¿Amigos creyentes cuanto sabemos del Libro: Los hechos de los apóstoles?

Los Hechos de los Apóstoles

El libro de los Hechos de los Apóstoles no pretende narrar lo que hizo cada uno de los Apóstoles, sino que toma, como lo hicieron los Evangelistas, los hechos principales que el Espíritu Santo ha sugerido al autor para alimento de nuestra fe.- (véase Lucas 1,4; Juan 20,31).

Dios nos muestra aquí, con un interés histórico y dramático incomparable, lo que fue la vida y el apostolado de la Iglesia en los primeros decenios, (año 30 à 63 del nacimiento de Cristo), y el papel que en ellos desempeñaron los príncipes de los Apóstoles, San Pedro (Cáp. 1 à 12) y San Pablo (Cáp. 13 à 28). La parte más extensa se dedica à los viajes, trabajos y triunfo de éste Apóstol de los gentiles, hasta su primer cautiverio en Roma. Con esto se detiene el autor casi inopinadamente, dando la impresión de que pensaba escribir más adelante otro tratado.

No hay duda de que ese autor es la misma persona que escribió el tercer Evangelio. Terminado éste, San Lucas retoma el hilo de la narración y compone el Libro de los Hechos que dedica al mismo Teófilo (cfr. Lucas 1,1 ss.).

Los Santos Padres, principalmente San Policarpo, San Clemente Romano, San Ignacio Mártir, San Ireneo, San Justino, etc, como también la crítica moderna, atestiguan y reconocen unánimemente que se trata de una obra de Lucas, nativo Sirio, Antioqueno, médico, compañero y colaborador de San Pablo, con quién se presenta el mismo en muchos pasajes de su relato (véase 16, 10 –17; 20, 5 –15; 21, 1 –18; 27, 1 –28).

Escribió, en griego, el idioma corriente entonces, de cuyo original procede la presente versión; pero su lenguaje contiene también aramaismos que denuncian la nacionalidad del autor.

La composición data de Roma hacia el año 63, poco antes del fin de la primera prisión romana de San Pablo, es decir, cinco años antes de su muerte y también antes de la terrible destrucción de Jerusalén ( 70 dC. ), o sea, cuándo la vida y el culto de Israel continuaba normalmente.

El objeto de San Lucas en éste escrito es, como en su Evangelio (cfr. Lucas 1,4), confirmarnos en la fe y enseñar la universalidad de la salud traída por Cristo, la cual se manifiesta primero entre los judíos de Jerusalén, después en Palestina y por fin entre los gentiles.

El cristiano de hoy, à menudo ignorante en ésta materia, comprende así mucho mejor, gracias à éste libro, el verdadero carácter de la Iglesia y su íntima vinculación con el Antiguo Testamento y con el pueblo escogido de Israel, al ver que como observa Fillión, antes de llegar a Roma con los apóstoles, la Iglesia tuvo su primer estadio en Jerusalén, dónde había nacido (1,1 a 8,3); en su segundo estadio se extendió de Jerusalén a Judea y a Samaría (8,4 à 11,18); tuvo un tercer estadio en oriente con sede en Antioquía de Siria (11,19 à 13,35), y finalmente se estableció en el mundo pagano y en su capital Roma (13,1 à 28,31), cumpliéndose así las palabras de Jesús a los Apóstoles, cuándo estos, reunidos, lo interrogaron creyendo que iba a restituir inmediatamente el reino a Israel:

« .. No os corresponde a vosotros saber los tiempos y momentos que ha fijado el Padre con su potestad. Pero cuándo descienda sobre vosotros el Espíritu Santo recibiréis virtud y me seréis testigos en Jerusalén y en toda la Judea y Samaría y hasta los extremos de la tierra ... « ( 1,7 s.).

Éste testimonio del Espíritu Santo y de los Apóstoles, lo había anunciado Jesús ( Juan 15,26 s. ) y lo ratifica San Pedro ( cfr. 1,22 ; 2,32; 5,32) etc.

Este admirable libro, cuya perfecta unidad reconoce aún la crítica más adversa, se podría llamar también de Los Hechos de Cristo Resucitado. « sin el, fuera de algunos rasgos esparcidos en la epístola de San Pablo, en la Epístolas Católicas y en los raros fragmentos que nos restan de los primeros escritores eclesiásticos, no conoceríamos nada del origen de la Iglesia « (Fillión).

