Sonia
Lv 7
Sonia preguntado en Arte y humanidadesPoesía · hace 8 años

¿Te gustaría ser el dueño de un hotel misteriorso?

Buen inicio de semana para todos, comparto con Ustedes un cuento.

EL HUÉSPED

Hacía aproximadamente una semana había llegado a la pequeña ciudad un turista.

Con premura se alojó en un hotel ubicado frente a la costa.

Solicitó al dueño del alojamiento absoluta reserva informándole que tenía como único propósito descansar y encontrarse consigo mismo.

Mostró su documento pidiéndo registrarse con otro nombre.

Por razones que no estaba dispuesto a explicar pemanecería en el anonimato.

Dispusieron que las comidas le fueran llevadas a la habitación, el viajero necesitaba estar solo, evitar contacto con otros pasajeros.

Preguntó por la capacidad hotelera en esa época.

Alquiló todas las habitaciones para que nadie ocupara ningún espacio.

Abonó por adelantado la abultada estadía, los gastos extras que se produjeran serían resueltos al final de la misma.

Ignacio, el hotelero, no debía formular preguntas, el exótico visitante no estaba dispuesto a responder ninguna.

Inmediatamente le fue asignada una suite especial.

Exigió que del sitio se retiraran cuadros, objetos de arte, teléfonos y computadoras.

Mientras el personal asignado retiraba todo, el visitante tomaba una copa en el bar del complejo.

El dueño reunió a todos sus empleados para informales las novedades, la mitad tomaría licencia, los necesitaría cuando la ocupación del hotel fuera plena.

Todos asintieron a semejante extravagancia, la temporada de cruceros recién comenzaba, el descanso fue bien recibido.

Quedaría el personal indispensable en cada sector del hotel para mantenerlo en condiciones,

ninguno de los elegidos debía aproximarse demasiado al huésped.

Solitario, ascendió las escaleras arrastrando una maleta que saltaba graciosa en cada escalón de madera noble.

Extrajo del bolsillo de su campera de lana negra, la tarjeta de plástico, ella abriría la puerta de la suite que le fuera concedida.

Un espacioso salón era más que suficiente para contener un escritorio, sillas alrededor de una mesa que jamás serían ocupadas.

Una puerta corrediza separaba ese espacio del dormitorio.

Sitio confortable, podía caminar descalzo como le gustaba.

Inmediatamente cerró los espesos cortinados, no quería observar el paisaje, tampoco que el sol matizara de luces doradas aquello que sería su hábitat durante ese período.

Valeria la telefonista del hotel era curiosa por naturaleza, los días de descanso le venían bien a todos, sin embargo quería saber quien era el huésped.

Crepúsculo, horas que suman misterio al misterio, cielos rosas y púpuras hacían que el mar tuviera tonalidades nacaradas.

Horario ideal para caminar por la playa.

Recostado sobre una roca el extraño pasajero no dejaba de fumar, creyó oirlo hablar.

Tuvo miedo.

Esperaría la rutina del próximo día.

Pasó inadvertida, apenas miró el rostro del hombre, en él se concentraban todas las razas y atavismos.

Como pudo se acostó en la roca de manera tal de no estar visible, sostuvo el grabador.

Cuando el hombre se fue ella tomó un atajo que la llevaría a su casa.

Estaba segura que nadie la había visto.

Desgrabó la conversación.

No pudo detener las lágrimas al oír el contenido.

El hombre solitario le pedía perdón a un ser imaginario o real.

Le decía que no había sido la intención el haberse ido, minutos antes que el sueño eterno apresara a ese ser que tanto había querido, pese a que pocas veces lo había demostrado.

Valeria estaba conmovida, jamás había visto o sentido a un humano solo de soledades.

La joven muchacha estaba aterrada, por primera vez había ingresado al alma desnuda de un hombre solitario.

Sentía la necesidad de abrazarlo, decirle que no estaba solo, que las penas se atemperan cuando se comparten.

Hoy el hombre solitario ha partido, de la telefonista del hotel nada se sabe.

http://www.youtube.com/watch?v=wCQwxpo2MSE

Youtube thumbnail

Actualización:

Perdón léase misterioso.

11 respuestas

Calificación
  • hace 8 años
    Mejor Respuesta

    Sonia

    Como siempre extraordinario el desarrollo del misterio,manejado

    con habilidad, si impacta con las imágenes que nos dejas en cada texto.

    La soledad es buena por muchos aspectos, produce tranquilidad

    poder de concentración, ayuda a la refleccion, como todo en

    exceso, es dañina la necesidad de convivir con otros seres

    es indispensable y convivir con alguien que se aparta o quiere

    estar solo debe ser difícil.

