Anónimo
Anónimo preguntado en Política y gobiernoLeyes y Ética · hace 1 década

Definicion de Derecho Civil Mexicano de 1928?

Buenas noches... alguien podría ayudarme a definir con exactitud el código civil mexicano de 1928 yo tengo una definición pero me parece corta... aquí les mando el concepto...

Es un código largo (3.044 artículos), que se caracteriza por constituir la más fuerte reacción contra el individualismo dentro de los Códigos occidentales...

Espero su pronta respuesta gracias

1 respuesta

Calificación
  • Respuesta preferida

    El Código Civil se publica por secciones bajo el nombre de Código Civil para el Distrito y Territorios Federales en Materia Común y para toda la República en Materia Federal,2 en el Diario Oficial de la Federación el 26 de mayo, 14 de julio, 3 y 31 de agosto de 1928, como se específica a continuación:

    El 26 de mayo aparecieron los artículos, del 1o. al 722.

    El 14 de julio aparecieron los artículos, del 723 al 1280.

    El 3 de agosto aparecieron los artículos, del 1281 al 1791.

    El 13 de agosto aparecieron los artículos, del 1792 al 3044, además de nueve transitorios.

    Se publicó también una aclaración al código (DOF, 20 de julio de 1928) y dos publicaciones de erratas (DOF, 13 de junio de 1928 y 21 de diciembre de 1928).

    IV. INICIO DE VIGENCIA

    El Código Civil comenzó a regir el 1o. de octubre de 1932, según decreto de Pascual Ortiz Rubio (presidente del 5 de febrero de 1930 a 3 de septiembre de 1932), fechado el 29 de agosto de 1932, y publicado en el DOF de 1o. de septiembre de 1932.

    Haremos algunos comentarios al inicio de su vigencia. El Código Civil fue promulgado por el titular del Poder Ejecutivo, general Plutarco Elías Calle, el 30 de agosto de 1928, no obstante esto, inició su vigencia cuatro años después, trataremos de explicar los motivos que prolongaron la vacatio legis.

    Es dentro del cuatrienio del presidente Plutarco Elías Calles, cuando se faculta al Poder Ejecutivo, a su cargo, para expedir reformas, entre otros códigos, al Código Civil.

    Plutarco Elías Calles se refiere, al abrir las sesiones ordinarias del Congreso, el día 1o. de septiembre de 1926, a los puntos culminantes de las reformas que se pretenden introducir al Código Civil, de las cuales hace un resumen.3 Y todavía Elías Calles, al rendir su tercer informe ante el Congreso de la Unión, el 1o. de septiembre de 1927, afirmaba que los proyectos de reformas casi estaban concluidos y revisados, y dentro de pocos días se pasarían a la cámaras para que autorizaran su expedición.4 Y ya en su informe de labores último, del 1o. de septiembre de 1928, alude a algunas de las principales reformas y se habla del nuevo código ya promulgado.5

    Efectivamente, el Código Civil fue publicado por secciones en el Diario Oficial de la Federación en 1928, durante mayo, julio y agosto.

    Es necesario mencionar que el artículo 1o. transitorio del texto publicado en el Diario Oficial de la Federación, textualmente establecía:

    Artículo 1o. transitorio. "Este Código entrará en vigor en la fecha que fije el Ejecutivo".

    Aunque, en una edición oficial del Código Civil, realizada por la Secretaría de Gobernación, Talleres Gráficos de la Nación, México, D. F., 1928, el artículo 1o. transitorio, tenía una redacción distinta a la arriba transcrita, pues decía:

    Artículo 1o. transitorio. "Este Código entrará en vigor el 31 de agosto de 1928".

    Con lo que podemos inferir que se pretendía que el código entrará en vigor inmediatamente después de su publicación, lo que finalmente no ocurrió.

    Transcurre el tiempo, y el Código Civil no entraba en vigor, lo que nos permite atender a lo dicho por un miembro de la comisión redactora del código:

    Tres años va a cumplir el Código de estar sufriendo la espera de su vigencia. No fue suficiente su triunfo conquistado en buena lid intelectual, ni la eliminación de importantes reformas que no lograron salvarse; aún es muy poderosa la corriente conservadora que se opone a su vigencia y gran parte de la dificultosa gestación del nuevo Código de Procedimientos Civiles a ello obedece, ya que bien comprenden que mientras éste no se concluya aquél no podrá ponerse en vigor...6

    Como se aprecia, García Téllez sostenía que el Código Civil promulgado desde 1928 no entraba en vigor por dos razones: la primera, por la oposición conservadora, y la segunda, por esperar la terminación del Código de Procedimientos Civiles.

    Aun más, podemos agregar a lo anterior la situación política en México, pues ésta se ve alterada con la muerte de Álvaro Obregón ocurrida el 18 de julio de 1928, siendo ya presidente electo, para ocupar el cargo por segunda ocasión, e inmediatamente después de que concluyera su periodo Plutarco Elías Calles.

