¿Argentina y las formas de cortesía?

Los argentinos dicen de si mismos que no son arrogantes, pero creo que el estereotipo argentino lo confirmo una y otra vez, cda vez que salgo a la calle aquí en capital federal.

Qué pasa con las ¨formas de cortesía¨? El argentino las conoce pero no las usa simplemente porque no le da la gana! A mi se me hacen muy brutos!

Entiéndase brutos no como falta de inteligencia, sino como toscos, altivos, con falta de calidez y tacto.

Pocas veces van a usar las muy conocidas fórmulas de cortesía, pequeñas frases hechas muy importantes para tener buenas relaciones con todas las personas y que muchas veces se acompañan con pequeños gestos como una mínima sonrisa o una pequeña inclinación.

El uso del imperativo para cualquier situación (andá, qué querés?,etc) es para los demás hispanohablantes una forma muy brusca de trato. Si lo comparamos con el suave y agradable subjuntivo (irías, te podría ayudar?)

Otro tema es la capacidad de insultar a otros sin ser socialmente sancionado. Algo impensable para la mayoría de las personas de cualquier otro país con un nivel medio de educación. Por ejemplo, he quedado impresionado de ver como una anciana con la pinta más adorable y a la vez elegante (rostro bondadoso, tez blanca, vestimenta impecable, perfume, joyas, etc) se ha puesto a insultar como una arpía cuando algo le hizo sentir un poco de molestia. Así sin más, al terminar de proferir insultos siguió con su camino sin perder una pizca de dignidad. Algo que en otros países sería calificado como rebajarse al nivel de ¨chusma¨ pero aquí parece que no pasó nada, es lo normal. !?

La mayoría de los latinoamericanos es cierto que damos muchos giros para hablar, y creo que al argentino eso le agobia. Por eso muchas veces en tiendas, oficinas, etc me cortan en la mitad de mis enunciados, y con cara de agobio me preguntan : ¨si, pero bueno..qué querés??¨ , con ese característico tono alto de voz italiano y esa mirada punzante española.

Nunca tienen tiempo para escuchar, van acelerados como una moto y eso provoca muchas veces ese sinsabor de llegar a hablar con una persona y que te responda de mala gana.

Esa es mi teoría, cuando llevo dos años de vivir en Capital Federal. Es verdad que pueden ser tanto elegantes, inteligentes y amables cuando quieren, pero cuando simplemente no quieren son todo lo contrario. Son totalmente duales.

Esa dualidad a la que no estamos acostumbrados en otros países, en donde el que es amable es amable siempre, y el que no lo es nunca, simplemente no lo es, hace que el tema de la arrogancia o no de los argentinos sea un tema de nunca acabar.

6 respuestas

Calificación
  • Patty
    Lv 6
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    Bueno, si los argentinos te parecemos “faltos de calidez”… la verdad que no sabría cómo contestarte entonces… No sé con qué argentinos te has cruzado, porque si hay algo que no somos justamente es… fríos. Y justamente por ese temperamento sanguíneo y potente es que se nos baja el martillo y se nos manda a la horca a todos, poniéndonos esos títulos… arrogantes, altivos, y todo lo demás.

    Es cierto que tenemos una forma particular de hablar. Eso es muy cierto. Que hablamos en voz bien alta, a boca de jarro. El argentino no susurra, no es tímido, no es sumiso. Se expresa en voz alta, cantante, sonante. Si hay un argentino, se nota. No pasamos inadvertidos. Eso es lo que mayormente molesta y se toma como arrogancia, altivez, soberbia. Y, lamentablemente, las personas de otros países no pueden comprender que se trata de una forma de ser. Es cierto que no utilizamos las fórmulas de cortesía… Es que nosotros somos muchísimo más “expeditivos” que la gente de otros países, que son tan parsimoniosos y pareciera que les sobrara el tiempo para ceremonia del té… (Estuve en otros países). Nosotros tenemos otro carácter, como dije antes, somos sanguíneos, nos corre sangre caliente por las venas, y somos así absolutamente para todo. Esa pasión, ese fuego, esa garra que nos caracteriza, la ponemos al discutir, al pelear, al competir, al intentar exponer nuestro punto de vista, al defender algo que creemos justo, al amar, al repudiar.

