Anónimo
Anónimo preguntado en Arte y humanidadesHistoria · hace 1 década

¿cuales son las diferencias entre centralistas y federalistas?

Hola, para ser mas clara todo esta relacionado con Mexico.

4 respuestas

Calificación
  • hace 1 década
    Respuesta preferida

    EL CENTRALISMO MEXICANO

    La Adopción del Centralismo

    Los centralistas pensaban que un gobierno central fuerte, como el de la colonia, aseguraría el orden público necesario para que la economía nacional no se estancara y México pudiera encaminarse por las vías del progreso. Ya que fracasó la primero República Federal el Congreso construyó una comisión para elaborar un proyecto de reforma y el 23 de octubre se promulgó las Bases Constitucionales y después el 30 de diciembre de 1836 se generó Las Siete Leyes, la que destaca:

    *

    Ciudadanía, nacionalidad, derechos y obligaciones de los mexicanos

    *

    Estableció el Supremo Poder Conservador, con muchas facultades y responsables de sus acciones solamente ante Dios

    *

    Relativo al Poder Judicial

    *

    Relativo al Supremo Poder Ejecutivo. Amplió el periodo presidencial a 8 años, la elección sería por los ministros, el Congreso y la Alta Corte de Justicia

    *

    Organización del Poder Judicial, estaría formado por la Corte Suprema de Justicia, los tribunales supremos de los departamentos, los de hacienda y los juzgados de Primera Instancia

    *

    La división territorial del país cambiaría a ser dividida en departamentos subdivididos en distritos, cuyos gobernantes serían nombrados por el ejecutivo

    *

    Toda ley podría ser modificada solamente 6 años después de su publicación

    El Congreso convocó elecciones en 1837. Los candidatos eran Nicolás Bravo, Lucas Alemán y Anastasio Bustamante. Fue electo Bustamante quien gobernó solamente 4 años, y en 2 ocasiones tuvo que dejar la presidencia en manos de Santa Anna, porque Bustamante no logró imperar el orden en el país. Durante la presidencia de Bustamante sucedieron desastres naturales, una invasión de Francia y la independencia de Yucatán.

    La Separación de Yucatán se enmarcó dentro de un movimiento federalista radical que inició el 29 de mayo de 1839 porque el gobierno le había quitado los privilegios económicos que siempre había tenido. Hasta 1843 Yucatán se reincorporó a México, gracias a que recibió concesiones del gobierno: no contribuir con soldados al ejercito mexicano y quedarse con los productos de sus aduanas marítimas.

    En agosto de 1841 estalló en Guadalajara una rebelión encabezada por el general Paredes, quería deponer a Bustamante y convocar un Congreso Constituyente. Santa Anna y varias personas apoyaron a Paredes y se levantaron en armas. En septiembre firmaron las Bases de Tacubaya, en el cual se acordaba que mientras se creaba una nueva constitución cesarían todos los poderes y se nombraría a un ejecutivo provisional. Bustamante no pudo hacer nada y firmó la paz y salió del país. Santa Anna y Paredes proclamaron la Federación y el retorno temporal de la Constitución de 1824. Santa Anna fue presidente interino en octubre de 1841 y terminó en 1842. En abril de 1842 se creó un nuevo Congreso Constituyente que agrupo a liberales y conservadores, todos estuvieron de acuerdo en que México fuera una República Representativa y Popular pero los problemas iniciaron cuando se quiso decidir si fuera federal o central. Santa Anna intentó someter al Congreso a su voluntad pero no pudo y se marchó a Veracruz y dejó como interino a Bravo quien desconoció al Congreso y creó la Junta Nacional Legislativa, la cual se dedicó a redactar las Bases de Organización Política de la República mexicana la cual fue promulgada por Santa Anna el 12 de Junio de 1842. Esta presidencia se convirtió en una odiosa dictadura para la población del país. En 1844 el general Paredes y Arrillaga encabezaron un levantamiento en la ciudad de Guadalajara que culminó con la aprensión y el destierro de Santa Anna. El general José Joaquín Herrera asumió la presidencia. Durante su gobierno fue la constante amenaza de Estados Unidos por su interés en Nuevo México y California.

