¿Qué realmente hice para merecer esto? Se lo digo:?

Dra. House; este 29/04/2011 cumpliría 11 años de casados civilmente en Perú y la conozco desde hace 15; durante todo el tiempo que estuvimos juntos JAMÁS, NUNCA vi con otros ojos a otra mujer, nuestros problemas pasaban más por temas económicos y financieros, que la hicieron buscarse nuevos horizontes en Argentina, donde está toda su familia. Yo también iba a viajar con ella y nuestros dos hijos, pero tenía una disyuntiva, la cual era ir a la aventura en un país lejano o consolidarme en mi trabajo y una vez pagar todas mis deudas, viajar y reunirme con mi familia.Hasta allí todo bien; sin embargo, el día que menos lo imaginaba conocí a una joven y hermosa, que llegó a trabajar en la empresa donde trabajo, al principio no la tomaba en cuenta porque estaba consciente que estaba casado y tenía dos lindos hijos. Hasta que mi esposa partió, sin imaginarme que sería la última vez que la veía y también a mis hijitos. No se imagina cómo sufrí con esta separación, lloraba desconsolado al llegar a mi casa y encontrarla vacía, sin ser recibido con un tierno beso de mi esposa y sentir el abrazo y el cariño de mis hijos.... Me sentía solo y encontré compañía en esta señorita, con el tiempo las cosas cayeron por su propio peso... Cuando ocurrió mi infidelidad me sentí el hombre más sucio y despreciable de este mundo, había traicionado la confianza y el amor que juré ante Dios y el altar ... Lógicamente, ella se enteró de mi debilidad y sufrió mucho, perdió las ganas de vivir, bajó de peso y hasta entró en tratamiento psicológico porque no podía concebir la idea de que la había engañado. Le rompí el corazón y me sentí el hombre más bajo de este mundo; había traicionado a la mujer de mi vida, aquella que moriría por mí, ella me amaba con toda su alma, yo era todo para ella; en estas circunstancias conoció a otra persona, que es ahora su pareja, que según me cuenta lo conoció hace 8 meses y son pareja desde hace 2 meses; ella me devolvió el dolor que yo le había infringido y hasta ahora no entiendo por qué fui débil ante la tentación de la carne, hasta el punto de olvidarme del ser que más amaba en este mundo... Yo no soy un mal hombre, no soy alcohólico, ni drogadicto, tampoco soy mujeriego; sólo tengo el defecto de ser muy renegón y tener mal genio cuando las cosas no salen como se espera... ¿Cometí un error? Sí; ¿Debo aceptar este castigo divino? También. Pero, dígame, usted, Dra, House, quién no comete errores en esta vida, no se tiene derecho a una segunda oportunidad, a un comenzar de nuevo. Me cuesta creer que mi TODAVÍA esposa, esté con otro hombre, aunque sólo me queda aceptar su decisión; otra persona me sugiere que me busque otra mujer, eso, Dra. House es muy fácil, una cosa es tener sexo, pues se hace con cualquiera para satisfacer un instinto y otra muy contraria es hacer el amor con amor, que se hace con al persona que se ama de verdad. ¿Rehacer mi vida con otra persona? Sería engañarla, pues nunca lograré amarla, nunca podré sacar de mi corazón a mi esposa; cierro mis ojos y veo a ella con mis hijos; ellos me extrañan y me piden que vaya con ellos; pero, cómo se sentirían ellos al ver que su mamá tiene a otra persona, me ven llegar a mí y no sabrán a qué norte ir, ellos todavía son menores y no quisiera causarles ninguna confusión. ¿Cree usted, Dra House que merezco recuperar a mi familia? Mis hijos me necesitan; ahora ellos están con su madre en un país con otra idiosincrasia, ella trabaja todo el día y no ve mucho a mis hijos, quienes por estar en un ambiente diferente, están perdiendo los valores que se les ha inculcado, no tienen un control materno; pienso también y ese es mi gran temor, que mis hijos adopten las malas costumbres que hay por allá, pasando por su vocabulario y otras cosas más...

Esa, es parte de la historia, Dra. House y no sigo escribiendo para no aburrirla con mi vida...

Gracias, por su comentario; pero se equivoca completamente cuando afirma que MIS DESEOS SON ÓRDENES; soy una persona lo suficientemente mayor para comprender todo esto, lo que pasa es que estoy sumido en la tristeza, decepción de mí mismo y la impotencia de no poder solucionar mis problemas...

1 respuesta

Calificación
  • hace 10 años
    Respuesta preferida

    Supongo que esa carta la escribiste tu. Lo que preguntas acerca de si mereces lo que estas pasando, la respuesta es si. Tu esposa debio estar pensando si ella merecia eso cuando se entero de que la enganaste.

    Antes de hacer algo debemos pensar en las consecuencias, te arrepientes porque ves que ella lo supo y no te lo aguanto, si ella no lo hubiera sabido no estuvieras arrepentido.

    El infiel se engana a si mismo.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.