Oaky
Lv 5
Oaky preguntado en Música y entretenimientoEncuestas y sondeos · hace 1 década

Donde pasabas los días de tu niñez y adolescencia?

En la adolescencia y también en la niñez, (y aún en muchos casos, en la madurez actual) parábamos en una esquina del barrio. Ha ido cambiando con el tiempo, aunque nunca se distanciaba más de una cuadra del punto anterior de reunión.

Así, arrancamos de chicos en el quiosco de un italiano al que desde edad temprana trastornamos (-“¿Vo´quiere o no quiere?”- decía el tano luego que lo mareábamos pidiendo mil cosas y no llevando ninguna) o al que le pagaban poniéndole en la mano cualquier cosa menos un billete.

Luego durante los recesos escolares, nos trepábamos la reja y nos metíamos en un colegio a jugar. Al futbol en el gimnasio, o a tirarnos tiza entre nosotros en las aulas. En la sala de música, había un piano y Fabián tocaba la “Sinfonía Inconclusa”, llamada así porque comenzaba con tres acordes de “Para Elisa” y luego sobrevolaban bancos, tizas, algún que otro borrador y hasta cestos de basura por la cabeza de cualquiera que allí estuviera. Luego de vaguear allí dentro toda la tarde, se sorteaba quienes tenían que ordenar un poco para que no nos prohíban la entrada al día siguiente. Por supuesto, el sorteo era un total fraude. Siempre ordenaban los más chicos y algún gil de turno

Cuando la situación no dio para más en la escuela y además ya éramos un poco grandes para pasar entre las rejas, nos metíamos en la casa abandonada de la esquina, terrible mansión que hoy ha sido demolida, con mucho parque en ese entonces y muchas habitaciones en la cual corríamos. El mejor lugar del mundo para jugar una escondida. Además una vez encontramos un baúl , que para el momento en que decidimos abrirlo, algunos se tapaban la cara pòr temor a lo que de allí saliera. La ropa vieja y apolillada que ahí había no le hizo daño a nadie, pero para los que no estuvieron presentes el día de la apertura del sospechoso y hasta ese entonces tenebrosamente famoso baúl, se empezó a correr la bola que había un chico muerto allí dentro. El Gordo juntó a algunos que iban decidido a ver a “El chico muerto del baúl” , y cuando el Gordo lo abría salía de ahí dentro, a los gritos, Marcelito, cuya cara era más fea que cualquier chico muerto que alguno hubiera imaginado. Los curiosos salían corriendo espantados.

Para calmar a algún curioso asustado que amenazaba con contar en el barrio lo que le habíamos hecho, le decíamos que ahora se ponga él dentro, y que haríamos asustar a otro, así como lo asustamos a él en su momento. Dicho pibe, sediento de venganza, accedía y se metía en el baúl. Claro que el Gordo no cumplía con eso, y entre todos tomábamos el baúl y lo lanzábamos escaleras abajo hacia el sótano, cayendo encerrado hacia el infierno. El que pasaba por esto, no amenazaba más a nadie.

Luego ya más grandes parábamos a la vuelta de la casa abandonada. En dicha cuadra había naranjos y obviamente, las guerras de naranjas era cosa diaria, divididas en “Naranjazos de precalentamiento en las mañanas”, “Entrenamiento vespertino de Naranja directo al Marote” y la “Guerra total al caer la tarde” siendo ésta última de total libertad sobre el destino del naranjazo. Mientras que por las mañanas o mediodías no había gran ferocidad en las luchas cítricas, a la tarde-noche la cosa se ponía violenta y sumamente descontrolada. Las ventanas, parabrisas de autos, cabezas de integrantes de la barra y algún que otro transeúnte eran seguro destino de un fuertísimo como gigante naranjazo. Por supuesto, algún vecino cansado de “..todos los días lo mismo….” dejaba de lado su pacífico pedido de calma, y respondía con la misma medicina. O a veces, le agregaba violencia y rencor propios, tirando elementos más contundentes. Olvidando que por ahí, su hijo formaba parte de nuestra banda. O quizás por eso mismo.

19 respuestas

Calificación
  • Anónimo
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    Buena anécdota!!

    me gusta mucho la forma en que relatas cada detalle que hace entrar en la historia y ser parte de el...

