KobraGirl preguntado en EducaciónTarea Escolar · hace 10 años

¿Me ayudan con mi tarea(10 p. y 5 e.)?

En Cs. Sociales me pidieron que escribiera la historia de algo, y a mi se me ocurrió algo que solo a mi se me pueden ocurrir esas cosas: la historia del perfume... el problemilla es que no encuentro por ningún lado cómo es esa historia... en una página me decía algo de el antiguo Egipto, bla bla bla, de un sacerdote... pero no me decía la historia fija... alguien sabe como es...? 10 p. y 5 estrellas...

4 respuestas

Calificación
  • hace 10 años
    Respuesta preferida

    El perfume es producto de una mezcla de aceites esenciales aromáticos, alcohol y un fijador, que es utilizado para proporcionar un rico y duradero aroma a diferentes cosas pero, principalmente se destina al cuerpo humano.

    La elaboración de los diferentes perfumes tiene sus inicios en Egipto, y fue llevado a cabo por los árabes y por los romanos. Desde España se logró reintroducir en Europa durante la época del Renacimiento.

    Asimismo, en Francia se encargaron de cultivar flores para elaborar los perfumes, hacia el siglo XIV, siendo el más importante en este rubro, haciéndose conocida desde entonces como el centro europeo de diseño y comercio en perfumería.

    Por otra parte, cuando en la Europa del siglo XVIII era utilizado por la nobleza, en Oriente, mayormente en Japón, el perfume era un arte, que se denominaba como kodo o arte del incienso, y era practicado además por la burguesía.

    --------------------------------------------------------------------------------------------------

    Dónde y cuándo se originó el perfume sigue siendo un misterio. Se ha logrado averiguar su procedencia solamente hasta el viejo Egipto, siendo el incienso y la mirra los componentes esenciales que empleaban para impartir un olor agradable a las ceremonias, sanar a los enfermos y como parte de la belleza femenina. Los egipcios quemaban el incienso en las tardes mientras rezaban, y las egipcias solían ponerse un cono perfumado sobre la cabeza, produciendo un desborde de aromas. Los griegos consideraban el perfume como un don de Venus, y usaban menta para los brazos, mejorana para los cabellos, aceite de palma para el pecho, tomillo para las rodillas y aceite de orégano para las piernas y los pies. Los romanos traían de Arabia la materia prima y otros elementos similares de la India. Exagerados, echaban perfume por todos los sitios, paredes, suelos, y hasta a los caballos y perros. A la caída del Imperio Romano, también cayó el uso del perfume en Occidente.

    En el siglo XVI, regresa esta costumbre gracias a Catalina de Médicis, que impuso la moda del perfume en París.

  • hace 10 años

    Historia del perfume

    El arte de la elaboración de perfumes nació en Egipto, fue desarrollado por árabes y romanos y desde España se reintrodujo en Europa durante el Renacimiento. Fue en Francia, hacia el siglo XIV, donde se cultivaron flores para elaborar los perfumes, permaneciendo ésta desde entonces como el centro europeo de diseño y comercio en perfumería. Mientras que en la Europa del siglo XVIII el perfume era utilizado por la nobleza, en Oriente, especialmente en Japón, el perfume constituía un arte, llamado kodo o arte del incienso, practicado además por la burguesía.

    Los primeros olores

    Sin lugar a dudas, los aromas de la naturaleza han acompañado al ser humano desde el principio de los tiempos: las flores, el mar, los árboles... No obstante, la palabra «perfume» evoca una fragancia agradable que podemos llevar con nosotros.