    Herrera cambió algunos artículos constitucionales para fortalecer el Congreso y con la finalidad de acabar con las divisiones políticas internas, se mostró conciliador con los federalistas y conservadores.

    Los federalistas, encabezados por Gómez Farías, trataron de derrocar al presidente. Aunque Herrera pudo controlarlos en diciembre de 1845 Paredes lanzó el Plan de San Luis en el que desconocía al ejecutivo y ordenaba convocar a un Congreso extraordinario en el que todas las clases sociales estuvieran representadas. Lo que a Paredes le molestó en realidad fue que Herrera no hizo nada cuando EUA incorporó a Texas a su confederación en 1845.

    El 3 de enero de 1846 el Congreso nombró a Paredes presidente interino del país quien demostró tener grandes dotes políticos, preparó al país para la guerra contra EUA. Llevó a cabo una depuración de su gobierno y la Secretaría de Hacienda.

    Los federalistas, encabezados por Gómez Farías y Laufraga, provocaron diversos levantamientos. Lograron que nuevamente se rigiera la Constitución de 1824 y, aunque los estadounidenses habían penetrado a territorio nacional, los federalistas se levantaron contra el gobierno. Los federalistas llamaron a Santa Anna para que ocupara el ejecutivo de la nación. Santa Anna fue al frente contra EUA y dejó a Gómez Farías en su lugar quien volvió a llevar una política contraria a la Iglesia y generó levantamientos. Santa Anna regresó para derogar los decretos emitidos por Gómez Farías y cuando los estadounidenses estaban apunto de tomar la Ciudad de México Santa Anna decidió renunciar al ejecutivo y exiliarse.

    CAPITULO II

    La segunda república federal (1846-1855)

    Al finalizar la guerra de 1846-1848, la situación del país empeoró ya que ocurrieron estallidos violentos entre grupos indígenas, y estos comenzaron a adquirir un tinte racial que ponía en peligro la unidad nacional que pregonaban los políticos federalistas.

    Caciques como: Santiago Imán y Jacinto Pat pusieron a los indios en contra de los blancos se convirtió tan común que las ciudades de Mérida y Campeche quedaron como los únicos bastiones blancos.

    En 1850 se logró poner un fin a la guerra de castas. En las proposiciones de Cruzchen se estableció que:

    *

    Los indios y blancos se libraran del pago de contribución personal

    *

    Disminuía el costo de los derechos del matrimonio y el bautismo

    *

    Se permitía el libre establecimiento de los indios en ejidos, tierra, comunidad y baldíos

    *

    Se prohibía la venta de mayas mexicanos como esclavos al extranjero

    Herrera volvió a ocupar la silla presidencial en 1848, fue uno de los presidentes mexicanos más respetuosos de la libertad política en el siglo XIX, luchó contra el bandolerismo, reformó el sistema penitenciario, inició una campaña contra el alcohol, que era uno de los mayores problemas de ese momento.

    En 1851 Mariano Arista sucedió a Herrera, su gobierno se caracterizó por la inestabilidad causada por los constantes levantamientos que promovían el retorno de Santa Anna, la prensa atacaba al gobierno por la anarquía política y la quiebra económica. Arista renunció el 5 de enero de 1853. Juan B. Ceballos fue designado por el Congreso como presidente de México, este propuso que se formara un Congreso extraordinario pero se lo negaron, por lo que dejó la presidencia.

    Manuel María Lombardini le sucedió a Ceballos, y convocó elecciones en 1853. el triunfo fue de Santa Anna.

