Sonia
Lv 7
Sonia preguntado en Arte y humanidadesPoesía · hace 1 década

¿Te gustan las historias de personas de la tercera edad?

Buen inicio de semana para todos, con Ustedes comparto un cuento corto.

HISTORIA DE UN ABUELO

Hoy te recuerdo como siempre.

No sé si alguna vez te conté que mis compañeros de jardín te veían como la joya más preciada, algunos no tenían un abuelo como vos.

Caminamos juntos por muchos lugares, te culpabas de nuestras travesuras.

Eras un chico más entre nosotros compartiendo juegos.

La vida fue dejando surcos en la piel de tu cuerpo, tu mirada no tenía el brillo de antes.

Cobijados bajo los árboles mientras los demás se entregaban al descanso de la tarde, nos proponías un juego, contarte las arrugas de las manos.

El sol había dejado sus marcas, cada una de ellas tenía una historia.

No podías ponerte serio para acallar nuestras risas, eras el cómplice perfecto para los niños.

Nos incentivabas a continuar con tus relatos, sobre el césped dejabas el sombrero blanco, debajo de él escondías los premios, golosinas que endulzaban tardes calurosas.

De pronto tu salud se fue resquebrajando, la abuela había partido lejos, para encontrarla nos decías que miráramos al cielo, desde allí nos cuidaba.

Quebrabas con llanto la soledad de las noches vacías, sabíamos que tenías sentimientos encontrados, querías reunirte con ella, no querías dejarnos solos.

El último cumpleaños tus hijos te regalaron un bastón de ébano, en el puño de plata estaban grabadas las iniciales de todos los integrantes de la familia.

Hoy comprendo por qué un atardecer nos llevaste a la que sería tu última caminata.

Los ríos serranos cantaban a tu paso, las montañas mojaban sus faldas en ellos.

Detrás de un alambrado nos señalaste un jardín enorme, las flores que contenía se ordenaban como si fuera un tablero de ajedrez.

Apoyaste tu mano curtida en el tejido, como si fuera la última caricia que se le otorga a quienes están vivos.

Una lágrima traviesa nació en tus ojos celestes, no hicieron falta palabras para saber que había llegado la despedida.

http://www.youtube.com/watch?v=pZTKaPVppP0

Youtube thumbnail

12 respuestas

Calificación
  • hace 1 década
    Respuesta preferida

    Yo quería a mi padre. No me importaba demasiado si había cometido errores, ni incluso, si alguna vez había sido excesivamente duro. Se que le quería y ahora le extraño. Pero ya no podemos hablar, ni discutir por cosas sin importancia. ¡Cómo me gustaría estar discutiendo unas horas con él de nuevo, por cosas sin importancia!

    Con mi abuelo, no tuve tiempo de discutir, ni ocasión. El no daba nunca opción a discutir. Sencillamente, me cogía en brazos y me sentaba en el caballo. El subía después y me abrazaba, sujetando la brida. En los costales, su escopeta, su azada, la comida, su vino, para ir a trabajar al campo.

    La mañana, lejos aún, escondida tras la sierra. El caballo, al paso, con los dos cargados en su lomo, atravesando la noche del pueblo, con el frescor del alba que venía ya.

    Amanecía al cruzar el río, el Guadiana, el más ancho y el más misterioso río del mundo. Nace en Castilla, en las Lagunas de Ruidera, se mete bajo tierra durante 200 km. y aparece de nuevo en tierra, en los "ojos del Guadiana", camino de Extremadura, mi tierra. Inunda Mérida, la vieja Emérita Augusta y baña los campos, lentamente.

    Mi abuelo, por el camino, tararea una vieja canción que le enseñó su abuelo. Me hace cosquillas y río, alegre, como niño.

    Vamos a vendimiar, a cortar uvas. Me deja una navajita plateada. Para que aprenda. Comemos, sudamos del durísimo calor de la llanura extremeña y nos cobijamos bajo una encina, de una sombra grande, casi insultante para el malvado sol de verano.