Para facilitar la lectura é inteligencia de los Hechos, conviene tener presente ésta sinopsis de su contenido según lo señala Fillión:

1.-) Hechos de San Pedro (Cáp. 1 à 12 )

a) La Iglesia nace en Jerusalén. Al principio formada por judíos y crece entre ellos ( 1,1 à 8,3).-

b) Se prepara y empiezan su difusión entre los demás pueblos, que son los paganos o gentiles (8,4 a 12 ,25).-

2.-) Hechos de San Pablo (Cáp. 13 à 28)

a) Primer viaje apostólico y Concilio de Jerusalén ( 13,1 à 15,35).-

b) Segundo viaje del Apóstol de los gentiles ( 15,36 à 18,22).-

c) Tercer viaje ( 18,23 à 21,16).-

d) Su cautividad en Cesarea y en Roma ( 21,17 à 28,31).-

San Jerónimo resume, en la carta al presbítero Paulino, su juicio sobre éste divino libro con las siguientes palabras: « el libro de los Hechos de los Apóstoles parece contar una sencilla historia y tejer la infancia de la Iglesia naciente. Más, sabiendo que su autor es Lucas, el médico «cuya alabanza está en el Evangelio» ( II Cor. 8,18), echaremos de ver que todas sus palabras son, a la vez que histor

5 respuestas

Calificación
  • Respuesta preferida

    El discurso de San Pablo a los atenienses es una obra maestra del cristianismo.

    HECHOS 17: 19-32

    "Atenienses, veo que vosotros sois, por todos los conceptos, los más respetuosos de la divinidad. Pues al pasar y contemplar vuestros monumentos sagrados, he encontrado también un altar en el que estaba grabada esta inscripción: "Al Dios desconocido." Pues bien, lo que adoráis sin conocer, eso os vengo yo a anunciar.

    "El Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él, que es Señor del cielo y de la tierra, no habita en santuarios fabricados por manos humanas, ni es servido por manos humanas, como si de algo estuviera necesitado, el que a todos da la vida, el aliento y todas las cosas.

    El creó, de un solo principio, todo el linaje humano, para que habitase sobre toda la faz de la tierra fijando los tiempos determinados y los límites del lugar donde habían de habitar,

    con el fin de que buscasen la divinidad, para ver si a tientas la buscaban y la hallaban;.. porque ha fijado el día en que va a juzgar al mundo según justicia, por el hombre que ha destinado,dando a todos una garantía.

    ...para ver si a tientas la buscaban y la hallaban; por más que no se encuentra lejos de cada uno de nosotros;

    28 pues en él vivimos, nos movemos y existimos, como han dicho algunos de vosotros: "Porque somos también de su linaje."

    29 "Si somos, pues, del linaje de Dios, no debemos pensar que la divinidad sea algo semejante al oro, la plata o la piedra, modelados por el arte y el ingenio humano.

    30 "Dios, pues, pasando por alto los tiempos de la ignorancia, anuncia ahora a los hombres que todos y en todas partes deben convertirse,

    31 porque ha fijado el día en que va a juzgar al mundo según justicia, por el hombre que ha destinado, dando a todos una garantía al resucitarlo de entre los muertos."

    32 Al oír la resurrección de los muertos, unos se burlaron y otros dijeron: "Sobre esto ya te oiremos otra vez."

    33 Así salió Pablo de en medio de ellos.”

    ¿Habíamos. leído y meditado en este pasaje bíblico antes?

    ¿Notamos que Pablo asuste a sus oyentes, o mas bien que los atraiga?

    Notas sobre Hechos 17 de:

    --Biblia católica Nacar-Colunga, Bac 1981, (Pag. 1591)

    "Pablo busca en su cultura helénica argumentaciones para convencer a aquellas gentes, para las que los textos bíblicos nada probaban...Pero la razón se estrella contra la <<locura>> de la cruz; por eso el fruto de la predicación fue exiguo."

    ----

    -La Biblia Edición Pastoral, Latinoamerica, EVD 1995

    "..Se le ofrece la oportunidad de hablar ante los filósofos y los notables de Atenas, y acepta. Adecua su mensaje a los intelectuales, pero sin éxito. Este fracaso no era como para sorprender, pues a la fe llegan, habitualmente, sólo aquéllos cuya vida los acerca a Cristo. Éstos, en cambio, sólo se interesaban por novedades; eran maestros, y Pablo no tenía ningún título....

