.
Lv 5
. preguntado en Sociedad y culturaReligión y Espiritualidad · hace 10 años

¿Pueden ser creíbles los Evangelios Apócrifos?

¿Por qué no son considerados?

¿Está debidamente comprobado su origen y fuentes y, se consideran fidedignas?

¿Pueden ser creíbles?

Si has leído algo de ellos, hay partes que me no me parecen coherentes con la Verdad de Jesús; sobre todo, la infancia de Jesús: hay algunos hechos que me desconciertan.

¿Los has leído?

Por favor, los usuarios que no conozco, quisiera saber sus fuentes; esta preg. es MUY importante para mí.

Gracias por sus respuestas.

Actualización:

.

@Digital Master, por favor! Podrías agregar más?

Y, ¿tus fuentes? Gracias.

Actualización 2:

@Mau, por favor, ¿las fuentes por las que aseverás esa 'maldición?

¿Qué religión o ideología profesás? ---> Por favor, aclaren también. Gracias.

Actualización 3:

.

Por favor,

¿qué me dicen de 'esos' hechos LA INFANCIA DE JESÚS? ¿?

.

13 respuestas

Calificación
  • Anónimo
    hace 10 años
    Respuesta preferida

    De creible, lo es; pues alguien lo encontró. El contenido, es creible, porque alguien lo escribió. De eso estamos seguro. Pero la historia dice otra cosa, respecto asi de verdad es dueterocanonicos. Existen diferencias entre los verdaderos escritos evangelicos respecto de los que encontraron. Apócrifo viene del griego apokrýpto que significa “esconder, ocultar”, y se usaba para designar los libros destinados al uso privado de alguna secta, y después vino a utilizarse para designar los libros de dudosa autenticidad o de origen incierto. Pronto en el cristianismo comenzó a utilizarse para designar libros que con frecuencia se presentaban como sagrados, pero eran de lectura poco recomendable y con frecuencia heréticos. Canon viene del griego kanón-kanónos, que significa “regla, modelo, ley”, y se utilizó para designar al conjunto de libros considerados de inspiración divina y autorizados para que los empleé la Iglesia Universal.

    No debe extrañarnos escuchar constantemente calumnias contra la Iglesia Católica, pues es una tónica que se viene repitiendo especialmente desde el siglo XIX, en unos lustros con más intensidad que en otros. Mucha gente suele decir: “creo en Dios pero no en la Iglesia”, como si creer en la Iglesia significase alguna traición contra Dios, cuando en realidad es todo lo contrario; de este modo, mucha gente pretende fabricarse una religiosidad a la carta, sin verdadero amor, sin los sacrificios y la entrega que conlleva amar, sólo con una entrega a uno mismo y un afán por erigirse en juez de lo que está bien y lo que está mal, buscando que la Iglesia cambie cosas directamente recibidas de Jesucristo, que era Dios, y como Dios es el único que tiene que decidir cómo se le debe honrar.

    Es en este contexto en el que se está volviendo a poner de moda un afán por encontrar pruebas que justifiquen el egoísmo y los lavados de cerebro de uno mismo. Los “Best-Seller”, que normalmente son noveluchas de subcultura de una calidad literaria nula, pero llenos de falacias astutamente entretejidas y con unos especiales recursos retóricos que los hacen llamativos a bastante gente, especialmente si es gente buscadora de cosas morbosas, aprovechan esa coyuntura para hacer presa entre la gente poco formada y así atraerlos a sus perversos intereses (por no hablar de los millones que sacan a base de esos bodrios). Sino, habría que preguntar a Discovery channel, cuántos millones se ganó por decier que eran verdaderos; que nadie los discute que lo sean, el tema del fondo es que no son canónicos. No me voy a detener a destruir los argumentos de ese libro, aunque probablemente su triste difusión sea una de las causas de esta exposición, sino que me detendré en uno de los aspectos importantes que aparecen, más o menos indirectamente, en ese libro: Los Apócrifos.

    También están actualmente de moda los apócrifos, no sólo por ese libro, sino porque nuevamente parece que muchos sabios están volviendo a poner en duda un hecho tan claramente demostrado como fue la existencia real de Jesucristo. No me detendré en las innumerables pruebas extra-bíblicas de su existencia, que están prácticamente al alcance de cualquiera; trataré únicamente la total validez histórica que tienen los evangelios desde cualquier punto de vista que se les trate, así como la inferioridad de los evangelios apócrifos respecto a éstos. Espero haber colmado las preguntas y en lo particular estoy totalemnte de acuerdo con vos, cuando dices: "no me parecen coherentes con la Verdad de Jesús" Totalemente de acuerdo con esta frase..