    Camino de regreso, ya no hay sombras. El calor es tan duro, que mi abuelo tumba el caballo en el suelo y nos metemos en su sombra, hasta que empieza a bajar en el horizonte. Me da agua. El bebe vino, de una vieja bota de cuero negro.

    Vamos caminando y coje higos para comer. Negros, grandes, frescos, los como con fervor.

    Va cortando verdolaga, una hierba, para los cerdos que tenemos en casa. Es gratis, crece en los caminos.

    -¡Dame la escopeta, nieto! Se la doy. -¡Dos cartuchos, y espera aquí. Al rato, viene con dos liebres. -¡Ya tenemos cena! Tenía 11 hijos. Luego, me enseño a cazar. Solo lo justo para comer.

    Corta una breva y me la da. Es una breva real. Roja y negra. Me dice: toma, hijo, breva real, para mi rey.

    Mi abuelo tenía los ojos azules, como yo. Mientras viva, no le olvidaré. Eso si, era muy borracho, algo más que yo.

    ¡Amiga! ¡Me has hecho recordar a mi abuelo! Se llamaba Luciano. Mi abuelo.

  • hace 1 década

    No se vale a esta hora hacer shorar a la gente...

  • hace 1 década

    Si por supuesto

  • hace 1 década

    Mira tienes que hacer lo siguiente es muy sencillo aqui te dejo un link que te puede servir de mucha ayuda!!!

    Mucha suerte!!!!!!!

    http://www.ponleestiloatuvida.com/?opcion=pp&key=V...

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • hace 1 década

    Que bueno es tener un abuelo!!!!!

    Gracias poR el cuento!!!

  • Anónimo
    hace 1 década

    quien posiblemente puede olvidar nuestros abuelos olvidados de siempre? llenos de sabiduria!!!! experiencia de vida y conocimientos que nadie puede alcanzar en 50 años de vivir por lo menois en Argentina todo? Nadie puede!!!! renegar a sus raices sus tradiciones su pasado

  • hace 5 años

    Este NO es cuento corto; es lo cierto de la vida, de muchos ABUELOS. ¡ Gracias !

  • Anónimo
    hace 1 década

    Hermoso tu relato, no me sorprende de vos, siempre nos asombrás con ellos, y como hermoso broche el video, Completo, genial y emocionante.

  • Anónimo
    hace 1 década

    Esme:

    Hoy tu relato es; "Soberbio"; dicho sea con todo respeto para tu creatividad e inspiración. Ya que logras tocar y llegar a lo más ínfimo de nuestro ser y el alma; al observar como se mezclan los sentimientos, la bondad y el amor de un abuelito por el cariño hacia sus nietos y el gran amor que tiene hacia su esposa que ha partido al lugar celestial, donde aguardan los seres y los corazones enamorados. Más la ley de la vida inexorable lo alejo de la compañía, de sus nietos que mutuamente se enriquecían. Más nadie les quita el gusto a ambos; de haber disfrutado de su compañía y ocurrencias, como de su experiencia de vida y relatos que nos compartió en infinidad de momentos.

    Tu escrito es; Magnifico, Excelente, Interesante, Brillante y tu aportación muy Valiosa.

    El video clip; que compartes como un plus; es muy adhoc; de acuerdo al tema que nos compartes.

    Saludos!.

    Fuente(s): Opinión y Comentario!.
  • hace 1 década

    CLARO!!! DISFRUTO MUCHO SENTARME ENFRENTE DE MIS ABUELOS Y ESCUCHARLOS CONTAR UNA Y OTRA VEZ LA MISMA HISTORIA......ES COMO SI SUPIERAN QUE ALGUN DIA YO TRANSMITIRE ESAS HISTORIAS A MIS HIJOS Y DE ALGUNA MANERA TENGO QUE APRENDERLAS, Y QUE MEJOR MANERA EN QUE ELLOS LA REPITAN.....SALUDOS

    http://www.youtube.com/watch?v=kckeoENihKM

    Youtube thumbnail

    ESPERO LO DISFRUTEN TANTO COMO YO

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.