Anónimo
Anónimo preguntado en Ciencias socialesPsicología · hace 1 década

Parte 2. ¿Y tu conociste "El círculo del 99 "?

...Así fue. Esa noche, el sabio pasó a buscar al rey. Juntos se escurrieron hasta los patios del palacio y se ocultaron junto a la casa del paje. Allí esperaron el alba. Cuando dentro de la casa se encendió la primera vela, el hombre sabio agarró la bolsa y le pinchó un papel que decía: “Este tesoro es tuyo. Es el premio por ser un buen hombre. Disfrútalo y no cuentes a nadie cómo lo encontraste.”Luego ató la bolsa con el papel en la puerta del sirviente, golpeó y volvió a esconderse. Cuando el paje salió, el sabio y el rey espiaban desde atrás de unas matas lo que sucedía. El sirviente vio la bolsa, leyó el papel, agitó la bolsa y al escuchar el sonido metálico se estremeció, apretó la bolsa contra el pecho, miró hacia todos lados de la puerta, y se arrimaron a la ventana para ver la escena. El sirviente había tirado todo lo que había sobre la mesa y dejado sólo la vela. Se había sentado y había vaciado el contenido de la bolsa sobre la mesa.

Actualización:

Sus ojos no podían creer lo que veían, ¡Era una montaña de monedas de oro! Él, que nunca había tocado una de estas monedas, tenía hoy una montaña de ellas para él. El paje las tocaba y amontonaba, las acariciaba y hacía brillar la luz de la vela sobre ellas. Las juntaba y desparramaba, hacía pilas de monedas. Así, jugando y jugando empezó a hacer pilas de 10 monedas. Una pila de diez, dos pilas de diez, tres pilas, cuatro, cinco, seis y mientras sumaba 10, 20,30, 40, 50, 60 hasta que formó la última pila: 9 monedas !!!Su mirada recorrió la mesa primero, buscando una moneda más. Luego el piso y finalmente la bolsa.“No puede ser”, pensó. Puso la última pila al lado de las otras y confirmó que era más baja.¡Me robaron -gritó- me robaron, malditos!!Una vez más buscó en la mesa, en el piso, en la bolsa, en sus ropas, vació sus bolsillos, corrió los muebles, pero no encontró lo que buscaba.

Actualización 2:

Sobre la mesa, como burlándose de él, una montañita resplandeciente le recordaba que había 99 monedas de oro “sólo 99”. “99 monedas. Es mucho dinero”, pensó. Pero me falta una moneda. Noventa y nueve no es un número completo, pensaba- Cien es un número completo pero noventa y nueve, no. El rey y su asesor miraban por la ventana. La cara del paje ya no era la misma, estaba con el ceño fruncido y los rasgos tiesos, los ojos se habían vuelto pequeños y arrugados y la boca mostraba un horrible rictus, por el que se asomaban los dientes. El sirviente guardó las monedas en la bolsa y mirando para todos lados para ver si alguno de la casa lo veía, escondió la bolsa entre la leña. Luego tomó papel y pluma y se sentó a hacer cálculos. ¿Cuánto tiempo tendría que ahorrar el sirviente para comprar su moneda número cien?.Todo el tiempo hablaba solo, en voz alta. Estaba dispuesto a trabajar duro hasta conseguirla. Después quizás no necesitara trabajar más.

Actualización 3:

Con cien monedas de oro, un hombre puede dejar de trabajar. Con cien monedas de oro un hombre es rico. Con cien monedas se puede vivir tranquilo. Sacó el cálculo. Si trabajaba y ahorraba su salario y algún dinero extra que recibía, en once o doce años juntaría lo necesario. “Doce años es mucho tiempo”, pensó. Quizás pudiera decirle a su esposa que buscara trabajo en el pueblo por un tiempo. Y él mismo, después de todo, él terminaba su tarea en palacio a las cinco de la tarde, podría trabajar hasta la noche y recibir alguna paga extra por ello. Sacó las cuentas: sumando su trabajo en el pueblo y el de su esposa, en siete años reuniría el dinero. ¡¡¡Era demasiado tiempo!!! Quizás pudiera llevar al pueblo lo que quedaba de comidas todas las noches y venderlo por unas monedas. De hecho, cuanto menos comieran, más comida habría para vender.... vender.... Vender.... estaba haciendo calor. ¿Para qué tanta ropa de invierno?¿Para qué más de un par de zapatos?