    Fuente(s): corazones.org/biblia
  • Anónimo
    hace 10 años

    Los evangelios aprocrifos son tan "creibles" como los evangelios incluidos en la biblia, lo que pasa es que cuando "armaron" la biblia algunos evangelios no coincidian con el significadi o sentido que se le queria dar al libro, asi que simplemente se eligio los que se parecian mas y aquellos que favorecian la creencia, todos los demas fueron descartados por no ser convenientes.

    Como tu dices, si lees algunos apocrifos notaras la gran diferencia con la "version oficial", imaginate si en la biblia apareciera un evangelio que dice una cosa y el siguiente diciendo algo distinto, seria mas dificil que la gente creyera el cuento, y si menos gente se cree el cuento, pues menos $ y menos poder.

  • Ukyo
    Lv 4
    hace 10 años

    Pues los que he leído no se han salido de las enseñanzas de los 4 evangelios Biblicos.

    No se si sean creíbles pero son muy buenos. En el de Judas Se muestra una faceta diferente de Jesus pero a diferencia de lo que muchos interpretan como "burlona" es terapéutica hacia el defecto de Judas, y comprueba la acción de cristo de amor, pues en ese evangelio se ve al GRAN amor de Jesus hacia Judas Iscariote que como todos era ser humano y APOSTOL llamado por él..¿se equivocaría Jesus en elegirlo como APOSTOL?

    No soy quien para determinar su credibilidad ni nada, pero estan buenos y no se salen del régimen de los 4 Canónicos.

    Un abrazototote y un beso en donde te guste :P

  • ?
    Lv 6
    hace 10 años

    Hola Patri:

    Evangelios Apócrifos

    La Biblia Católica se divide en Nuevo y Antiguo Testamento, el cual a su vez se divide en Libros Protocanónicos (39 libros en lengua hebrea, canonizados primero) y Libros Deuterocanónicos (siete libros en lengua griega, literalmente significa "segundo canon"). El Antiguo Testamento tiene como base el texto masorético, autorizado por eruditos judíos.

    Podría decirse que el principal criterio para calificar a un libro de apócrifo es considerar que carece de inspiración divina. El primero en usar ese término fue San Jerónimo, para referirse a los libros que llegaron a ser los deuterocanónicos, cuando tradujo la Vulgata latina. Su origen es griego, generalmente traducido por "escondido" o "secreto".

    Cuando algunos apócrifos se incorporaron a la Septuaginta, los israelitas convocaron a un Concilio en Jamnia para analizarlos. Acordaron aceptar los que reunieran ciertas condiciones: concordancia con la ley mosaica, haberse escrito en Palestina y en hebreo, y antes de la muerte de Esdras, quien según los hebreos fijó bajo mandato divino la lista de libros canónicos del Antiguo Testamento. Debido a que esos libros, probablemente escritos entre 150 a.C. y 100 d.C. (por lo menos dos siglos después de que murió Esdras), no reunían las condiciones establecidas, fueron separados de los otros.

    Del Nuevo Testamento, el primer intento de agrupar los libros dignos de ser integrados se da a finales del s. II y se conoce como fragmento de Muratori. Data aproximadamente de 170 - 180 d. C. y contenía los cuatro Evangelios, el Apocalipsis de Juan, trece cartas de Pablo y Sabiduría. Faltaba la Epístola a los Hebreos y las Epístolas de Pedro.

    Son numerosas las listas de libros considerados como revelados: de Melitón de Sardis (177 d.C.), Orígenes (230 d.C.), Atanasio (326 d.C.), Cirilo (348 d.C.), Hilario de Pointiers (358 d.C.), Concilio de Laodicea (363 d.C., que prohibió leer los libros apócrifos en las iglesias), Epifanio (368 d.C.), Gregorio Nacianceno (370 d.C.), Anfiloquio (380 d.C.), Rufino (395 d.C.) y Jerónimo (395 d.C.). hay quienes dicen que en el Concilio de Hipona, en 393 d.C., convocado por el Papa Dámaso, es la primera afirmación de la lista canónica.

    Pero es hasta el año 1546, cuando tuvo lugar el Concilio de Trento, que en su cuarta sesión del 8 de abril de ese año se fijaron definitivamente los libros canónicos y los apócrifos. Se excluyeron de la vulgata tres de los diez que había agregado: el tercero y el cuarto de Esdras y la Oración de Manasés.