    Mi infancia, la pasé en la ciudad donde nací, hace muchos años no era lo que es ahora, las calles de piedras y pasto era lo que abundaba: arboles por todas partes en los que trepabamos y a veces resbalabamos! ah que risa nos daba cuando el que se caia era otro y no uno mismo! alguna vez cai yo porque me colgue de la rama de un árbol pero no con los brazos sino con las piernas y la cabeza colgando, desgraciadamente mis fuerzas menguaron y cai sin otra opción mas que al lodo, mi nariz quedó llena de lodo, tierra y quien sabe que animalito... no pude evitar en ese momento las risas de mis amigos vengandose de las mias en una ocasión anterior---

    Mi colegio de monjas al que asistí durante 6 años fue un gran entretenimiento y ayuda para mi imaginación, ya que la mayor parte del tiempo me la pasaba buscando "tesoros" o "secretos misteriosos" de las monjas y los sacerdotes, ademas del lugar original donde construyeron el colegio, descubrí junto con mis amigos que el colegio estaba cimentado sobre tumbas, vimos varias y descubrimos una muñeca que perteneció a una niña que pastoreba vacas con su padre en las partes libres del cementerio, pero esta niña habia muerto porque le cayó un poste de luz encima, por lo que descubrimos que esta muñeca estaba maldita y la veiamos en todas partes o segun eso era lo que nos decia la imaginación...

    En mi casa buscaba cada lugar oculto para jugar, incluso a veces le sacaba toda la basura a mi mama y juntaba los botes y cajas de alimentos para hacer una tiendita con mis amigas, como recuerdo eso!

    escuchar los atolondrados gritos de mi madre al vaciar su despensa!

    En fin, estos son unos de los muchos recuerdos que tengo de mi infancia... pero ya los contare para otra ocasión...

    gracias por hacer este tipo de preguntas que cambian totalmente

    lo que he encontrado en yahoo y que me hacen creer que aun hay personas interesantes por conocer.

    saludos!!!

  • hace 1 década

    He leído detenidamente tu relato y me ha encantado.La redacción está muy bien hecha y por consiguiente he aprendido mucho de ti.Gracias por compartirlo.

    Mi niñez y mi adolescencia no han sido nada fácil puesto que he crecido sin madre. Cuando era muy pequeño me dejó para irse a la otra vida.He jugado con mis amigos todo lo que he podido, tanto en la calle como en los distintos centros de enseñanza por los que he pasado.He tenido que luchar mucho para poder alcanzar todas las metas que me he propuesto, así que mi vida ha transcurrido, más que jugando, estudianto y trabajando mucho.

    Un saludo.Domingo.

    Fuente(s): Propias
  • hace 1 década

    Hermosos recuerdos Oaky....y algún@s todavía tenemos la suerte, de poder volver a ese lugar ....a "el mejor lugar del mundo para jugar una escondida"....y el mio, seguro que te encantaría verlo, porque es ...casi mágico.

    Muy hermoso cielo...mucho, gracias....un beso.

  • x
    Lv 5
    hace 1 década

    buena pregunta mi niñez la pasaba con mis abuelos una casa grande,jardin extenso, donde jugaba con piedras, tierra, me bañaba en la lluvia , caminaba descalza,disfrutaba el aroma de la cocina de mi abuela que cuando lo sentía corría con mucha hambre a la cocina,en ocasiones me cansaba de tanto jugar y me dormía en sus brazos,

    tuve compañera de aventuras mi prima Ely que junto conmigo eramos torbellino tanto así que nos separaban,

    jugábamos en las azotea con muchos riesgos ahora que lo pienso,

    reíamos sonábamos juntas,somos hermanas del alma , participaba en cursos de religión de niños,volaba papalotes,jugaba en el kiosco con las flores,y disfrutando las ardillas,

    mi familia es muy grande lo cual nos permitia hacer grandes fiestas y la casa nunca estuviera sola,disfrutaba las charlas de mi abuelo que era muy recio pero los años lo hicieron flexible escucharlo quejarse de su hermano por tocar mal el violín y exigirme comer correctamente en la mesa,hablar correctamente y ser muy humana

    esas cosa dejaron huella en mi camino,como añoro esos días.

    besoooooossssss¡¡¡¡¡¡¡

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • hace 1 década

    Me trajo nostalgia de mi infancia... muchos muchos amigos, bicicletas (éramos la "Pandilla Fantástica"), globitos de carnaval en verano, todos los muñecos en la vereda (mis hijos jajaj).

    En la adolescencia jugábamos al volley en la calle, esperábamos al Polaco que pasaba con una valija para comprar los "Corín Tellado" (por suerte también leía otras cosas jaja),.

    Mi barra se reunía en mi casa; éramos muchísimos, festejábamos cumpleaños, cantábamos y salíamos en grupo.

    Infancia y adolescencia MUY felices. Un beso Oaky

  • Anónimo
    hace 1 década

    Hermoso Relato, me encanta leerte lo reitero.

    Me has hecho recordar los días mas felices de mi vida, sin duda alguna, mi niñez , claramente recuerdo allá en mi pueblo, uf! hace como docientos años, no había parques, no los habían inventado creo, pero pase los días dichosa entre arroyos, acequias, trepada en arboles de ni se que cosas que comía, haciendo figuras de barro, que mas puedo decir?, fui inmensamente feliz, ya de adolescente la mayor parte del tiempo la pasaba en casa, mi padre tuvo mucho cuidado de sus hijas mujeres y nunca lo he culpado, al contrario, se lo agradezco y mucho.

    Saludos!.