    Siempre es interesante intervenir en las preguntas o aportaciones

    Saludos un beso

  • Azul
    Lv 6
    hace 8 años

    Excelente relato, con esa nota peculiar que das de misterio y que hasta el final no se presiente lo que ha de suceder, siendo el final todo un estrellaso ( de estrella, se entiende)

    Supongo que el hombre y la telefonista están juntos, me queda la intriga, porque tal vez ella se unió a desaparecer como él pero adentrándose en el mar.

    Ser dueño de un hotel ya resulta bastante complicado. Cuando vivía en Caracas, un amigo de mi padre tenía un hotel. Yo me acercaba con frecuencia a buscar a uno de los perros para sacarlo a pasear.

    Pasaba mucha gente muy peculiar.

    Contestando a tu pregunta, no, no me gustaría ser dueña de ningún hotel.

    Magnifico relato.

    Un abrazo.

    Azul

  • Anónimo
    hace 8 años

    aunque sin dinero, me sentí como es turista...mmmmm...un gombre solitario en busca del amor imposible que ya parece real.

  • Qué enigmática tu historia...de pronto, me resumiste algunos años de mi vida donde me sentí tan cómoda ser solitaria que poco a poco estaba perdiendo el control de mi misma.

    Es vdd que no es una buena guía la soledad pero a veces, es inevitable negarla...y sí aun hablo sola, aun tengo un amigo imaginario que se convirtió en sombra hasta hoy.

    Me ha gustado y la canción de Laura paussini, GENIAL!

    Emotivo y reflexivo...felicidades

    ☸☸☸☸☸☸☸☸☸☸☸☸☸

    ☸..................Ţ...................☸

    ☸☸...............Ī................☸☸

    ☸☸☸...........Л............☸☸☸

    ☸☸☸☸........Ќ........☸☸☸☸

    ☸☸☸☸☸.....Σ....☸☸☸☸☸

    ☸☸☸☸☸☸.я.☸☸☸☸☸☸

    ☸☸☸☸☸☸☸☸☸☸☸☸☸

    ☸☸☸☸☸☸....☸☸☸☸☸☸

    ☸☸☸☸☸...........☸☸☸☸☸

    ☸☸☸☸.....DIOS.....☸☸☸☸

    ☸☸☸...........TE..........☸☸☸

    ☸☸..........BENDIGA✺....☸☸

    ☸.......................................☸

    ☸☸☸☸☸☸☸☸☸☸☸☸☸

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • hace 8 años

    Muchas veces la soledad es buena compañia

    y otras tantas hace mucho daño.

    Gracias por este relato que nos muestra

    una realidad cotidiana, hay mucha gente sola.

    Te felicito amiga

    Bendiciones

    Fuente(s): Besos Mariposa
  • No es bueno estar solitario que no es lo mismo que estar solo....!!

    Este hombre sentia culpa y cuando uno siente culpa

    hay que confiar en la gente amada y no apartarse ni uir

    simplemente abrirse y hablar , la soledad es buena para pensar

    pero no es buena para adoptarla como compañia....!!

    Hermoso y reflexivo relato ....!!!!!!!!!!!

  • hace 8 años

    Tal vez, para saber algunos de los secretos ocultos en sus paredes.

    Una hermosa e intrigante historia. Tal vez, la telefonista partió con el hombre solitario. O tal vez, solo su cuerpo, y el alma es del amor que había perdido el misterioso solitario.

    Me fascina como canta Laura Pausini. :)

    Saludos de corazón, de un gran admirador.

  • hace 8 años

    Como dicen en mi país "Ni muy muy, ni tan tan". Todos los exremos pueden ser peligrosos. La soledad definitivamente es necesaria para el reeplantamiento de nuestros procederes, para disfrutarnos más a nosotros mismos y conocernos. Pero es solo por temporadas y de manera voluntaria. La soledad por desamor puede ser la más dolorosa por que no es voluntaria.

    Tu cuento me erizo la piel, al pensar en cuántas veces me he sentido así.

    Gracias querida Sonia.

  • hace 3 años

    C) separo mis creencias de mi trabajo. Cada quien es dueño de su vida, y cada uno sabe lo que hace con su trasero (literalmente). Como wiccana respeto lo que cada quien quiera ser y hacer con su vida. Pero, yo no separo ética y trabajo: Si fuera dueña de un lodge (NO de un inn), es lógico que existirian situaciones en las cuales me reservaría el derecho de admisión, lo que no incluye que dos hombres quieran hospedarse juntos. ASA

  • hace 8 años

    magnifico cuento sonia

    la soledad no es nada buena ,llegas a un punto donde te sentís un errante ermitaño

    llegas a ser como el tigre buscas pareja solo cuando lo necesitas

  • hace 8 años

    Demasiada soledad! demasiada,para una mente un tanto normal...........excelente el relato,y misterioso hasta el final,donde queda totalmente abierto a las distintas interpretaciones de donde pudieron haber seguido sus vidas,el extraño turista,y la curiosa telefonista..........saluditos ami

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.