¿Por qué se le llama «Elecciones» a las meras RA-TI-FI-CA-CIO-NES a que someten al Pueblo, cada 4 años?

-"Gobierna quien el Pueblo ELIGE"- me dijeron algunos creídos partidarios de la Democracia.

¡¿Acaso el Pueblo, alguna vez, tuvo algún grado de participación en las políticas "diseñadas" en el seno del APARATO PERONISTA!? ¿De dónde salió la Candidatura de Andrea del XENEIXE? ¿Hay alguna forma superior de faltarle el respeto al Pueblo que adelantarle las elecciones varios meses, y presentarle "Candidatos Fantasmas", sin pasado, sin ideas, sin ideología Y SIN SIQUIERA INTENCIONES DE ASUMIR..!?!?

No se donde leí que LA Democracia estaba hecha de un PUEBLO PROTAGONISTA.... ¿Habrá sido Agustín Tosco..? ¿O Moyano..?

Actualización:

-- -- --

Elecciones -> ¡ELIJAN! -> Burguesía "A" ú Oligarquía "B" ¡Vamos! ¡Para hoy! ¡Sin debates, sin internas, sin participación, sin control!

--(Y si se les ocurre votar al Partido Obrero, recuerden que NO se les permite manifestarse -"impunemente"- ... ¡Mucho menos Gobernar o aspirar a controlar nada!)--

Actualización 2:

Apataoo: ¿Muchas palabras..? Ya sabemos que a los peronistas crédulos las palabras, sobre todo la que representan conceptos, ideas, le resultan inasibles. Pero no te hagás problema. Como bien decís, mientras la SOJA siga cotizándose en Shanghai a más de u$s 300 (pagados en Bs. As.), el peronismo de Olivos tiene la sartén x el mango. (Y el mango también)

Actualización 3:

anny:

Ojalá las "elecciones" fuesen cuestión de votos. Al menos existiría la posibilidad de aprender.

No es necesario acudir al Fraude más grosero para hechar a perder la Democracia. Ya viste lo que pasó en 2009. "Candidatos Fantasmas" en las Elecciones adelantadas varios meses, REPARTIJAS al X MAYOR, fueron algunas de las más gruesas atrocidades gubernamentales.

El Caudal Electoral está dividido de antemano. El 35% del electorado vota sis-te-má-ti-ca-men-te al escudito de Perón, aunque el candidato sea el troglodita neo-liberal de Germán Kammerath (pasó en Cba. gracias a J.M. de la Sota). ¿eh? Lo que pasó en 1983, ¡fue un MILAGRO! De esos que lamentablemente NO se repiten. De La Rúa lo demostró.

¡Y la pasividad opositora te demuestra que al PODER NO se lo desfía!!

6 respuestas

Calificación
  • hace 9 años
    Respuesta preferida

    Porque así los ingenuos, los indiferentes y los que desconocen el verdadero ejercicio de la democracia, se convencen que vivven en democracia.

    La democracia no empieza ni termina en las urnas.

    Y está de más que enumere porque no tenemos una verdadera democracia, creo que todos conocen los porqués . Empezando por el hecho de que NK haya sido presidente con el 22% de votos, es ya aberración, porque se habala de voluntad popular y se da el cargo a quien el 78% no votó. ¿para reir o llorar?

  • hace 9 años

    POR ESO YO NO VOTO, tendría que haber una democracia directa en vez de una representativa. Saludos.

  • Anónimo
    hace 9 años

    en realidad habría que llamarlas obligaciones

    Fuente(s): por lo menos
  • Anónimo
    hace 9 años

    En todo sistema y en todo régimen político existe una suposición tácitamente aristocrática. Siempre se ha pensado que, sea cual fuere la forma de gobierno, deberían gobernar los mejores y no los peores. Lo que sucede es que hay estructuras políticas que tienden a garantizar esto mejor que otras. Y, desgraciadamente, la democracia contemporánea ha demostrado ser un fracaso colosal en esta materia.

    Por de pronto, todas nuestras democracias descansan sobre el sufragio universal y este mecanismo es uno de los que menos garantiza el acceso al poder de los mejores. El inefable George Bernard Shaw supo decir alguna vez que “el sufragio universal tendría sentido si la mente inferior pudiera medir a la superior del mismo modo en que con una regla de treinta centímetros se puede medir a una pirámide. Tal como están las cosas, el problema político continúa sin solución”. Pero, aparte de ello, no sólo la selección por sufragio universal entre los candidatos que se presentan a una elección democrática no garantiza la selección del mejor de ellos sino que, además, tampoco hay garantía alguna de que en la selección de los candidatos mismos se elijan a los mejores y a los más aptos para gobernar.

