toda la familia a su lado en un momento así, nada hubiera modificado su estado, si era su hora, hubiera partido a pesar de los suyos.

    Me conmovió, pero también debo reconocer que me encantó..Gracias por compartirlo..Besotes

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.