Lola preguntado en Medio ambienteOtros- Medio Ambiente · hace 7 años

¿tratamiento del agua para su consumo?

Necesito una respuesta lo mas simple posible

1 respuesta

Calificación
  • Anónimo
    hace 7 años
    Respuesta preferida

    Sistemas de tratamiento de aguas residuales

    Los sistemas de tratamiento de aguas residuales se pueden clasificar según la clasificación tradicional en:

    Tratamientos físico-químicos o primarios: Desbaste, coagulación, floculación, sedimentación, flotación, etc,..

    Tratamientos biológicos o secundarios: Lecho biológico fijo (filtros percolaladores, discos biológicos rotatorios,..) y lecho biológico móvil (fangos activados convencionales, SBRs, bioreactores a membrana...).

    Tratamientos terciarios: Intercambio Iónico, tratamientos de membranas (ósmosis inversa, microfiltración,..), oxidación química, tratamientos de luz ultravioleta, tratamientos de ozonización, filtración con lecho, etc,...

    Procesos químicos en el tratamiento de aguas residuales

    La decantación consigue la separación eficaz de los contaminantes de las aguas residuales. La decantación se realiza en las instalaciones de depuración mediante la aplicación de los reactivos químicos y una posterior decantación por gravedad o por flotación. Así se obtiene el agua purificada para usos posteriores o vertido. La fabricación de estos productos químicos cumple con la legislación vigente.

    El proceso general para el tratamiento químico de un agua residual consiste en:

    Ajuste de pH

    Coagulación

    Floculación

    A continuación vamos a ver cada uno de los proceso por separado.

    Productos químicos para ajuste de pH

    El ajuste de pH es un punto muy importante en el tratamiento físico-químico. El valor del pH ha de encontrarse en determinados valores para que el proceso sea óptimo, ya que:

    Favorece la acción del coagulante-floculante.

    Permite la precipitación de metales disueltos como hidróxidos.

    El valor óptimo, y dependiendo del coagulante utilizado, debe encontrarse entre 6 y 8. Existe una relación directa entre los valores de pH frente a la solubilidad de los hidróxidos metálicos. De modo que el pH de trabajo debe seleccionarse en función de la presencia de dichos metales. De formas generales, para valores de pH entre 7,5 a 8,5 se produce dicha eliminación por precipitación del agua. Si se supera el valor máximo de 8,5 puede producirse la redisolución de los elementos precipitados.

    Como reactivo para el ajuste de pH del agua se utiliza generalmente hidróxido sódico al 50 %, aunque también es posible la utilización de hidróxido sódico a otras concentraciones (25, 35 %) o incluso otros hidróxidos, como el hidróxido de calcio, etc... La dosificación viene controlada por una sonda de pH conectada a una bomba de dosificación.

    El pH-metro tiene un pH de referencia, a partir del cual, activa la bomba de pH para que dosifique el producto y el pH suba. Una vez alcanzado el valor del pH predeterminado se detendrá la dosificación. Este proceso además viene acompañado de un sistema de homogenización. Es conveniente que el caudal de dicha bomba dosificadora sea medio o bajo para evitar grandes fluctuaciones en el valor del pH.

    Uno de los principales inconvenientes del uso de hidróxido sódico al 50 % como producto para aumentar el pH es que forma cristales en días fríos.

    Los cristales de sosa impiden una dosificación adecuada.

    Las bombas dejan de funcionar y se rompen los tubos de aspiración e impulsión.

    La congelación de la sosa al 50 % se produce por debajo de 8 ºC.

    Para evitar estos problemas SERVYECO ha dispone de una gama de hidróxido sódico a diferentes concentraciones para que se rebaje el punto de congelación. Además es posible rodear los depósitos con resistencias eléctricas que eleven la temperatura. Una vez sube la temperatura, la sosa no pierde sus propiedades.

    • Commenter avatarInicia sesión para responder preguntas
¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.