Anónimo
Anónimo preguntado en Política y gobiernoFuerzas Armadas · hace 8 años

¿Situación en Argentina desde 1970 hasta 1975?

Situación política, económica y social de argentina de 1970-1975

2 respuestas

Calificación
  • Anónimo
    hace 8 años
    Respuesta preferida

    El terrorismo de Estado en Argentina en las décadas de 1970 y 1980 fue un período de terrorismo de Estado llevado a cabo durante la última dictadura cívico-militar autodenominada "Proceso de Reorganización Nacional", que gobernó la Argentina entre comienzos desde 1976 hasta la restauración de la democracia en 1983. Durante este tiempo la dictadura realizó un régimen de represión ilegal, violencia indiscriminada, persecuciones, tortura sistematizada, desaparición forzada de personas, manipulación de la información y demás formas de terrorismo de Estado. Se estima que durante ese período las fuerzas represoras del gobierno de facto hicieron desaparecer 30.000 personas (aunque la lista oficial cuenta con 13.000 desaparecidos registrados).1

    La denominación también utilizada de «guerra sucia» alude al carácter informal e irreglamentado del enfrentamiento entre el poder militar —desligado de la autoridad civil—, contra la misma población civil y las organizaciones guerrilleras, que no obtuvo en ningún momento la consideración explícita de guerra civil. El uso sistemático de la violencia y su extensión contra objetivos civiles en el marco de la toma del poder político y burocrático por las Fuerzas Armadas, determinó la inmediata suspensión de los derechos y garantías constitucionales y propició la aplicación de tácticas y procedimientos bélicos irregulares a toda la población. No obstante, la denominación «guerra» es objetada por organizaciones políticas y de derechos humanos, sosteniendo que se trata de un argumento esgrimido originariamente por la dictadura militar para justificar la represión indiscriminada. Una de las consideraciones tenidas en cuenta es la disparidad de víctimas de ambos lados (si hubiese sido una guerra, la comparativa sería entre 30.000 desaparecidos y 500-540 muertos de las Fuerzas Armadas2 ), que hace inadecuada la definición de «guerra». Aunque no exista aprobación por parte de la Corte Interamericana de Derechos Humanos ni de la Corte Penal Internacional (siendo esta última la única con jurisdicción en la materia), un Tribunal de justicia tucumano decidió contemplar las desapariciones como dadas en un marco de genocidio.

    Pocos meses antes del derrocamiento de Juan Domingo Perón, en junio de 1955, aviadores militares de la Marina de Guerra bombardearon Plaza de Mayo causando más de 300 muertos. En 1956, ya producido el golpe militar, una sublevación peronista fue reprimida con el fusilamiento del General Juan José Valle y otros participantes, incluyendo un episodio de fusilamientos clandestinos en la localidad de José León Suárez (Buenos Aires).

    En 1959 se produjo la Revolución Cubana, que tendría una fuerte influencia, sobre todo entre los jóvenes y a través de la figura del Che Guevara, en la promoción de la guerrilla urbana en América Latina, también llamada por entonces "la vía armada".3 A mediados de ese mismo año apareció la primera fuerza guerrillera, con el nombre de Uturuncos en la provincia de Tucumán.4

    El 14 de marzo de 1960 el presidente Arturo Frondizi ordena ejecutar el Plan CONINTES (Decreto 9880/58), militarizando las huelgas y la protesta social, deteniendo a cientos de opositores bajo jurisdicción militar y con sus derechos constitucionales restringidos.

    En 1963 fue secuestrado y hecho desaparecer, el activista sindical Felipe Vallese, perteneciente a la Unión Obrera Metalúrgica (UOM-CGT) a quien se considera generalmente el primer desaparecido de la historia argentina contemporánea, aunque algunos autores han señalado la existencia de otros activistas desaparecidos con anterioridad.5 6

    En 1964 se produjo en Brasil7 el primero de una serie de golpes de estado de nuevo tipo que tenían como fin establecer dictaduras militares permanentes, categorizadas por el politólogo Guillermo O'Donnell como Estado burocrático-autoritario.8 El modelo se extendería por el Cono Sur, promovido desde la Escuela de las Américas de los Estados Unidos en Panamá, bajo la llamada Doctrina de la Seguridad Nacional en el marco de la Guerra Fría

    http://es.wikipedia.org/wiki/Terrorismo_de_Estado_...

    THANKS

  • hace 8 años

    El terrorismo, que golpeaba con fuerza desde la extrema derecha y la extrema izquierda, sobre todo a través de la Triple A y los Montoneros, respectivamente, era ya un problema de dimensiones nacionales y desbordaba a los cuerpos de seguridad. Atacaba con fuerza a todos los sectores sociales, pero especialmente a las Fuerzas Armadas y a los cuerpos de seguridad. El Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), de extrema izquierda, era otro de los grupos terroristas que estaba en la batalla política a través de las armas y era el responsable de numerosos atentados, rivalizando en crueldad y desproporción en sus actos -causando numerosas víctimas civiles- con los fanatizados montoneros. El objetivo del ERP era lograr una “zona liberada” en la provincia de Tucumán y solicitar la intervención internacional, posibilitando de esa manera el apoyo logístico y militar de la Cuba castrista. La situación económica no era menos dramática y el clima de contestación, ante la pérdida de poder adquisitivo por parte de los trabajadores, era muy alto, el país estaba al borde de un estallido social, mientras la clase política padecía una suerte de afasia colectiva ante la manifiesta incapacidad e inutilidad de la presidenta en ejercicio. Argentina se encaminaba, si alguien no lo remediaba, hacia una guerra civil o hacia una caótica situación de anarquía y desgobierno que podría tener fatales consecuencias, sin descartar que el ala más izquierdista del peronismo, los Montoneros que había echado de la Plaza de Mayo apenas hacia unos meses el general Perón, a los que denominó sin ambages como "estúpidos e imberbes", se hiciera con el poder en un momento de crisis y abierta descomposición. Todos los sectores sociales, desde la patronal hasta la Iglesia católica, pasando por las Fuerzas Armadas, los partidos políticos, los sindicatos y casi todas las confesiones religiosas, estaban sumamente preocupados por la deriva que había tomado el régimen peronista. Aparte de la desaparición del elemento carismático, que era Perón,

    estaba la nefasta sucesión que había dejado como legado el difunto caudillo.

    Los atentados se sucedían sin parar e incluso el ERP ya contaba con un frente abierto en Tucumán, es decir, un territorio "liberado" por los comunistas para construir su "paraíso" socialista al estilo de la isla-prisión de Cuba. En estas circunstancias tan difíciles, un nuevo factor vino a unirse a la zozobra y desespero que surcaba por todo

    el país: la presidenta tuvo que apartarse del poder, en septiembre de 1975, por enfermedad y estuvo de licencia por razones de salud durante una larga temporada (13 de septiembre hasta el 16 de octubre de 1975). Saludos

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.