    Santa Anna optó por ayudar a los conservadores. Las condiciones que Lucas Alamán puso a Santa Anna para gobernar con el partido conservador fueron:

    *

    Hacer una nueva división territorial

    *

    Que organizara un ejército eficiente

    *

    Arreglar todo lo relativo a la administración eclesiástica con el Papa

    Alamán pensaba utilizar a Santa Anna como medio para que los conservadores obtuvieran el poder.

    Mientras vivió Alamán Santa Anna estuvo controlado pero a su muerte Santa Anna se convirtió en dictador y para centralizar el poder creó la ley de imprenta que prohibía que la prensa atacara al gobierno, exigió el uso de pasaportes para viajar por el interior del país, inició la persecución de liberales, gobernó al margen de la constitución.

    Santa Anna tuvo que afrontar sus problemas del extranjero, los estadounidenses querían adquirir los territorios de Baja California, parte de Sonora, Chihuahua, Coahuila y Tamaulipas. El gobierno mexicano se negó a vender tales territorios por lo que firmó el tratado de Gasten por el que vendió el territorio de la Mesilla. En este régimen el levantamiento de Ayutla en 1855 fue el más importante por las repercusiones que hubo.

    CONFLICTOS INTERNACIONALES

    La guerra de Texas

    Los problemas empezaron cuando los franceses vendieron Luisiana al gobierno estadounidense. España y EUA no se ponían de acuerdo con los límites fronterizos. En 1859 firmaron el tratado de Adams-Onis que fijaba la frontera entre Luisiana y Texas

    Durante el periodo de disputas grupos anglosajones se fueron a establecer a Texas bajo el mando de Moisés Austin y su hijo, quienes recibieron concesiones muy favorables por parte de las autoridades españolas. Tras la independencia el emperador Iturbide les respetó sus tierras promoviendo más la colonización anglosajona.

    Con la idea de anexarse Texas, Washington fomentó el arribo a las colonias adictas a su régimen, la política le aseguraba que cuando la región se independizara se dificultaría tener un gobierno autónomo y que por ningún motivo quisiera unirse a ese país.

    En 1829 Vicente Guerrero abolió la esclavitud en México y muchos colonos texanos que eran propietarios de esclavos se mostraron inconformes y encabezaron levantamientos contra el gobierno.

    En un intento demasiado tardío por salvar a Texas de manos de los Estados Unidos, Alamán emitió la ley del 6 de abril, en la que sugería al gobierno los siguientes puntos:

    #

    Incrementar la población mexicana que habitaba en Texas y fomentar la colonización no anglosajona

    #

    Fomentar el comercio marítimo de Texas con otros puertos mexicanos

    #

    Hacer que Texas desprendiera más del gobierno federal

    #

    Que el gobierno federal enviara un representante a Texas para que viera que se necesitaba a fin de lograr que la región no se independizara

    En 1835, cuando en Biseca (Coahuila) hubo un levantamiento a favor del federalismo, los colonos y algunos federalistas entre ellos Gómez Farías y Zavala, se reunieron en San Felipe el 11 de noviembre y declararon que Texas se independizara en tanto no regresara la constitución de 1824

    El 2 de marzo de 1836 los texanos proclamaron la independencia de Texas, cuyo presidente sería David Burnett y Lorenzo de Zavala sería vicepresidente. Los colonos acusaron a México de mantener en su territorio un militadísimo odioso y de no favorecer su desarrollo económico al establecer aranceles muy altos.

    Santa Anna se enfrentó a los colonos texanos en el Alamo, al llegar a San Jacinto fue aprendido y llevado a Galveston en donde fue obligado a firmar los tratados de Velasco en los que se comprometía a:

    *

    Retirar sus tropas del sur del río Bravo

    *

    No continuar con la guerra

    *

    Influir en el gobierno mexicano para que reconociera la independencia de Texas

    Santa Anna fue llevado a Washington con el presidente Andrew Jackson quien lo dejó en libertad.