    Los llamados Libros Canónicos son, por lo tanto, los que la Iglesia acepta como revelados por Dios. Benedicto P. XV, en su encíclica Spiritus Paraclitus, dice: "Los Libros de la Sagrada Escritura (...) fueron compuestos bajo la inspiración, o la sugestión, o la insinuación, y aún el dictado del Espíritu Santo, más todavía, el mismo Espíritu fue quien los redactó y publicó." Esta misma encíclica, se dice que Jesús afirma la iluminación divina en el escritor, donde Dios mueve su voluntad a escribir lo que ha de transmitirse a la humanidad.

    Buena pregunta.

    Saludos amiga.

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • hace 10 años

    Nunca han sido de los libros condenados por la Iglesia. De ahi que la tradicion católica tiene los nombres de los padres de la Virgen María, de los Magos de Oriente y del Buen Ladron. Solo que tampoco se les reconsidera en el canon y algunos si llegaron a ser completamente rechazados como el evangelio de Judas, Estos ni siquiera fueron tomados como apocrifos sino como livbros o escritura de algun autor que mas era su empeño en destruir la credibilidad del cristianismo naciente. San ireneo es uno de los primeros en objetar el evangelio de Judas.

  • hace 10 años

    no ya que son enangelicos falsos que fueron creados para crear division entre los catolicos

  • hace 10 años

    La credibilidad se los dá la Fé. A menos que hubiesemos estado ahí afirmariamos su validez.

    Ojalá te sirva.

  • New
    Lv 5
    hace 10 años

    Hola... buenos dias.

    Lei poco de los evangelios apocrifos, y lo que me llamó la atencion es lo siguiente:

    Supuestamente y es muy logico que asi haya sido, casi todos los apóstoles escribieron su vision de la vida de Jesus y sus enseñanzas; sumados a otras personas de la época y sus relatos hablados.

    Ahora bien: Por qué la iglesia obligó a los creyentes a dar credito solo a 4 evangelios y no a la totalidad de ellos, siendo que eran de la misma epoca y por seguidores cercanos a Jesus??

    A los evangelios que la Iglesia como institucion no quiere que sean leidos, los llama APOCRIFOS y son continuamente desacreditados. No te parece raro o al menos sospechoso??

    Quizas dicen cosas que a la iglesia no les conviene que se sepan, o muestran verdades que, en caso de saberse harian perder "imagen" a Jesus, su vida, sus apostoles y a la iglesia en si.

    Es mas, los ultimos evangelios encontrados, escritos en arameo, se dicen que son escritos del propio Jesus... mientras que la iglesia los oculta siempre que puede, y cuando no puede los defenestra.

    Es para pensarlo.

    Saludos.

  • Mau
    Lv 7
    hace 10 años

    Saludos cordiales.

    En primer lugar, considera que "TODA la Escritura ES INSPIRADA POR DIOS" (2Timoteo 3:16). Ahora, Dios NO va a inspirar algo que contradiga lo que con anterioridad INSPIRÓ a sus siervos para que escribieran. DIOS NO SE CONTRADICE A SÍ MISMO. Y creo que en ello estamos de acuerdo, ¿verdad? Así que TODO aquello que NO esté EN PERFECTA ARMONÍA con el resto de la Palabra de Dios, definitivamente NO ES INSPIRADO POR DIOS y por lo tanto CARECE DE TODA VALIDEZ Y NO ES DIGNO DE CREDIBILIDAD.

    Los así llamados "evangelios apócrifos", son parte de esos "otros evangelios", "evangelios diferentes" que de antemano LA PALABRA INSPIRADA POR DIOS dejó MUY CLARO que ESTÁN MALDITOS (ver Gálatas 1:6-9). Así que TODA persona que se precie de ser CRISTIANA no debe dar crédito y ni siquiera considerar la posibilidad de que esos "otros evangelios" pudieran contener información verídica, PORQUE SU CONTENIDO ES ABSOLUTAMENTE FALSO.

    Repito: pesa MALDICIÓN sobre los tales "evangelios" (entre comillas) y sobre sus autores, difusores y defensores (Apocalipsis 22:18-19); y no solamente sobre esos "evangelios" sino sobre todo aquello que es de procedencia ajena a la INSPIRACIÓN DIVINA, como: dogmas y tradiciones que contradicen abierta o veladamente a aquello que Dios enseña y MANDA en su Santa Palabra.

    Que la paz del Altísimo sea siempre contigo y que su rostro resplandezca siempre sobre tí y tu familia.

     

    Fuente(s): *** La Biblia NO se contradice a sí misma... LO QUE CONTRADICE A LA BIBLIA ES LA TRADICIÓN Y LA NECEDAD DEL SER HUMANO ***
  • Anónimo
    hace 10 años

    que, cuando jesus niño mata a un compañerito de juegos con sus superpoderes por un juguete? esta muy de acuerdo con el espiritu de la epoca

    muy antiguo testamento, si me lo preguntas

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.