Me ayudan con la puntuación de mi relato?

El extraño caso acerca de un sujeto que contrajo una rara enfermedad que le provocó un agujero en el pecho.

(Resumen)

Hola, mi nombre es Juan Caballero, sucumbí hace dos años, mas no crean que esta es una típica leyenda de ultratumba, no, la historia de mi angustia comenzó dos años antes de mi deceso.

Fui de las almas mas normales que ha pisado la tierra, fui tan corriente, a tal punto llegue, que aburría con mi tediosa vida a quienes me cercaban, fui el hermano mayor de cuatro hermanas, hombre único, esto y sumado a la precoz muerte de mi padre, un poeta sin estrella y de vida errática, convirtieron me en la roca de la familia, ya que mi madre sufría de tuberculosis y esto le imposibilitaba la obtención de una labor lucrativa.

Luego de varios años de trabajar como ayudante de albañil y gracias a la ayuda de mi hermana, Clara, cinco años menor que yo, conseguí empleo de cartero en el correo del pueblo, este ocupación me alejaba fácilmente de mis depresiones y gracias a el ya no solo me alcanzaba el dinero para los servicios básicos de nuestro hogar y los medicamentos de mi madre, Unos pesos comencé a ahorrar también para alguna emergencia, internación de mi madre o tal vez mudarme de casa y vivir solo al fin.

Mientras que mis hermanas, algunas conocían y otras ya disfrutaban de las delicias mundanas, Yo dedique gran parte de mi juventud al cuidado de mi madre una fuerza extraña me unía a ella, a veces la amaba, a veces pasaba varias horas sin ella y sentía la urgente necesidad de correr a abrazarle, en cambio otras veces pensamientos diabólicos en contra de ella navegaban por mi mente pensamientos que me estremecen de solo volver a evocarlos, tal vez su carácter autoritario o déspota, si déspota, sumado a esa horrible costumbre de tratarme como a un niño aun siendo un adulto de mas de cuarenta años, no se, no quiero ni tengo ganas de razonar en este momento.

Pasaron los años, mi madre al fin murió a los 89 años, y mis hermanas poco a poco se fueron marchando de la casa, en busca de una propia vida, tal vez debí contar que su muerte y la partida de cada una de mis hermanas sumaron fuerzas a mi extraña depresión, las horas en que no trabajaba pasaba solo en la casa bebiendo, embriagándome, atragantándome de alcohol y soledad excepto los domingos, claro, El domingo era el día en que luego de la iglesia me dirigía a casa de Clara a almorzar, las horas que pasaba con ella, su marido y sus 2 hijas eran destellos de alegrías para mi obscura vida.

Un día, exactamente a las 6 de la mañana, luego de escuchar el timbre del viejo reloj, pretendía levantarme para comenzar con las actividades, lo hice, pero un fuerte dolor en el pecho me devolvió otra vez a la cama, una fuerte puntada justo en el centro de mi pecho sacudió todo mi cuerpo, si alguna vez han recibido un puñal en el pecho tal vez se acercaría a entenderme, me mantuve en la cama inmóvil, unos minutos, luego, sin darle mucha importancia a lo sucedido, me bañe, desayune y Salí de mi casa con rumbo hacia la oficina de correo, fue un día de mucho calor, fue el día mas caluroso en ese verano, luego al llegar a mi casa, se me ocurrió darme un baño de agua fría, una vez en el baño, desnudo frente al espejo, note una erupción, una protuberancia, un grano en el centro de mi pecho, lo toque, lo presioné, mas no sentía ninguna clase de dolor, esta vez me sentí un poco preocupado, un poco, minimante, de todos modos no me molestaba ese “bulto” en el pecho, ya que a mis cuarenta ocho años ya había perdido las esperanzas de que alguien me vea desnudo, ya saben a que me estoy refiriendo, recuerdo que esa tarde me senté en el sillón con ideas de ver televisión, pero el agotamiento hizo que me durmiera a los pocos minutos de sentarme, al día siguiente, a la misma hora, a las seis de la mañana, desperté sintiendo un fuerte dolor y olor en mi pecho, luego de sacarme la remera en busca del extraño y pútrido olor observe horrorizado una gran herida en mi pecho, era mucho mas que una cicatriz, era una cavidad en el centro de mi pecho, era como si me hubieran quemado con brazas pero lo mas extraño de todo esto era que esta herida no secretaba sangre, el desprecio y la poca valoración por mi propia vida, el nulo deseo de proyectos a futuro, hizo que le restara importancia a este extraña herida, luego de vendar mi pecho con otras camisas, me marche al trabajo, todo fue exactamente normal allí mas ahora tenia una nueva actividad luego de mi trabajo, ver el desarrollo de esta afección en mi pecho, en la intimidad de mi habitación desnudaba mi torso y recostado en la cama día a día observaba la evolución de esta llaga. Recuerdo que fue un jueves en la tarde el olor se tornaba insoportable desprendiéndome de mis vendajes observe que la herida ya había llegado a mis costillas, las podía ver como las costillas del un perro atropellado, como si hubieran estado largos meses al sol y aunque soy una persona creyente hasta el día de hoy no entiendo por que no le pedí al señor el m

Actualización:

Bueno, acá van los detalles, quiero que alguine me corrija la puntuacion de este relato, hace poco tiempo que estoy escribiendo, yo normalmente los relataba, pero ahora quiero presentarlo al publico, normalmente esto era trabajo de mi novia, pero lamentablemente nos separamos y no tengo quien me de una mano, y si a alguien le gusta la literatura tipo Poe o kafka aca le paso mi mail ignacio_saul@yahoo.com

desde ya gracias

Actualización 2:

Jeremi: La verdas es que falto una parte, crei que aparecia completa, tengo horrores con los signos de puntuacion, ese es el problema, en teoria se donde ubicarlos pero en el momento de hacerlo me pierdo, te lo envio para que me des una mano, amigo saludos

1 respuesta

Calificación
  • hace 1 década
    Respuesta preferida

    Pues si amigo, tu relato tiene el tipico angustiante dolor por la vida de Edgar allan poe, por vida cotidiana que todo lo convirtia en tragedia, ah!, musica para mis oidos...oye tu relato se parece mucho a uno, que vi en un documental, de national geografic, o discovery channel sobre mentes criminales o indice de maldad, claro sin la enfermedad, que a hora que me acuerdo habia un tio que mataba a menores y creo que los violaba, su piel se estaba calcomiendo, parecido a lo que le paso al Rey herodes...ah!, por cierto pues no tienes tanto errores como mi hermana cuando relata...pero si quieres que le de una checada con mas tiempo mandamelo a mi correo...

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.