    Por otro lado, veo que te estás refiriendo exclusivamente al porteño. En otras partes del país la gente no está pendiente del reloj, es distinta. Y tal vez haya tiempo para “escuchar” como vos decís. Es muy cierto que los demás latinoamericanos, dan mucha vuelta para hablar, y eso a nosotros nos saca de quicio. Al argentino promedio no le gusta que las personas usen demasiadas palabras, prefieren al pan pan, y al vino vino. ¿Para qué utilizar cien palabras si se pueden usar veinte y expresar la misma idea? Eso es lo que piensa la mayoría. Por eso el extranjero, acostumbrado al palabreo, se encuentra con que el argentino “es chocante”, porque se fastidia cuando alguien da tanta vuelta, para nuestro entender, innecesaria. Esto debería tomarse como algo cultural, no personalizado.

    Que vamos acelerados no es novedad, así vivimos en las grandes urbes, y esto no nos ocurre solamente a nosotros, la cosa es que ese apuro mezclado con nuestra forma ansiosa de ser, se malinterpreta una y otra vez. Veo que has comprendido a la perfección nuestro tono italiano y nuestra mirada española, jajaja, qué bien expresado. No es así en todos los casos, pero resumiendo, creo que has ilustrado magníficamente lo que es un porteño.

    Respecto al uso del imperativo, tengo que darte toda la razón, pues personalmente no lo uso, me molesta, y sí hablo correctamente al solicitar lo que fuere. Pero una vez más… la comparación es lo que está mal. No la forma de hablar… si es algo cultural, algo ya incorporado, no puede ser erróneo, es uso y costumbre. Chocará a muchos, eso no lo niego, pero una vez más… los extranjeros NO entienden que es una forma, no es la gente sea altiva, arrogante, soberbia, o se quiera pasar sobre los demás. No. Habrá quiénes sean groseros intencionalmente, esos hay en todos los países, pero cuando alguien te dice “Alcanzame tal cosa.”, no es que te está tratando como vasallo, nada que ver! Es la forma que tenemos de hablar. Vamos, ya has vivido dos años en Buenos Aires, ya nos tendrías que conocer un poco más…

    El tema de la dualidad, bueno sí, es totalmente cierto. Y eso personalmente me ha traído problemas al intentar comunicarme con extranjeros, o al tratar de establecer lazos. He salido muy herida, porque nunca tuve la intención de ofender, pero una vez más… no se comprende nuestra forma… y siempre, siempre, siempre, se toma a mal. Es un choque cultural. He expresado mis puntos de vista sobre algún tema con mucha vehemencia, con voz italiana y mirada española, y me lo han tomado muy a mal. Es que no tenemos filtro, pienso que eso ocurre. No medimos consecuencias, si a esto te referías con lo de brutos, te lo acepto 100%. Los argentinos somos muy poco diplomáticos: No tenemos filtro, el filtro lo consideramos “hipocresía”. Es decir lo que para otros países es diplomacia, cortesía, buenos modales, para nosotros es meramente ser hipócrita o falso.

    Lo de los insultos… Todo depende de la persona. Y esto, tal vez te enoje, pero no es cosa de argentinos: esto ocurre en todas partes. Aquí ya estaríamos buscándole la quinta pata al gato y tiene cuatro. Si una “señora” se puso a insultar como una bruja, o una loca, bueno, cosa de ella, jajaja, no quiere decir que todos hagamos lo mismo… eso es personal.

    A nosotros el hecho de tener la sangre caliente, ser pasionales, no tener filtro, y no ser diplómaticos, no nos permite pensar en esa cuestión de “igualarse a la chusma” ¿Quién es la chusma? Naaaaaaaah, si nos calentamos, nos calentamos, punto.

    Por otro lado, comprendo que el objeto de tu pregunta fue recoger opiniones sobre tus percepciones, y reforzar tu propia percepción del estereotipadísimo argentino, que, dicho sea de paso, no nos dejan en paz con tanto juicio… no creo que haya otro latinoamericano tan juzgado y sojuzgado como nosotros… lo cual no hace más que alimentarnos, jajaja, me pregunto si los que tanto critican se dan cuenta de eso… NO lo digo por vos, he comprendido tu pregunta.

    Estoy segura, que luego de estos dos años de estar aquí, y pongo las manos en el fuego que no tengo miedo de quemarme, que al menos tres cosas te han pasado a pesar de lo que escribiste aquí: seguro has hecho amistades entrañables, te has divertido como loco, y sabés que a pesar de nuestros modales “toscos”, nuestro modo imperativo, y nuestra poca paciencia, tenemos el corazón más grande del mundo… como no podría ser de otra manera ya que somos argentinos.