    Luego venía el Evangelio, presentado como una reunificación de la humanidad y un juicio de Dios. Ahí era donde, sin duda, Pablo quería y podía dar su testimonio, pero no lo dejaron terminar su discurso..."

    --Biblia de Jerusalén, DDB 1979, (pag. 772)

    "17:18 El nombre de la "Resurrección" (Anastasis) es tomado de una diosa.."

    "17:22 Con el resumen de [Hechos] 14:15-17, es el único ejemplo conservado de la predicación de Pablo a los gentiles.

    Su fondo es bíblico, aunque trata y utiliza algunos temas religiosos del helenismo (el orden del universo lleva al conocimiento de Dios)...Romanos 1:19-25; véase 1 Corintios 1:8-25 y 2:1-5"

    Romanos 1:20 "Porque lo invisible de Dios, desde la creación del mundo, se deja ver a la inteligencia a través de sus obras: su poder eterno y su divinidad, deidad, forma que son inexcusables;"

  • Anónimo
    hace 1 década

    Nos toca hoy a nosotros seguir predicando a Cristo resucitado con nuestra forma de vida en los albores del siglo XXI:

    El Pueblo de Dios tiene una experiencia cierta y segura de Dios y la manifiesta a los hombres con su vida y su palabra.

    Todo buen cristiano es UN VERDADERO PROFETA, y entre más su vida y su palabra se asemejan a la vida y a la palabra de Jesucristo, más su testimonio profético adquiere precisión y claridad. Mientras que todo mal cristiano se vuelve un falso profeta porque con su vida y su palabra manifiesta a los hombres realidades falsas, como si fueran verdaderas y, más se acerca a la perfidia de Satanás, más pérfido es su testimonio profético. Renueva en distintas formas y modos al engaño de Satanás que indujo a Eva a pecar, diciéndole: " De ninguna manera pereceréis, más bien seréis como Dios y conoceréis lo que es el bien y lo que es el mal ".

    Falsos profetas hay donde quiera. Siempre hubo y siempre habrá. Y se sirven hoy ampliamente de los medios modernos de difusión del pensamiento humano para difundir y hacer llegar a todos sus falsedades.

    Por solapadas y astutas que vayan presentando sus insinuaciones, fácilmente las podemos desenmascarar, ya que siempre llevan a esto: a pisotear la ley de Dios, con miras a satisfacer nuestras pasiones. Y ésto en todos los sectores: personal, familiar y social; en todas las etapas de la vida y en cualquier condición en que uno se encuentre.

    Para todos, pues, vale la divina palabra del Señor

    " Guardaos de los falsos profetas "

  • hace 1 década

    Gracias por tenerlo presente.

    Un beso Carmele que esta en Madrid.

  • Anónimo
    hace 1 década

    Te envío información sobre Hechos de los apóstoles.

    HECHOS DE APÓSTOLES

    Título que recibió uno de los libros de la Biblia a partir del siglo II E.C. Abarca sobre todo la actividad de Pedro y Pablo, más bien que la de todos los apóstoles, y ofrece una historia fidedigna y extensa del impresionante comienzo y rápido crecimiento de la organización cristiana, primero entre los judíos y luego entre las naciones gentiles.

    En este libro sobresale el tema preponderante de toda la Biblia, a saber, el Reino de Jehová (Hch 1:3; 8:12; 14:22; 19:8; 20:25; 28:31); nos recuerda constantemente que los apóstoles dieron “testimonio cabal” tanto de Cristo como del Reino y que efectuaron su ministerio a cabalidad. (Hch 2:40; 5:42; 8:25; 10:42; 20:21, 24; 23:11; 26:22; 28:23.) Además, proporciona un marco histórico incomparable para el estudio de las cartas inspiradas de las Escrituras Griegas Cristianas.

    Escritor. La introducción del libro se refiere al evangelio de Lucas como “el primer relato”. Como ambos escritos están dirigidos a la misma persona, Teófilo, se sabe que Lucas fue el escritor de Hechos, aunque no firma la obra. (Lu 1:3; Hch 1:1.) Ambos relatos tienen estilo y fraseología similares. El Fragmento de Muratori, de finales del siglo II E.C., también lo atribuye a Lucas. Escritores eclesiásticos del siglo II E.C., como Ireneo de Lyón, Clemente de Alejandría y Tertuliano de Cartago, atribuyen a Lucas la autoría de Hechos cuando citan de este libro.