  • hace 1 década

    uhhhhh, buen los dìas de mi niñez los pasè en varios lugares, principalmente en mi casa en el barrio Congreso en Bs As, jugabamos en un altillo que tenìamos, e imitàbamos a los de la Enterprise ... yo era como el Sr. Spok (como se escribìa????)pero como era nena hacìa que era de Vulcano pero con las orejas de spok, mis hermanos y vecinas eran el capitàn y algùnos otros personajes, jugàbamos lindo dibujaba las paredes del altillo haciendo los comandos de la nave en fin. En verano ibamos a la Costanera Sur, habìa una piletita cerca de la confiterìa Munich y pasàbamos todo el dìa allì, mamà llevaba una pequeña parrillita y hacìamos hamburguesas caseras y ensalada de tomate y lechuga, para tomar jugo de naranja de verdad y mate cocido, algunas veces llevabamos sànguches (jajaja què expresiòn) de milanesa, los domingos ìbamos con papà y mamà al balneario y nos metìamos al rìo. Allì fue donde sin querer pisè un bagre y me clavò la aleta en el pie derecho (què dolor!!!) otras veces ìbamos a Punta Chica que era hermoso en esa època, allì vivìa mi abuela paterna, el rìo, las lanchas uhh què epocas. En invierno los domingos a la mañana ìbamos al teatro San Martìn a escuchar conciertos y luego nos ibamos a comer fideos o ravioles a Pipo el restaurante que aùn està. Tambièn jugabamos mucho en la plaza 1ero de mayo, escarbàbamos mucho allì y asì fue como encontramos unas manijas y un crucifijo de ataùd, despuès nos enteramos que fue un cementerio, asì que estuvimos a cm de dar con un muerto, puaj!!. Finalmente crecimos y algunas cosas las dejamos de hacer (pozos en la plaza por ejemplo) e ibamos a caminar por la avda Corrientes, a comer pizza a Banchero o al Tuñin de Congreso, tambièn salìamos mucho con nuestros padres a caminar interminablemente por Buenos Aires.

    Bueno, un pantallazo de mi infancia.

    Saludos.

  • hace 1 década

    te digo me encantan las historias te felicito x tomarte tanto tiempo en copiar esto te felicito y io la paso o en el campo o trabajando con 14 años re jovencito te lo juro bueno besos

    Fuente(s): saludos y besos
  • Hola Oaky....

    Creo que mi niñez y adolescencia fue la mejor etapa, como la mayoria de las personas, tengo los mejores recuerdos, imborrables, nostalgicos, donde todo era diversion. Quiza disfrute mucho, porque no existia el peligro que existe ahora, y todos jugabamos en la calle, inventando juegos, y los otros clasicos de niños. Recuerdo que tenia dos grupos, uno era el del barrio, donde nos encontrabamos despues de la tarea obviamente y antes de la cena, y tambien se acostumbraba que las familias despues de la cena, salian a sentarse en la vereda y los chicos continuabamos con nuestros juegos. El otro grupo lo tenia con mis compañeros de colegio y siempre el lugar de encuentro era de mi querida amiga Miriam, con la cual compartiamos todo, hasta los mismos gustos por los chicos,(si nos peleabamos era porque siempre nos gustaba el mismo), recuerdo los asaltos, los jueguitos de la famosa botellita, el digalo con mimica, el hacernos disfraces e imitar cantantes de moda, uy.... tengo miles de recuerdos en mi mente!!! Ya en la adolescencia, me enojaba siempre con mi mama porque no me dejaba salir sola, y si iba al baile, religiosamente tenia que ir ella tambien.... jajaja....

    Todo eso esta atesorado en mi corazon como la mejor etapa de mi vida, una etapa de total felicidad, de despreocupacion, y sera por eso que por ser bello me acuerdo como si hubiera pasado ayer mismo.

    Lindo relato que me lleno de emocion ♥

  • hace 1 década

    Hermoso relato... no tuve la suerte de tener una barra de amigos o amiguitos para jugar cuando era chiquita... pero tenia a mi hermano mayor con quien jugaba a todos los juegos en los que la imaginación formaba gran parte de ellos... o mis salidas era ir a la isla que mis abuelos tenían cruzando el Paraná y ahí con ayuda de la "imaginación" jugaba a piratas y doncellas... o a tirarme con una soga que mi abuelo ató a una rama al río, cosa que me encantaba... no tenia muchos amigos... pero aprendí a llevarme muy bien conmigo misma y no me aburría nunca, siempre tenia algo con que divertirme, y en mi adolescencia no cambio mucho la cosa... ya que mi papá, muy chapado a la antigua, no me dejaba salir, pero tuve una mamá muy pierna y en esa epoca se usaba que te acompañaran a bailar o sea que tampoco me puedo quejar... ya que me encantaba bailar...

    Bueno amigo, es un gran gusto leerte y recordar nuestra infancia...

    Te mando un beso... Silvia

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.