    El régimen democrático contemporáneo se maneja con dinero y depende del dinero. Técnicamente hablando, es más una plutocracia que una democracia. O bien, para ser más precisos, las democracias actuales están digitadas y controladas por estructuras plutocráticas y por medios plutocráticos. En estas democracias, para ser candidato en absoluto, lo primero que hay que tener es el dinero suficiente para pagar una buena campaña. Y en esto caben tan sólo dos opciones: o bien, como en los EE.UU. y en Europa, el dinero proviene directamente del establishment plutocrático —que, por supuesto jamás apoya a determinado candidato por puro altruismo político— o bien, como sucede en nuestro país, el dinero es aportado por quienes se dedican a hacer caja, ya sea robándole la plata directamente al propio Estado, ya sea recaudando fondos a través del complicado circuito de la corrupción política.

    De esta forma, en la democracia contemporánea son candidatos quienes consiguieron suficiente dinero como para pagar una campaña y resulta ganador, por regla general, aquél candidato que más dinero puso en su campaña.

    En la práctica y en los EE.UU. o en Europa esto significa que sólo pueden ser candidatos quienes se ponen servilmente al servicio del establishment plutocrático y el ganador es casi garantizadamente el más servil de todos ellos.

    En la práctica y en la Argentina, esto significa que sólo pueden ser candidatos los atorrantes y el ganador es casi garantizadamente el mayor atorrante de todos ellos.

    Con lo cual, desengáñense: el verdadero régimen que nos gobierna y en el que vivimos es una atorrantocracia. Aunque el régimen, como tal, no figure en ningún Manual de Ciencias Políticas. Todavía.

    Lo que nunca pude explicarme y lo que me he preguntado siempre es ¿por qué lo permitimos? ¿Por qué nos prestamos al juego? ¿Por qué cada cierta cantidad de años todo el mundo concurre bovinamente a meter un papelucho en una urna para elegir un atorrante? ¿Por qué seguimos tragándonos la estupidez ésa que, de cualquier manera, tenemos que elegir aunque más no sea al que parezca ser el menos malo de todos los atorrantes, mentirosos e inútiles que se presentan a una elección?

    ¿Y saben qué es lo peor de todo? Lo peor de todo es que este problema no es de ahora. Nos viene del fondo de la Historia. Las personas honradas, capaces y decentes muchas veces le han cedido el paso a los atorrantes. No sé que es, pero hay algo que muchas veces paraliza a las buenas personas cuando surge la necesidad de interesarse por la cosa pública. Ya Platón advertía que “el precio que las buenas personas pagan por su indiferencia ante a los asuntos públicos es el ser gobernados por malas personas”. Como pueden ver, el problema ya existía hace dos mil quinientos años atrás.

    Le regalamos la calle a los delincuentes. Le cedemos el poder de decisión a los egoístas y a los ambiciosos. Consentimos un comercio en manos de acaparadores, monopolistas y mercaderes. Aceptamos que el dinero se convierta en una mercancía más y su valor sea establecido por estafadores legalmente protegidos. Nos sometemos a una Justicia manejada por garantistas sensibleros y lacrimógenos que siempre disculpan al que ataca y jamás al que se defiende. Y encima de todo eso admitimos ser gobernados por atorrantes. ¿Por qué somos tan idiotas?

    ¿Por qué todas las patotas son de mafiosos y delincuentes? ¿Por qué no hay patotas de tipos decentes? ¿Por qué los partidos políticos se llenan inmediatamente de inútiles, corruptos, charlatanes y mentirosos? ¿Por qué no hay ni siquiera un partido político formado por gente seria, capaz, honrada y con verdaderas ganas de hacer las cosas bien?

    Fuente(s): La Democrática Atorrantocracia
  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • anny
    Lv 6
    hace 9 años

    "No por mucho madrugar se amanece màs temprano", no creo en las ratificaciones referente a las pròximas elecciones. Si creo que voy a participar con mi voto para elegir al candidato que yo determine en las urnas del mismo modo que lo harà todo el paìs. No creerlo de esta manera es estar anticipando un fraude electoral; còmo los que han tenido lugar en otras etapas de la historia

    Argentina. ¡Tengamos esperanza, no creamos que todo està pèrdido y que Dios ilumine el camino de todos los Argentinos para construir, con nuestro compromiso como ciudadanos, el paìs que soñamos hacer realidad!

  • hace 9 años

    Muchas palabras, y mucho mas reniegos.

    El caso es que ahora, con la desmistificacion de las "sagradas",

    informaciones de los medios, se ha tirado abajo a un fantamasgorico

    idolo, que nos protegia de la falsa informacion. Lo que se dice

    HIPOCRESIA PURA. . . .

    A partir de ahora, los Argentinos ya no tenemos la neblina por delante.

    Este o no esa neblina, sabemos muy bien distiguir, que es lo que se

    nos muestra. Y, esta forma de nueva vida, hara que los defectos de

    los comicios, se vayan puliendo. Por ahora, el proceso natural, no va

    mostrando, como los OPOSITORES, se arañan y agarran de los pelos

    como las trabajadoras de los prostibulos.

    En cuanto a la palabra RATIFICACION, estate seguro, que mas que

    nunca, el pueblo RATIFICARA a KRISTINA, tu presidenta.

    .

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.