¿Qué precauciones debo tomar para que no me duela el arco del pie después de correr?

Hola gente, estoy con una molestia en el pie, en el arco precisamente, no puedo apoyarlo del todo y caminar bien porque me duele, ayer después de correr noté la dolencia. ¿qué debo hacer para que no vuelva a suceder?

2 respuestas

Calificación
  • Anónimo
    hace 9 años
    Respuesta preferida

    El calentamiento antes de iniciar ejercicios extenuantes ayuda a la prevención de las lesiones. Ejercitarse a paso tranquilo durante 3 a 10 minutos calienta los músculos lo suficiente como para hacerlos más flexibles y resistentes a las lesiones. Este método activo de calentamiento prepara los músculos para ejercicios enérgicos con mayor eficacia que los métodos pasivos como el agua caliente, las almohadillas de calor, el ultrasonido o la lámpara de rayos infrarrojos. Los métodos pasivos no aumentan la circulación de la sangre de modo significativo.

    Enfriamiento significa una reducción gradual de la velocidad antes de interrumpir el ejercicio y evita el mareo al mantener la circulación sanguínea. Cuando se interrumpe bruscamente un ejercicio enérgico, la sangre se puede acumular en las venas de las piernas (se remansa), reduciendo momentáneamente la irrigación cerebral. El resultado puede ser mareo e incluso desvanecimiento. El enfriamiento también ayuda a eliminar los residuos como el ácido láctico de los músculos, pero no parece prevenir el dolor muscular al día siguiente, causado por la lesión de las fibras musculares.

    Los ejercicios de estiramiento no parecen prevenir las lesiones, pero alargan los músculos de tal forma que se pueden contraer más eficazmente y funcionar mejor. Para evitar daños musculares durante el estiramiento, éste se debe realizar después del calentamiento o del ejercicio. Cada estiramiento debe ser lo suficientemente cómodo como para contar hasta 10.

    Las plantillas para el calzado (ortopédicas) pueden a menudo corregir los problemas del pie como la pronación. Las plantillas, que pueden ser flexibles, semirrígidas o rígidas, y pueden variar en longitud, deben ser colocadas dentro de zapatillas de deporte adecuadas. Las zapatillas de deporte de buena calidad tienen un talón rígido (la parte posterior de la zapatilla que cubre el talón) para controlar el movimiento de la cara posterior del pie, un soporte de una parte a otra del empeine (guarnición), para prevenir la pronación excesiva, y una abertura acolchada (collar), para sostener el tobillo. El calzado debe tener el espacio adecuado para la plantilla. Las plantillas ortopédicas generalmente reducen la talla del calzado en un número. Por ejemplo, un zapato del 38 con una plantilla ortopédica se transforma en un 37.

    Tratamiento

    El tratamiento inmediato para casi todas las lesiones del deporte consiste en reposo, hielo, compresión y elevación. La parte lesionada se inmoviliza inmediatamente para minimizar la hemorragia interna y la hinchazón y para evitar que la lesión empeore. La aplicación de hielo hace que los vasos sanguíneos se contraigan, ayudando a limitar la inflamación y a reducir el dolor. Vendar la parte lesionada con cinta adhesiva o una venda elástica (compresión) y llevarla por encima del corazón (elevación) ayuda a limitar la hinchazón. Una bolsa de hielo como las que se encuentran en el comercio, o una bolsa de hielo triturado o picado, que se amolda al contorno del cuerpo mejor que el hielo en cubitos, se puede colocar sobre una toalla encima de la parte lesionada durante 10 minutos. Un vendaje elástico se puede envolver, sin apretar, alrededor de la bolsa de hielo y la parte lesionada. La parte lesionada se debe mantener elevada, pero el hielo se debe quitar durante 10 minutos, con una nueva aplicación al cabo de ese tiempo durante otros 10 minutos y así sucesivamente durante una o dos horas. Este proceso puede repetirse varias veces durante las primeras 24 horas.

    El hielo calma el dolor y la hinchazón de varios modos. La parte lesionada se hincha porque el líquido escapa de los vasos sanguíneos. La aplicación de frío (que causa una contracción de los vasos sanguíneos) reduce esta tendencia del líquido a escaparse; de este modo se restringe la cantidad de líquido y la hinchazón de la parte lesionada. Disminuyendo la temperatura de la piel sobre la lesión, se puede reducir el dolor y los espasmos musculares. El hielo también limita la destrucción de los tejidos mediante la disminución de la velocidad de los procesos celulares.

    Sin embargo, la aplicación demasiado prolongada de hielo puede lesionar los tejidos. La piel reacciona por reflejo cuando alcanza una temperatura baja (alrededor de 27 °C), dilatando los vasos sanguíneos de la zona. La piel enrojece, se calienta, causa picor y puede doler. Estos efectos aparecen generalmente de 9 a 16 minutos después de que se haya aplicado el hielo y disminuyen en 4 a 8 minutos, una vez retirado el hielo. Por tanto, se debe quitar el hielo cuando se manifiesten estos efectos o al cabo de 10 minutos de su aplicación, pero se puede repetir al cabo de otros 10 minutos.=

    Fuente(s): msd,es/
  • hace 9 años

    Simple. Usar un buen calzado. Recuerda que si tienes alguna alteración en el pie como pie plano, debes consultar a un médico, ya que pueden recetarte plantillas. También hay que evaluar por donde corres, lo ideal es hacerlo sobre tierra y lo más horizontal posible. El cemento golpea contra el pie y lo lesiona. Hasta que veas el médico, hace reposo y si está inflamado, compresas frías.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.