    Ramón Planas i Buera, del Museo del Perfume de Barcelona, imagina que todo comenzó en la Prehistoria, el día que uno de aquellos hombres primitivos encendió una hoguera para calentarse o para alejar las fieras que pudieran acecharle y, por pura casualidad, encendió algunas ramas o resinas de un árbol y éstas comenzaron a desprender un olor agradable, un olor inédito que nunca antes había sentido nadie. Alejandro Pose acota: "Seguramente un niño debe haberse visto inevitablemente atraído por las llamas: acercó una rama a la hoguera y después de recibir el grito y reto de sus padres se alejó corriendo con el palo humeando, invadiendo el ambiente con una nueva fragancia". "Quizás el hecho de encontrarla tan agradable y de que el humo se elevase directamente hacia el cielo, les hizo pensar en utilizarlo como ofrenda a las divinidades o a las fuerzas sobrenaturales que lo habitaban y que desde allí arriba regían sus frágiles destinos en la Tierra" cierra Don Ramón. ¿Por qué no?. Aún en la actualidad son innumerables las ceremonias y religiones que utilizan fuertes aromas como parte de las alabanzas a santos, dioses o demonio

    Perfumes divinos

    En el año 3500 a.C., Sumeria era la civilización más avanzada y compleja del mundo; los sumerios crearon el primer sistema de escritura del mundo, los primeros en usar instrumentos de bronce, los primeros en fabricar ruedas y contrariamente a lo que muchos suponen, fueron ellos y no los egipcios los que desarrollaron por primera vez ungüentos y perfumes.

    Cuando los arqueólogos encontraron el sepulcro de la reina Schubab de Sumeria, se sorprendieron bastante al hallar a un costado del cuerpo una cucharita y un pequeño pote trabajados con filigrana de oro: la coqueta reina había guardado allí su pintura para los labio. En la Epopeya de Gilgamesh (un poema asirio del año 2300 a.C. probablemente copiado de textos acadios mucho más antiguos) se encuentran muchas citas que hacen referencia a la perfumería y a la cosmética[cita requerida].

    Egipto no tardó en tomar de los sumerios la idea de la escritura y todo lo referente a la cosmética. Los sacerdotes literalmente fumigaban sus oraciones con perfumes –que ellos mismos elaboraban-, empleando olores fortísimos que favorecían la elevación del alma: mirra, resina de terebinto, gálbano, olíbano, láudano... Los aceites perfumados, los ungüentos y las pinturas también formaban parte del rito: muy temprano por la mañana, cada sacerdote procedía al aseo de las estatuas divinas untándolas con ungüentos y maquillando sus rostros (los de las estatuas y los propios). Así obtenían la protección de los dioses y se aseguraban un tranquilo y seguro paso al más allá. Justamente esta creencia es la que explica la práctica del embalsamamiento: conservar intacto el cuerpo en sustancias imputrescibles y perfumadas para entrar así en el cielo de los egipcios.

    A mediados del 400 a.C., Heródoto escribió sobre este tema:

    Se empieza quitando el cerebro por los orificios de la nariz con un gancho de hierro inyectando en ellos drogas disolventes. A continuación, se realiza una incisión en los costados con una piedra de Etiopía cortante y se retiran los intestinos que se limpian con vino de palma y se purifican con aromas molidos. Se llena el abdomen de mirra, de canela y de otros aromas y se vuelve a coser. Después se sumerge el cadáver en natrón donde se deja durante setenta días... Luego, se lava el cuerpo y se envuelve en finas bandas de lino recubiertas por una especie de goma...

    Esta cita sirve para reflejar la importancia del perfume como sinónimo de pureza y exaltación divina (cuando se abrió la tumba del faraón Tutankamon se hallaron más de tres mil potes con fragancias que aún conservaban su olor a pesar de haber permanecido enterradas por más de 30 siglos).

    Las mujeres de la alta sociedad acostumbraban a ponerse debajo de las pelucas que habitualmente llevaban, unos conos fabricados con grasa de buey impregnada de diversos perfumes.

    Grecia

    En la Grecia clásica todo cuanto representaba belleza, estética, armonía, proporción, equilibrio, tenía un origen divino y se personif

  • Anónimo
    hace 10 años

    Historia del Perfume

    Por Andrea Diez

    Aunque cueste creerlo, desde la Edad de Piedra que el perfume es utilizado por los hombres. Cuál es la historia de una de las industrias mundiales más rentables.

