Agu preguntado en Arte y humanidadesLibros y Autores · hace 8 años

¿Que les parece esto que escribí? Doy 5 Estrellas?

Por favor doy 5 estrellas. Leeanlo completo les va a entretener.

–Esa es una historia que se remota a tiempos lejanos. Dijo Beliam. –Hace años el primer rey de Prosta, colonizo estas tierras. Al principio solo era un humilde pueblo, pero luego se fue fortaleciendo hasta ser una ciudad bastante respetable. Tenían lo necesario, no muy lejos un rio y además cultivaban frutas para alimentarse y lo mejor, estaban cerca del Bosque Misterioso lo cual intimidaba a cualquiera que deseara atacar la ciudad. Pero el rey de Prosta no fue el único en tratar de edificar en las primicias del bosque, Ransha el enemigo de todos los hombres también se pensó en construir una fortaleza en el bosque. Su deseo era construir una gran ciudadela, pero Prosta había llegado primero. A Ransha no le importaba si la ciudad más grande, o el ejército más poderoso, había construido algo allí, así que ordenó a sus demonios embestir a la ciudad de Prosta. Una gran batalla se había librado entre los árboles y pedruscos, hubo muertes y desgracias como en toda guerra, finalmente Prosta venció ese día, pero sabían que no lograría vencer el siguiente, así que se les ocurrió fundar una alianza, una duradera e inigualable alianza y así fue como se adentraron al bosque para pedir socorro a alguna criatura que fuera lo bastante prudente como para convencerlos de que los ayudasen. No hay muchas criaturas razonables en el bosque, ni tampoco confiables, pero si había faunos y si se trataba de sabiduría y experiencia, los faunos serian un aliado perfecto. Los faunos fueron una de las primeras criaturas en habitar la Tierra, eran grandes guerreros, magos y sobre todo tenían el don del conocimiento excesivo. No había objeto en la Tierra el cual un fauno no conociera, eran muy sabios e inteligentes. El rey de Prosta había viajado por las sendas del bosque, se había encontrado con rigurosas criaturas y peligros, pero al fin llego a “Ragalok, la ciudad de los faunos”, ubicada en una montaña con árboles de colores otoñales alrededor y con una enorme y corpulenta cascada que atraía la atención por sobre todas las cosas, “El Cerro de los Faunos” así le llamaban a la grandiosa ciudad. Valía la pena viajar por el bosque más oscuro o enfrentarse a la criatura más peligrosa, para tan solo ver esa ciudad, las extrañas construcciones, los maravillas árboles, la excepcional cascada, todo era maravilloso. Pero la razón por la cual el rey de Prosta estuviese allí, tenía un motivo, que era pedir o mejor dicho, rogar a los faunos que les ayudasen. Los faunos eran grandes guerreros pero no tenían necesidad de ayudarles, ellos estaban en paz en su bosque y no les gustaba adentrarse en los problemas de los de más y menos participar en guerras que no les correspondiese, así que los faunos se negaron a ayudarles y Prosta se vio forzada a defenderse por sí sola, tendrían que luchar para defender sus tierras y su honor. Esa noche se prepararon con enardecimientos para la batalla, habían colocado trampas en el bosque y habían construido grandes murallas para impedir que el enemigo proceda. La defensa estaba lista y la valentía de todos los hombres también, pero por más que estuviesen preparados, el enemigo nunca llego, esperaron y esperaron toda la noche, pero por más que esperaron, no paso nada, ni siquiera un destacamento, ni un solo movimiento, les parecía extraño que Ransha no mandase a su ejército a atacar a la ciudad, pero no se les ocurría otra idea y comenzaban a alegrarse. Pero en lo lejos, al oeste del bosque, vieron una llamarada, una enorme llamarada, al principio pensaron que se trataba de un incendio causado por algún mago torpe que intentaba practicar sus magias en ese lugar, pero luego recordaron que la Ciudad de los Faunos estaba allí y se les ocurrió que el enemigo había atacado a los faunos y a su majestuosa ciudad. No pudieron quedarse descansando por la batalla que nunca tuvieron, ni tampoco se quedaron observando como el fuego se hacía cada vez más grande, sino que todos los guerreros de Prosta se dirigieron hacia donde yacía el fuego, al oeste y se encontraron con la desagradable sorpresa de que sus conclusiones eran ciertas. El enemigo no había a tacado a Prosta, pero si a la Ciudad de los Faunos. El fuego era gigantesco, los faunos luchaban con sus espadas, arcos y magias, pero el enemigo los superaba en número y si la batalla seguía de esa forma, el reinado de los faunos se acabaría en tan solo un parpadeo. El rey de Prosta no pudo quedarse viendo como los Narsul (demonios de Ransha) mataban a todos los faunos, así que ordeno a sus hombres a que ayudasen a los faunos y que los librasen del formidable fuego que se extendía con rapidez. Esa noche faunos y hombres lucharon juntos y por suerte vencieron, los Narsul fueron derrotados y la ciudad fue librada de las extensas llamas. Y desde entonces como muestra de agradecimiento, los faunos formaron una inmemorial alianza con los hombres de Prosta, que hasta el día de hoy aun se mantiene viva.

3 respuestas

Calificación
  • hace 8 años
    Respuesta preferida

    Esta un poco larga pero esta exelente

  • hace 8 años

    oye muy bueno me gusto mucho. a mi emocionan mucho las guerras,

  • Anónimo
    hace 8 años

    Es muy larga pero la leí, ese Prosta es un loquillo XD

    esta muy bueno we

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.