    Saludos :)

  • hace 1 década

    Antes que nada me parece que la cuestión del acento en las palabras es algo que no cambiará, yo no puedo ir a México por ejemplo y quejarme que cada dos minutos estan diciendo "Buey" o que usan el Tu, no tendría sentido. Segundo depende el contexto en el cual te digan esa palabra que vos calificás de Altanero. Si yo te pregunto en tono amistoso: "Dale, ¿decíme que querés? NO es lo mismo que te diga "Ey, apuráte ¿que querés?" ese es el punto. Por supuesto si sos de afuera y escuchás hablar a un argentino te parecerá chocante las primeras veces. Pero no siempre tiene que ver con lo despectivo o el desprecio.

    Y si, yo reconozco que en Argentina hay mala educación, la cual me molesta por supuesto, pero no significa que se nos juzgue por nuestra tonada o por un asunto de acentos, ni que se nos meta a todos en la misma bolsa de engreídos.

    Yo he mantenido conversaciones con americanos y te puedo asegurar que el dejo discriminatorio que tienen algunos da asco, y eso que son del primer mundo, y son educados. Con varios chilenos me pasó lo mismo, eran sarcasticos y despreciaban a los argentinos hasta nivels increibles. Por supuesto no todos son así.

    Altivos los hay en todos lados.

  • Anónimo
    hace 1 década

    DAVIMANDOS:

    Pues eso que a ti te resulta mortificante, para mi es un mérito. (No soy argentino).

    Que una dama vestida con elegancia haga valer sus derechos en voz alta, despotricando cuando algo le pareció mal, me resulta gratificante al compararlo con la "humildad" de muchos otros latinoamericanos, quienes se dejan pisotear a cada rato.

    El porteño (De la Capital Buenos Aires) ha acumulado modos y costumbres foráneos, algunas negativas y otras positivas. Y es cierto, no son finos en el trato, un tanto sarcásticos y burlones con todos, sin excepción. Un mérito, según mi modo de ver, porque se dan a conocer sin disfraces, ni falsa galantería.

    En el resto de los países americanos, es más dificil llegar hasta las personas, me refiero a conocerlas a fondo, debido justamente a esa maraña de modales de cortesía, el ser obsequiosos al extremo, mostrándo tacto y afabilidad cuando en la realidad es algo que no sienten.

    Una vez que los conoces, los argentinos no son arrogantes, demuestran ser lo que no son, y eso es todo. Son bravucones solo de palabra, no en los hechos, y su historia reciente lo demuestra.

  • hace 1 década

    Bueno la respuesta a tu pregunta es muy larga, pero primero tienes que aclarar que hablas de Argentinos que viven en capital federal y gran buenos aires por que si te vas a otras localidades las cosas cambian mucho.

    Bueno pero la respuesta a lo que preguntas pasa por que la mayoría de las personas a las que te referís tienen un ego demasiado grande y no les importa en lo mas mínimo lo que piensen los demás. Hay gente que tiene buenas costumbres y diferentes a las que te referís pero son las menos. Igualmente también tenes que saber que es eso lo que nos caracteriza somos así y no es un justificativo muchas veces así como somos detestados por esto después nos basamos en esta forma de ser para salir adelante y ponerle la cara a los problemas. El ritmo de vida acá en capital es muy frenético y nunca da el tiempo para hacer todo lo que hay que hacer y eso también nos lleva a ir acelerados por la vida.

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • el dia
    Lv 4
    hace 1 década

    wao te aplaudo es una realidad tengo una relación con un argentino q por q yo le hable con la verdad me dijo arrogante y q yo privaba de interesante y me dijo así de la nada q yo podía entrar a su pagina de facebook todas las veces q yo quiera pero no en su cabeza eso me dolió tanto q ya hace 10 días de eso y ningunos de los dos nos hemos hablado..yo pienso como q ellos no piensan antes de hablar el esta en mi país trabajando

  • hace 1 década

    Es tu opinión, es respetable.

    Pero ten en cuenta que:

    1) Toda cortesía es parte de una hipocresía.

    2) No has conocido a todos los argentinos, sino sólo a algunos, en especial de la Capital Federal.

    3) El trato en las provincias es increíblemente distinto al de los "porteños".

    4) No dudo en que haya mal educados, con malos modos, no los justifico.

    5) Te has preguntado si en tu país son todos de buen trato, o sólo es una expresión localista...

    6) No hagas prejuicios, ya que eso es índice de intolerancia.

    Podría seguir, pero mejor es que reflexiones sobre los modos que implican diferentes expresiones en los diferentes contextos: Me podrías decir la hora... (si), pero no significa que te la digan.

    Fuente(s): Soy argentino.
¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.