    En 1837 EUA reconoció Texas como estado independiente.

    EL FEDERALISMO MEXICANO

    Antecedentes

    Los principales antecedentes del Federalismo Mexicano son la

    Constitución Federal de los Estados Unidos de América y las

    instancias locales de gobierno y administración creadas dentro

    de la Monarquía española a fines del siglo XVIII y principios del

    XIX, primero como parte de las Reformas Borbónicas y después

    a partir de la Constitución de Cádiz.

    Los Estados Unidos de América se construyeron a partir de trece

    colonias autónomas que decidieron unirse en una

    Confederación y posteriormente en una Federación.

    Los países hispanoamericanos surgieron del desmembramiento de

    los virreinatos y las capitanías generales en los que estuvo

    organizado el imperio español.

    Organización administrativa del Imperio

    La representación y articulación de los intereses locales se daba a

    través de los ayuntamientos, ahí donde estos existían. El

    municipio constituyó desde el inicio mismo del proceso de

    conquista y colonización en el siglo XVI la base de la expansión

    territorial del Imperio español en América.

    Las instancias de gobierno que fueron importantes para definir

    demarcaciones territoriales que habrían de dar paso a los

    estados de la Federación Mexicana fueron las intendencias y

    las diputaciones provinciales.

    Las intendencias constituyeron el proyecto más ambicioso de

    reordenación política y administrativa del imperio español en las

    postrimerías de la colonia y el antecedente más importante de

    la división política que prevaleció después de la independencia.

    Nuevas formas de representación política

    La segunda instancia de gobierno local, las diputaciones

    provinciales, fueron una de las más audaces reformas de la

    Constitución de Cádiz y entró en vigor en 1820, con el

    restablecimiento de la Constitución. Inicialmente se aprobaron

    seis diputaciones: México, Guadalajara, Monterrey, Mérida,

    Guanajuato y San Luis Potosí, pero después se crearon las de

    Puebla, Veracruz, Michoacán, Oaxaca y Querétaro.

    Con estos antecedentes de organización política local, se había

    fortalecido un sentimiento regionalista contrario al regreso del

    gobierno absoluto de las autoridades de la Ciudad de México

    sobre el vasto territorio del antiguo virreinato.

    La forma republicana federal de gobierno se convirtió en la opción

    de aquellos que querían pertenecer a una nación grande y

    fuerte sin sacrificar su autonomía local.

    El Constituyente de 1823-1824

    El Plan de Casa Mata, proclamado en febrero de 1823 y que sirvió

    como bandera política del movimiento que terminó con el

    Imperio, contenía una clara orientación federalista al establecer

    que las provincias asumirían su propio gobierno en tanto se

    derrocaba a Iturbide.

    También había críticos del sistema federal que consideraban que

    la Constitución de Estados Unidos había logrado unir a trece

    colonias que siempre habían estado separadas, pero que una

    Constitución Federal Mexicana dividiría a provincias que

    siempre habían estado unidas por un gobierno central fuerte.

    En este contexto, destacó la intervención de fray Servando Teresa

    de Mier en el Constituyente de 1823-1824, ya que llamó a una

    transición gradual del centralismo al federalismo, posición

    intermedia que sin embargo no prosperó.

    La Constitución de 1824

    Mientras que la Constitución norteamericana permitió al gobierno

    de los Estados Unidos cobrar impuestos a los ciudadanos, la

    Constitución Mexicana de 1824 redujo los ingresos del Estado

    federal al producto de las aduanas, de algunos de los antiguos

    monopolios que habían pertenecido a la Corona española, más

    una cantidad que se cobraría a los estados proporcionalmente a

    su riqueza y que recibiría el nombre de contingente.

    La fragilidad fiscal del Estado mexicano tuvo su origen en la

    irregularidad con la que se pagó el contingente y en la temprana

    enajenación de sus otras fuentes de ingreso, principalmente las

    aduanas, a sus principales acreedores.