Actualización 4:

Era un sacrificio, pero en cuatro años de sacrificios llegaría a su moneda cien. El rey y el sabio, volvieron al palacio. El paje había entrado en el círculo del 99... Durante los siguientes meses, el sirviente siguió sus planes tal como se le ocurrieron aquella noche. Una mañana, el paje entró a la alcoba real golpeando las puertas, refunfuñando y amargado.¿Qué te pasa?- preguntó el rey de buen modo. Nada me pasa, nada me pasa.

Antes, no hace mucho, reías y cantabas todo el tiempo. Hago mi trabajo, ¿No? ¿Qué querría su Alteza, que fuera su bufón y su juglar también? No pasó mucho tiempo antes de que el rey despidiera al sirviente. No era agradable tener un paje del círculo del 99.

14 respuestas

Calificación
  • Anónimo
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    La avaricia rompe el saco y el paje se hizo avaricioso, hasta el punto que se le fué el buen humor, cuando mejor humor debía tener porque no tenía problemas económicos, pero para él que le faltara una moneda significaba tener problemas económicos.

    Siempre digo que si me toca la lotería, me lo digan despacito, te ha tocado tanto, lo asimilo, te ha tocado tanto y lo asimilo porque si no, me puede dar un infarto y no aprovechar lo que me toque, aunque sea algo que siempre toca a otros jajaja. Besos y buena lección, tardaste en poner el resto de la historia, estaba ya nerviosa esperando el final. Gracias.

  • Azul
    Lv 6
    hace 1 década

    CONOCI ESE CUENTO DEL LIBRO DE BUCAY. CREO QUE EL CRICULO DEL 99 ES INHERENTE A LA RAZA HUMANA, QUE TODOS ESTAMOS UN POCO LOCOS JUSTAMENTE POR ESTO DE LA INSATISFACCION PERMANENTE A LA QUE NOS LLEVA EL NO DISFRUTAR DE LO QUE TENEMOS Y ESTAR SIEMPRE DETRAS DE ALGO MAS , DE ESE "OSCURO OBJETO DEL DESEO...."

  • hace 1 década

    .....y cuando he tratado de no entrar al circulo del 99, me llaman conformista, fracasado y sin ambiciones.....

    Total que no damos una.....

    buenisimo el relato, lo recuerdo de hace unos diez años...

  • hace 1 década

    Excelente relato!!!, la verdad yo no he conocido el círculo del 99 pero si a personas que están inmersas en el y en verdad son de muy difícil trato. Maldita la avaricia que hecha a perder a las personas...

    Saludos

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • No lo he conocido, hasta apenas que lo publicas aquí. Está muy interesante.

    Suerte y Saludos!

  • hace 1 década

    Amiga Margaret he leido tu segunda parte ,y la defino con una sola palabra...."Ambiciòn"

    abrazos.

  • hace 1 década

    Hola, gracias por compartir la segunda parte. Lo encontre sumamente interesante, como el dinero cambia la actitud de las personas. Saludos.

  • Anónimo
    hace 1 década

    gracias por el final esperar valio la pena siempre una enseñanza

  • hace 1 década

    y en donde empieza el circulo 99 termina la humildad,,,,empiezan los sentimientos de la avaricia, el odio, la envidia, el tedio, la holgazaneria, el conformismo, etc....siempre el dinero y lo material nos volveran superficiales y vanos aun a contra de nuestra propia escencia espiritual....

  • hace 1 década

    Está muy bueno. Lo conocía, pero no lo recordaba. Me llega en buen momento: acabo de darme cuenta de que ayer me dieron un vuelto con un billete falso. Ya no puedo reclamar. De veras que a esta altura del mes me complicó las cosas, más allá de la bronca. Pero tienes razón. Es como la moneda que "supuestamente" falta. No vale la pena angustiarme por ese billete cuando tengo tantas otras cosas tan valiosas, y sé que el dinero no me va a faltar, y en unos días cobraré nuevamente.

    Un beso grande!

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.