    Cuándo y dónde se escribió. El libro abarca un período de aproximadamente veintiocho años, desde la ascensión de Jesús, en 33 E.C., hasta el fin del segundo año del encarcelamiento de Pablo en Roma, alrededor de 61 E.C. Durante este período gobernaron sucesivamente cuatro emperadores romanos: Tiberio, Calígula, Claudio y Nerón. Puesto que narra sucesos que ocurrieron durante el segundo año del encarcelamiento de Pablo en Roma, no pudo haberse completado antes de esa fecha. Si el relato se hubiera escrito después, parece lógico que Lucas hubiese dado más información sobre Pablo. De haberse escrito después del año 64 E.C., seguramente habría mencionado la persecución violenta que Nerón desató ese año. Y si hubiera sido escrito después de 70 E.C., como algunos afirman, sería de esperar que se hubiese registrado la destrucción de Jerusalén.

    El escritor, Lucas, debió acompañar a Pablo en muchos de sus viajes y también en la accidentada travesía que realizó a Roma, pues utiliza en su narración los pronombres en la primera persona del plural: “nosotros”, “nos”, “nuestras”, “nuestro”. (Hch 16:10-17; 20:5-15; 21:1-18; 27:1-37; 28:1-16.) Además, Pablo envía los saludos de Lucas en las cartas escritas desde Roma (Col 4:14; Flm 24), lo que hace pensar que el libro se terminó de escribir en esa ciudad.

    Por consiguiente, Lucas fue testigo ocular de gran parte de los acontecimientos que narra, y en sus viajes tuvo relación con compañeros cristianos que intervinieron en algunos de los sucesos narrados o que al menos los habían presenciado. Por ejemplo, Juan Marcos pudo haberle contado cómo se liberó a Pedro de la prisión mediante un milagro (Hch 12:12), mientras que pudo haber sabido de los sucesos narrados en los capítulos 6 y 8 por medio de Felipe, el misionero. Y, como es natural, Pablo le daría muchos detalles de los sucesos que Lucas no vivió personalmente.

    Autenticidad. La exactitud del libro de Hechos ha quedado confirmada a través de los años por varios descubrimientos arqueológicos. Por ejemplo, Hechos 13:7 dice que Sergio Paulo era el procónsul de Chipre. Se sabe que poco antes de que Pablo visitara Chipre, un propretor o legado gobernaba la isla, pero el descubrimiento de una inscripción en Chipre prueba que llegó a estar bajo la jurisdicción del senado romano en la persona de un gobernador provincial llamado procónsul. La situación de Grecia durante la gobernación de César Augusto fue parecida. Acaya era una provincia gobernada directamente por el senado romano, pero cuando Tiberio llegó a ser emperador, él mismo se encargó de su gobierno, si bien, según Tácito, en tiempos del emperador Claudio volvió a ser una provincia senatorial. Se ha descubierto un fragmento de un rescripto de Claudio a los habitantes de Delfos (Grecia) en el que se hace referencia al proconsulado de Galión. Por consiguiente, Hechos 18:12 es exacto cuando se refiere a Galión como el “procónsul” durante la estancia de Pablo en Corinto, la capital de Acaya. (Véase GALIÓN.) Además, una inscripción hallada en un arco de Tesalónica (cuyos fragmentos se conservan en el Museo Británico) muestra el acierto de Hechos 17:8 al hablar de los “gobernantes de la ciudad” (“politarcas”, gobernadores de los ciudadanos), a pesar de que este título no se encuentra en la literatura clásica.

    En Atenas, el Areópago, o Colina de Marte, donde Pablo predicó se yergue hasta este día como testigo mudo de la veracidad de Hechos. (Hch 17:19.) Los términos y las expresiones médicas que se encuentran en este

    Fuente(s): Obra "Perspicacia para comprender las escrituras" editada por los Testigos de Jehová
  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • hace 1 década

    todo cristiano, todo bautizado debe leer Hechos, y la Biblia sobre todo, la Iglesia lo manda y lo recomienda.l

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.