    Los ayuntamientos fueron reglamentados por los congresos de los

    estados, con lo cual hubo notables diferencias entre uno y otro

    estado tanto en los criterios para su erección como en sus

    atribuciones.

    Caída de la República Federal

    Hubo diversas causas que precipitaron el final de la República

    federal en 1835:

    La principal de ellas fue la polarización política entre los

    defensores del régimen centralista y los defensores del

    federalista, agravada por las sublevaciones de varios estados.

    El sistema electoral contemplado en la Constitución para renovar

    los poderes federales también contribuyó a crear conflictos que

    minaron la solidez de la República federal.

    La fragilidad fiscal del Estado fue a su vez motivo de frecuentes

    problemas con el Ejército y con la burocracia federal.

    El intento reformista de 1833 dividió a los liberales en radicales y

    moderados y amalgamó a los diferentes elementos

    conservadores.

    La República Centralista

    En 1835 deja de estar vigente la Constitución federal de 1824 y

    entre 1836 y 1847 rigen al país dos constituciones centralistas:

    las Siete Leyes, que entran en vigor en 1836 y las Bases

    Orgánicas de 1843.

    La característica fundamental de la República Centralista es la

    transformación de los estados en departamentos, con

    gobernador es designado por el gobierno central.

    El gobernador estaría auxiliado por una junta departamental

    elegida por los ciudadanos de la demarcación, pero con un

    carácter principalmente consultivo.

    El cambio del sistema federal al central provocó rebeliones en

    Zacatecas y en Texas. La primera fue sofocada, pero la

    segunda sirvió de pretexto para la independencia texana.

    La Segunda República Federal

    Se denomina Segunda República Federal al período que va de

    1846 a 1853, durante el cual volvió a estar vigente la

    Constitución Federal de 1824 con un Acta de Reformas

    aprobada en 1847.

    La Segunda República Federal se establece en medio de la

    Guerra con Estados Unidos. El Constituyente sesionó en plena

    guerra y las elecciones para renovar los poderes federales en

    1848 tuvieron lugar con gran parte del país ocupado por las

    tropas norteamericanas, incluida la capital.

    Los dos presidentes que fueron constitucionalmente electos (José

    Joaquín de Herrera y Mariano Arista) tuvieron que hacer frente

    a la bancarrota de la hacienda pública y a las sublevaciones en

    los estados. Gran parte de la indemnización que pagaron los

    norteamericanos por la pérdida de California y Nuevo México se

    empleó a estos fines, incluida la pacificación de Yucatán.

    Constitución de 1857

    En 1853 se interrumpe nuevamente el orden constitucional y

    Antonio López de Santa Anna ejerce el poder dictatorialmente.

    La Revolución de Ayutla, que derroca a Santa Anna en 1855, abre

    paso a un gobierno provisional que convoca a un nuevo

    Constituyente que sesiona durante casi un año (1856-1857).

    La Constitución de 1857 restablece el sistema federal, fortalece al

    Poder Legislativo y lo deposita en una sola cámara.

    La Constitución de 1857 estableció la libertad de cultos y liberó a

    los ciudadanos de la obligación de pagar diezmos a la Iglesia

    por temor a la coacción estatal. Las garantías individuales

    quedaron claramente definidas, para garantizar su inviolabilidad.

    Centralización política (1867-1911)

    El proceso de centralización política comenzó durante la República

    restaurada y continuó durante el Porfiriato. Mediante arreglos

    informales, reformas constitucionales que limitaron el poder de

    la corte y el control por parte del presidente y los gobernadores

    de la integración de las cámaras, se logró una gran

    concentración de poder en el presidente de la República.

    Durante el Porfiriato las instancias intermedias entre los estados y

    los municipios (jefaturas políticas) desempeñaron un papel

    importante en el control político, lo que a la postre fue

    determinante para su abolición al triunfo de la revolución de

    1910.

