Lilas P preguntado en Arte y humanidadesPoesía · hace 7 años

¿explorar ¿por qué no?

Lilas P en estar ( A Mariette)

UN HOMBRE COMÚN

Se va

y olvida que es un ritual el irse

Siglos ya

de abotonarse la camisa

cierto pudor de mirarse en los espejos

y un aire de abandono

en los zapatos.

El severo peine

guardado

en el bolsillo de atrás.

Soy un hombre común

Uno de tantos

(dice)

Quiere ser capitán de ultramar

saber qué se siente

al hundirse con el barco

Busca un bar en el desierto

( lo vio en una película)

estar en una familia

en la que todos canten y él fuese

uno más.

(Se va

y yo

por esa mala costumbre de no ser

no digo nada)

Lilas P en "Poemas sin Domicilio" (en prensa)

7 respuestas

Calificación
  • hace 7 años
    Respuesta preferida

    Fantástica puesta Lilas, solo puedo abordar tu poema desde el fondo de un peñasco urdido sobre los dinteles de ciertas puertas amarillas. Hay un papel guardado en la mesita de luz que habla de promesas y de obligaciones, uno simplemente siguió la regla y por más que sabía que abotonarse la camisa e ir al baño no completaba nada más que la rúbrica a un rasgo de la costumbre. Mirarse en el espejo y decir para uno mismo, seguí la zanahoria y callate, París está muy lejos y La Maga vive escondida en un libro y si, se hunde el barco y como uno es el capitán se queda parado sin decir nada y pone cara de soldado hasta que el agua azul de un océano invisible le tapa la nariz y no es cosa de que te llegue a los ojos y no ver ya es otra cosa. Salvavidas, un canto de sirena y a otra cosa. Pero Lilas no todo tiene gusto a gofio, ni siempre se puede andar con la paleta en el bolsillo, esa que sirve para espantar moscas en los velorios. Cada tanto pinta un amanecer en la garganta y se llenan los pulmones de aire fresco, la mesa del café deja de ser una encrucijada y entre trago y trago un tango entra a meterse en la mirada y uno puede dejar de no ser un instante aunque siempre sabe que la princesa perderá su zapatito a la misma hora, y no quedará más que un maniquí a cielo abierto.

    Me quedaron ganas Lilas de caminar en puntitas de pie y asomarme a la ventana, para eso, para perder un rato eso tan impecablemente dicho por vos, la put. a costumbre de no ser.

    Chas gracias por el viaje.

    http://www.youtube.com/watch?v=0LelnjefGmM

    Youtube thumbnail

  • Amaroz
    Lv 6
    hace 7 años

    Tan lleno de significado, tu poema con unas líneas reseña el papelón que hacemos cuando la cena nos quedó grande... Y ya no queremos el desayuno !

    El aire que te sirven cuando preparas un adiós,

    es tan ralo, que necesitas comerlo sin digestión;

    Tratas de peinarte con un peine extraño,

    que ha perdido los dientes y semeja un calzador.

    Fijas la mirada en una encrucijada de arañas,

    que las paredes forman en una esquina del balcón.

    La puerta es la salvación, la cierro cuando salga...

    pero si vuelvo ? Mejor me escondo bajo el colchón.

  • hace 7 años

    y...¿por que no?

    las despedidas son transiciones, los adioses ficciones y los encuentros...lazos comunes, espectros.

  • hace 7 años

    Me encantó.

    Está bien así, aunque yo uniría algunos versos para que fluya más libremente al leerse:

    Se va

    y olvida que es un ritual el irse.

    Siglos ya

    de abotonarse la camisa

    cierto pudor de mirarse en los espejos

    aire de abandono en los zapatos

    y el severo peine guardado en el bolsillo de atrás.

    Soy un hombre común

    uno de tantos

    (dice).

    Quiere ser capitán de ultramar

    saber qué se siente al hundirse con el barco.

    Busca un bar en el desierto

    (lo vio en una película)

    estar en una familia en la que todos canten

    y él fuese uno más.

    Se va

    y yo

    por esa mala costumbre de no ser

    no digo nada.

    ———

    ¡Te felicito!

    .

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • hace 7 años

    me gusto el tema me gustan su recovecos, sera que estoy en una fase solo de sonetos y no de poesía libre, pero sin tratar de demeritar el trabajo, me falto algo de metrica y mucho de forma, sin embargo tengo que decirlo, me gusto

    Saludos

  • (Excelente tu texto; te doy esta réplica) ... y El hombre NO común, ni se va, ni se queda, es una perenne neblina de sí mismo y si acaso entra al bar, para beber un whiskey, no es porque le guste el alcohol; si no porque lleva en las entrañas esa lumbre tan fría de la soledad y el abandono de la que solo y sólo con una copa llena... llega a MEDIO llenar; y porque siempre le acompaña esa negra niebla, es que va al karaoke de la cantina en cuestión (la cual, para variar; sigue siendo el bar "El rincón de las arañas"); en donde a veces, alguna chica le pide que compartan la copa; y él le dará a cambio una serie de minuciosas re-memoraciones... acerca de cómo era el amor antes; no el plástico y la luz neón que hay en antros como este; en donde ahora están platicando de cosas sin importancia; y solo para pasar el tiempo, porque el hombre viejo; ni deseos tiene de hablar, pero la chica de verdad es deslumbrante y cumple con su oficio con calificación de cien y excelente; y entonces, el hombre viejo se vuelve una pura tristeza y la chica de "El Rincón"; lo ha notado y por eso, con el cariño más cuidadoso (Del que se paga digo); le estrella un inusitado beso, del que ella misma se extraña, porque este ha sido un beso de verdad... (Sigo en mi futuro libro de cuentos; EL REGRESO DE LAS GATAS)

  • hace 7 años

    No es lo mismo dibujar que construir. Todos hablan, todos dicen, todos saben.

    Mas de tanto decir se olvida el saber, y es el decir el que se pega como exigencia del alma para luego salir cegados a un campo vacío.

    De inmediato se presentan con vos de mando el sistema y la cultura y le ordenan: "eres un ser sociable por lo que es necesario hacer retoques en los dibujos que proyectas"

    Entonces borran líneas principales en su planificación de su existencia, le quitan las herramientas propias, que son reemplazadas por "esas", y le dicen, "con esas herramientas debes trabajar".

    "Bien, ahora este es tu plano" dice en congoja la consciencia. Mientras insiste el sistema en pronunciar “eres libre de construir según tus nuevos dibujos".

    De cerca le vigila un jefe, el sistema, la cultura e inclusive los desdichados sistemáticos de abajo, que en su abandono ruegan con dobles discursos por la unión e igualdad, mientras insisten sobre las bondades de ser un hombre común e intentan resolver las complejidades de un mundo netamente financiero.

    Es como creo comprender el porqué de ese hombre común en tu poema.

    Saludos

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.