    Los inicios de la perfumería se remontan a la Edad de Piedra, cuando los hombres incineraban maderas aromáticas para complacer con humo (per fumum) a sus divinidades. De ahí el origen de la palabra.

    No obstante, la fabricación de perfumes para uso humano comenzó con los egipcios, quienes fueron los primeros perfumistas artesanales de que se tiene noticia y que lograron extraer aromas naturales de los más variados tipos.

    Para que se tenga una idea de cuánto avanzaron en ese sentido alcanza con mencionar que cuando se abrió la tumba del faraón Tutankamon se hallaron más de tres mil potes con fragancias que aún conservan su olor, a pesar de haber permanecido enterrados por más de 30 siglos. Por aquellos tiempos las egipcias colgaban de sus cuellos pequeños recipientes de barro con sustancias aromáticas y llegaron a creer que el buen olor no sólo seducía a los hombres, sino que ahuyentaba las enfermedades.

    Con el tiempo, la perfumería sufrió muchas transformaciones, hasta llegar a la producción industrial y a la categoría de artículo de lujo con la que hoy se la conoce.

    Uno de los descubrimientos claves para llegar a esto fue el hallazgo árabe del alcohol, en el siglo VIII. Aceites y resinas olorosas diluidas en el alcohol revelaron toda la plenitud de sus cualidades aromáticas, dando así origen a perfumes mucho más finos.

    LOS PRIMEROS PERFUMES FAMOSOS

    El primer perfume famoso elaborado con alcohol fue una crema llamada Agua de la reina de Hungría, que debe su nombre por ser el predilecto de la princesa húngara Isabel, a principios del siglo XIII.

    Los griegos, que consideraban el perfume corno un don de Venus, usaban un aroma diferente para cada parte del cuerpo: menta para los brazos, mejorana para los cabellos, aceite de palma para el pecho, tomillo para las rodillas y aceite de orégano para las piernas y los pies, entre otros.

    El primer perfume elaborado con fines comerciales data del siglo XIV, y se conoció en aquel entonces como Agua de Reina o Agua admirable, nombres que le dio su creador, el químico y comerciante italiano Juan María Farina, quien en 1709 se estableció en Colonia, una ciudad del imperio Prusiano. Años después de su famosa invención, se supo que Farina obtuvo la fórmula de un monje que había vivido muchos años en Oriente.

    Precisamente, de todas las fragancias existentes en la actualidad, la más antigua es el "Agua de Colonia 4711", creada en 1796 y considerada a su vez el primer perfume unisex del mundo. Entre los famosos de la historia que lo usaron figura Napoleón I y su amada Josefina de Beauharnais.

    Según el novelista Alejandro Dumas (hijo), por esa época todo el mundo se bañaba en perfumes excepto, los filósofos, que preferían diferenciarse por su mal olor, aunque muchos de ellos sucumbieron también en la tentación de usarlos.

    El perfume como tal como se conoce en la actualidad se divide en extractos -el que más perdura en la piel - mientras que el agua de tocador es una versión más suave. La colonia es de olor más delicado y muy refrescante. Los perfumes con aromas de flores tienen ingredientes básicos como el jazmín y la rosa, aunque se produce también con gardenias, violetas, narcisos y lilas. Los hay elaborados con fragancias críticas como el limón y la naranja, tanto de sus flores como de sus propios frutos.

    Los aromas orientales son los más sensuales y están compuestos por el patchouli y el almizcle. Tienen un perfecto equilibrio entre las flores y las especias, e imparten un aire místico.

    Hay quienes afirman que saber perfumarse es todo un arte y aconsejan echarlo en aquellas zonas del cuerpo donde los latidos son más intensos, como por ejemplo, las muñecas, los tobillos, las sienes, los lóbulos de las orejas y el busto, ya que el calor del cuerpo activa su fragancia y la hace más duradera.

  • Anónimo
    hace 10 años

    bueno... mmm aca te tengo una pagina q qusias te sirva http://www.solonosotras.com/belleza/histperf.htm

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.