    Durante el Porfiriato inicia también el proceso de concentración de

    atribuciones fiscales en el gobierno federal. El secretario de

    Hacienda Limantour pone fin a las casas de moneda estatales y

    desaparece las aduanas interestatales.

    Constitución de 1917

    En términos generales la Constitución de 1917 reforzó la tendencia

    centralizadora que en los hechos se había producido desde

    1867 al reducir el área de competencia de los municipios al

    ámbito de los servicios requeridos por la población,

    subordinándolos en materia económica, política y legal a las

    legislaturas y los gobiernos de los estado.

    Implícitamente prevaleció en la elaboración de la Constitución de

    1917 la tesis de Emilio Rabasa de que la dictadura de Porfirio

    Díaz había tenido su origen en la inoperancia de la Constitución

    de 1857 al haber subordinado en exceso el Poder Ejecutivo al

    Legislativo, por lo que se caracterizó por una considerable

    ampliación de las facultades presidenciales.

    La Constitución no estableció claramente competencias tributarias

    entre niveles de gobierno, dejando abierto uno de los

    principales temas del federalismo mexicano.

    Centralización política

    A partir del triunfo de Álvaro Obregón se inicia un nuevo proceso

    de centralización política que se vio reforzado a partir de la

    rebelión delahuertista de 1923.

    A partir de 1929 este proceso, que se había basado en el carisma

    y la fuerza militar de Obregón, se institucionaliza mediante la

    creación del Partido Nacional Revolucionario, que agrupa a una

    gran cantidad de partidos regionales.

    Con Lázaro Cárdenas la presidencia se convierte en la principal

    institución del sistema político mexicano. El presidente de la

    República, en su calidad de jefe del partido gobernante, define

    los conflictos locales y es árbitro de última instancia en la

    designación de candidatos a gobernadores, lo cual limita

    considerablemente la autonomía de los estados.

    Convenciones fiscales

    Para tratar de encontrar una salida a la indeterminación de las

    potestades tributarias de los niveles de gobierno, los primeros

    gobiernos posrevolucionarios llevaron a cabo convenciones

    fiscales con los gobiernos estatales, pero sin la participación del

    Poder Legislativo.

    En 1925 y 1933 tuvieron lugar las primeras convenciones fiscales,

    que trataron de generar reformas constitucionales que

    definieran claramente las facultades tributarias de los tres

    niveles de gobierno.

    A partir de 1947, con la tercera y última Convención Fiscal

    Nacional, se opta por un esquema de coordinación fiscal entre

    Federación y estados, en donde estos últimos renuncian a

    cobrar impuestos que el gobierno federal cobre a cambio de

    una participación en la recaudación.

    Ley de Coordinación fiscal

    En 1980 también fue promulgada la Ley de Coordinación Fiscal,

    que estableció un sistema único de participaciones sobre el

    total de los ingresos de la Federación provenientes de los

    impuestos.

    La Ley de Coordinación Fiscal implicaba que las entidades

    federativas renunciaban a ejercer sus facultades en materia

    tributaria y a cambio de ello, recibirían un porcentaje de la

    recaudación federal.

    Las fuentes directas de ingresos de los estados quedaron

    reducidas prácticamente al impuesto sobre la nómina y otros

    impuestos menores, mientras que los municipios conservaron

    como principal fuente de ingresos el impuesto predial.

    Proceso de descentralización

    A partir de 1982 se observa un cambio importante en la tendencia

    hacia la centralización que caracterizó al país desde 1867, al

    iniciarse un proceso de transferencia de recursos del gobierno

    federal hacia los estados y los municipios.

    Esta tendencia, que se acelera en 1990, incluye la federalización

    del gasto público ejercido en ciertos sectores, destacando las

    experiencias en educación y salud. Estos cambios van

    acompañados de una creciente competencia electoral, que se

    ha traducido en gobiernos divididos tanto a nivel federal como

    en los distintos estados.

