Anónimo
Anónimo preguntado en Ciencia y matemáticasMedicina · hace 1 década

En que consiste el efecto nefrotóxico de los aminoglucósidos?

2 respuestas

Calificación
  • Anónimo
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    el efecto nefrotóxico de los aminoglucósidos aparece en el 5-20 % de los pacientes tratados. Este dato es difícil de precisar, puesto que en general los pacientes que presentan nefrotoxicidad

    tienen algún factor de riesgo añadido (sepsis o edad avanzada) o se están tratando simultáneamente con otros fármacos nefrotóxicos.

    Aunque la lesión más importante se produce en las células del túbulo proximal, se han demostrado también alteraciones en el glomérulo, consistentes en una reducción del filtrado glomerular secundario a un descenso del coeficiente de ultrafiltración y del flujo sanguíneo renal.

    Con el microscopio electrónico se han podido demostrar alteraciones morfológicas concomitantes que consisten en una reducción en el número y tamaño de los poros de la superficie del endotelio glomerular.

    En los túbulos se observa necrosis celular que no llega a afectar la membrana basal. El antibiótico se une inicialmente al fosfatidilinositol de la membrana celular. Posteriormente, en el interior de la célula, al que llega por pinocitosis, proceso que requiere energía y que es regulado por la concentración de calcio intracelular, se concentra en los lisosomas, donde origina la formación de unas estructuras denominadas cuerpos mieloides o citosegregasomas. A nivel bioquímico, los aminoglucósidos inhiben las fosfolipasas A1, A2 y Cl, y reducen la actividad de la esfingomielinasa. Una vez superada la capacidad acumulativa de los lisosomas, éstos se rompen y el aminoglucósido es liberado en el citoplasma de la célula, donde interactúa con diferentes estructuras, produciendo finalmente la muerte celular. Estos cambios se acompañan de un aumento en la excreción urinaria de enzimas, proteínas, electrólitos y células.

    La toxicidad renal de los aminoglucósidos es un cuadro reversible que habitualmente aparece varios días después de comenzar el tratamiento y cuya gravedad aumenta con rapidez. Por ello es imprescindible valorar periódicamente la creatinina plasmática o el aclaramiento, para realizar un ajuste de dosis en caso necesario.

    El riesgo de nefrotoxicidad es mayor en personas de edad avanzada, en mujeres, en pacientes con insuficiencia renal previa, estados de depleción de agua y sodio o acidosis metabólica; este último no es un hecho constante y puede estar más en relación con una mala situación clínica generalizada del paciente. Además, el riesgo aumenta también en estados de hipotensión previa, enfermedad hepática o si se asocian otros fármacos nefrotóxicos (anfotericina B, ciclosporina, etc.).

    En cuanto a la relación nefrotoxicidad-dosificación o nefrotoxicidad-concentración plasmática, en este momento parece claro que tanto la dosis como la duración del tratamiento y la cantidad total de antibiótico recibida influyen en la toxicidad. Además, se ha observado que la administración en infusión continua origina mayor nefrotoxicidad que la administración intermitente y ésta más que la infusión de la dosis diaria total en una sola vez; no obstante, esto último es todavía discutible, no sólo desde el punto de vista farmacocinético, sino también desde un punto de vista bacteriológico .

    En cuanto a la relación toxicidad-concentración plasmática, está claro que mantener los niveles plasmáticos en el intervalo terapéutico, en particular el mínimo, reduce notablemente la nefrotoxicidad, aunque existe una gran variabilidad individual tanto en el nivel alcanzado para una misma dosis, como en la aparición de toxicidad.

  • hace 1 década

    Hola

    Aproximadamente 8% a 26% de los pacientes que reciben un aminoglucósido por un período mayor a varios días, desarrollan una insuficiencia renal leve que suele ser casi siempre reversible. La toxicidad por aminoglucósidos es producto de la acumulaciَón y retenciَón de dicha droga en los tْúbulos renales proximales

    El aminoglucósido es excretado por filtraciَón glomerular, aunque un pequeٌño porcentaje de la droga filtrada es reabsorbida en los tْúbulos proximales. Esta reabsorciَón es hecha por pinocitosis a través de la superficie apical de las células tubulares proximales. Una vez en el interior de la célula, el aminoglucَósido perturba la integridad de las mitocondrias y los lisosomas. La toxicidad por estos antibiَticos está mediada por mecanismos tanto necrَóticos, como no necróticos. La acumulaciَón de esta droga en la corteza renal puede alcanzar concentraciones que exceden los niveles séricos hasta unas siete veces, siendo precisamente esta acumulaciَón tisular la base de la toxicidad tubular proximal de la droga.Sin embargo, se ha descrito una disociaciَón entre dicha acumulaciَón tisular y la preservaciَón de la funciَón renal.

    Los aminoglucَósidos pueden también alterar los mecanismos de concentraciَón urinaria, así como la respuesta de los tْúbulos colectores a la vasopresina.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.