    Ante tal circunstancia, el Congreso de la Unión designó a Emilio Portes Gil como presidente, para que ocupara el cargo desde el 30 de noviembre de 1928 hasta el 5 de febrero de 1930, periodo dentro del cual se llevaron a cabo las elecciones presidenciales, resultando electo Pascual Ortiz Rubio para ocupar el Poder Ejecutivo desde el 5 de febrero de 1930 hasta el 3 de septiembre de 1932, fecha en la que presentó su renuncia, por lo que nuevamente el Congreso de la Unión designó como presidente para concluir el cuatrienio al general Abelardo L. Rodríguez, desde el 4 de septiembre de 1932 hasta el 30 de noviembre de 1934.

    Es digno de mencionar que Emilio Portes Gil, al rendir su informe de gobierno ante el Congreso de la Unión el 1o. de septiembre de 1929, expresaba, respecto

    ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

    OTRA FUENTE DE INFORMACION ES ESTA:

    ANTECEDENTES HISTÓRICOS DEL DERECHO CIVIL MEXICANO

    INTRODUCCIÓN

    El sentido de universalidad que tiene la historia se encuentra en su íntima relación con el continuo camino de la propia vida humana y en ella radica su razón y su poder. El hombre va haciendo la historia y al guardar la memoria de sus hechos, matiza la profunda dimensión de su existencia; dándole auto conocimiento. De ahí que como ciencia de la cultura sea la que más se acerque a la vida, en cuya indestructible relación reside simultáneamente su debilidad y su fuerza. En este síntesis de su camino, el hombre trata de descifrara esa reflexión, José Ortega y Gasset afirmaba “El hombre no tiene naturaleza, sino que tiene... historia”. En la síntesis de su vivir, el hombre se convierte en historia.

    Herodoto, padre de la historia, en el primero de sus nueve libros, pretende realizar la exposición de sus investigaciones y detener el tiempo “para que nos desvanezca con él, los hechos de los hombres y para que no queden sin gloria las grandes y maravillosas obras, así de los griegos como de los bárbaros, y sobre todo, la causa por la que se hicieron la guerra”

    Como no podemos dejar de apreciar en todo relato de orden cronológico, la misma manifestación humana que es la creadora del derecho, esto es, de todo derecho y de todo el derecho, las líneas subsecuentes proyectan darle al lector un panorama en el que los tiempos se vincules, de manera que el ayer, el hoy y el siempre, resulten de la lógica continuidad que impone el desarrollo de las instituciones jurídicas civiles.

    Las fuentes indican que ha existido una escuela histórica sobre la evolución del derecho, fundada por Federico Carlos de Savigny, que entiende que no sabe considerar al orden normativo aisladamente, ni separarlo sea del pasado ni del porvenir al que se dirige. De ahí que sea básico estudiar las fórmulas de las instituciones jurídicas desde su origen y su desarrollo, modificaciones y transformaciones, a fin de conocerlas y entender su sentido. He ahí el significado de los estudios históricos.

    José Castán Tobeñas en su Derecho Civil Español, Común y Floral señala que el estudio del desenvolvimiento del derecho civil, entraña simultáneamente entre un interés histórico -por que muestra la aparición de un sistema orgánico del derecho privado destinado a ser “carne y sangre de las legislaciones modernas”-y un interés sociológico por que presenta una grandiosa evolución que puede ser seguidas a través de etapas muy bien definidas. De ahí que entre otros aspectos de sus observaciones, destaca singularmente la fecunda aportación del sistema jurídico romano, que por conducto de los códigos de Justiniano y de Napoleón, ha venido a ser la base del nuestro. En referencia a la filosofía de la historia -el mismo maestro español- invoca a Guillermo Federico Hegel, quien afirmaba que la misión del espíritu romano en la historia universal ha constituido en la realización de la idea del derecho. Sin embargo, no soslaya los elementos que aportaron los pueblos que sometieron a las normas romanas, particularmente, ciertos matices diferenciales convergentes, como el elemento germánico -que infundió al derecho en espíritu social que le había faltado al romano que giraba sobre el individuo y su libertad- que le dio conciencia de su existencia como miembro de su comunidad. En ello participa también el elemento canónico, cuyas direcciones éticas y religiosas le dan un profundo sentido de espiritualización -modificando la cultura básica del derecho de familia- así como el elemento indígena, que por su variedad de pueblo a pueblo, permite considerar su contenido, complejidad e importancia. Estos factores contribuyeron a lo que se le conoce como el fenómeno histórico llamada “recepción del Derecho Romano”, que permitió se le invocara, observara por los tribunales y enseñara en las universidades europeas.

    APORTACIÓN DE ESPAÑA

    En el orden de los orígenes del derecho civil español, los estudios históricos han podido distinguir cronológicamente, cinco etapas, que corresponden todas y cada una de ellas, a épocas muy definidas de su desarrollo.

    Primera Etapa. Época Primitiva. Las brumas y efemérides de la historia, registran que la península ibérica estuvo habitada por distintos pueblos, con manifestaciones culturales propias, que deban a las regiones que poblaban la peculiaridad de sus propias costumbres y desde luego que observaban sus propias reglas y usos sociales.

    Entre estos pobladores aparecen los iberos, los celtas, fenicios, griegos y cartagineses que no obstante la huella social que por sus caracteres dejaron en los territorios col

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.