Yahoo Respuestas cerrará el 4 de mayo de 2021 (hora del Este de EE. UU.) y, a partir del 20 de abril de 2021 (hora del Este de EE. UU.), el sitio web de Yahoo Respuestas estará disponible solo en modo de lectura. No habrá cambios a otras propiedades o servicios de Yahoo, ni a tu cuenta de Yahoo. Puedes encontrar más información sobre el cierre de Yahoo Respuestas y cómo descargar tus datos en esta página de ayuda .

¿historia del lavaplatos liquido?

historia del lavaplatos liquido

1 respuesta

Calificación
  • hace 9 años
    Respuesta preferida

    Historia del Lavaplatos

     

    Josephine Cochrane, esposa de un político de Illinois, en la década de mil ochocientos ochenta, dijo, si nadie inventa una máquina lavadora de platos, la inventaré yo misma. En un cobertizo cercano a su casa, en la ciudad de Shelbyville, en el estado norteamericano de Illinois, Josephine Cochrane, después de tomar las correspondientes medidas, mandó hacer compartimentos individuales de tela metálica para platos de diversas medidas y para las diversas piezas de la cristalería. Estos compartimentos se ajustaban alrededor de la circunferencia de una rueda montada en una gran caldera de cobre. Al accionar un motor esta rueda, salía agua jabonosa caliente del fondo de la caldera y llovía sobre la vajilla. El diseño era tosco pero efectivo, y ésta fue la impresión que causó en el círculo de amigos de Josephine, que dieron al invento el nombre de lavaplatos Cochrane, y encargaron máquinas similares para sus cocinas.

    Al poco tiempo, Josephine Cochrane recibía pedidos de hoteles y restaurantes de Illinois, cuyo volumen de platos y copas por lavar, y la rotura de muchos de ellos, era un problema persistente y costoso. Al comprender que había logrado un invento más que oportuno, la señora Cochrane patentó su máquina en diciembre del año 1886, y su lavaplatos consiguió el primer galardón en la Exposición Mundial de Chicago del año 1893, porque era “la mejor construcción mecánica, por su duración y su adaptación a su línea de trabajo”.

     En el año 1914, la empresa que ella había fundado presentó una máquina más pequeña, destinada al hogar medio americano. Pero el ama de casa norteamericana no se dejó impresionar por ese dispositivo que tanto trabajo ahorraba. En el año 1914, en muchos hogares se carecía de la cantidad de agua hirviendo que requería entonces un lavaplatos. Además, en muchos lugares del país el agua era “dura”, puesto que contenía minerales disueltos que impedían al jabón disolverse tal como requería el buen lavado de los platos.

    En el año 1915, después de la cena, lavar la bajilla ésa era una actividad relajante al final de un día, en el que no habían faltado otros trabajos de gran dureza. El mercado casero de lavaplatos no rendiría beneficios tangibles hasta principios de la década de 1950, cuando la prosperidad de la posguerra infundió en el ama de casa mayores deseos de disponer de más tiempo de ocio, atender a su propio cuidado físico y adquirir una mayor independencia respecto a su marido y sus hijos.

    Aqui tienes un poco mas:

    Los lavavajillas utilizan la circulación de agua a una alta temperatura (55-65 grados Celsius) y detergentes muy fuertes (la mayoría, demasiado alcalinos para exponerlos a la piel) para conseguir este efecto de limpieza. El lavavajillas es, por lo tanto, un aparato que proyecta agua sobre la vajilla, ya sea agua con detergente, al principio, o pura al final para aclarar. Muchos tienen también elementos de calor para secar los utensilios después de lavados.

    El lavavajillas cuenta con una o más bandejas extraíbles en las que se coloca la vajilla. Fabricadas en plástico o metal, suelen estar diseñadas para introducir el mayor número de elementos: los platos apoyados en soportes verticales, los vasos en una cubeta, etc. También cuentan con un filtro que retiene los restos más gruesos y debe ser limpiado periódicamente. En los modelos más nuevos, se sustituye éste filtro por una trituradora, a través de la cual se hace pasar el agua, de manera que sean eliminados los restos de comida sin necesidad de tener que limpiar un filtro.

    [editar]Historia

    Las primeras noticias de un aparato mecánico para lavar platos son de una patente de 1850 de Joel Houghton para un aparato accionado manualmente. Los lavavajillas modernos descienden del invento de 1886 de Josephine Cochrane, también manual, que presentó en la Feria Mundial de Chicago de 1893. Josephine era bastante rica y era la nieta de John Fitch, el inventor del barco de vapor. Ella nunca lavaba los platos pero lo inventó para que su servicio no dañara su vajilla de porcelana china. Los modelos instalados con fontanería permanente llegaron en los años 1920 y los elementos de secado fueron agregados en 1940. La adopción del electrodoméstico se hizo primero en establecimientos —bares y restaurantes— pero a partir de los años 1970 se popularizó también en los hogares.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.