    Sin embargo, el creciente protagonismo de los gobiernos estatales

    no se ha traducido aún en un cambio significativo en materia de

    coordinación fiscal, sin lugar a dudas la base de una nueva

    relación entre los distintos niveles de gobierno.

  • hace 1 década

    hola, pues el centralismo era como se les denomina al grupo de personas que querian conservar el pais politicamente como los españoles, con el fin de tener una posicion economica privilegiada, sin embatrgo los federaslistas principalmente querian separar la iglesia del estado, q los representantes del pais fueran elegios atraves del voto, q estuviera formado el pais en distintos estados libres y soberanos para q resolvieran sus problemas internos, y actualmente se considera nuestro pais federalista porque cumple con estos requisitos.

    espero te haya ayudado en algo.adios

  • CENTRALISMO

    El centralismo democrático es el modelo de organización y funcionamiento de los partidos y organizaciones marxista-leninistas. La combinación de centralismo y democracia supone potenciar la disciplina consciente y el sacrificio voluntario de la libertad en aras de la máxima eficacia. El centralismo democrático se opone al burocratismo y a otras formas de organización como las de los partidos socialistas o las organizaciones asamblearias.

    En la metodología del centralismo democrático las discusiones y decisiones fluyen de abajo a arriba y de arriba a abajo, en un viaje de ida y vuelta entre el órgano inferior y el superior, sin lo cual el proceso queda incompleto.

    Sus principales características son:

    Carácter electivo y revocable de todos los órganos de dirección de abajo a arriba.

    Rendición periódica de cuentas por los órganos de dirección ante quienes los eligieron y ante los órganos superiores.

    Libertad de crítica y autocrítica dentro del partido.

    Estricta disciplina de partido, subordinación de la minoría a la mayoría.

    Las decisiones de los órganos superiores son vinculantes para los órganos inferiores.

    Trabajo y dirección colectivos, responsabilidad individual de cada militante.

    En formulaciones recientes el centralismo democrático equivale a: democracia interna, unidad de acción y dirección colectiva.

    Históricamente se puede ligar el centralismo democrático a las formas organizativas de la Comuna de París expuestas por Karl Marx en "La guerra civil en Francia" (1871), aunque se atribuye su formulación moderna a V. I. Lenin, en su obra "¿Qué hacer?" (1902). Correspondió posteriormente a la forma de organización de los partidos comunistas después de 1917.

    Es una propuesta que nunca se ha concretado (con muy pocas excepciones, mayormente en los partidos comunistas y con matices) a un nivel más general a pesar que las personas o partidos que lo han propuesto hayan llegado al poder del Estado, en especial por la dificultad de concretar organizaciones que sean al mismo tiempo de abajo hacia arriba y de arriba hacia abajo sin que se produzca un proceso de jerarquización sobre las unidades de base y la consecuente centralización; sin embargo en un rango muy limitado y dentro de la subordinación al aparato central, estas organizaciones de base tienen o han tenido alguna capacidad de decisión y acción, aunque muy relativa.

    FEDERALISMO

    El federalismo es una doctrina política que busca que una entidad política u organización esté formada por distintos organismos (Estados, asociaciones, agrupaciones, sindicatos, etc.) que se asocian delegando algunas libertades o poderes propios a otro organismo superior, a quien pertenece la soberanía, (Estado federal o federación)y que conservan una cierta autonomía, ya que algunas competencias les pertenecen exclusivamente

  • hace 1 década

    Melissa. La República de Yucatán fue un Estado que existió en el siglo XIX y abarcaba los actuales estados mexicanos de Campeche, Quintana Roo y Yucatán, que en tiempos de la dominación española constituían el territorio virreinal de Yucatán, dependiente de Nueva España. Generalmente al hablar de la República de Yucatán se hace referencia a la Segunda República. En este período de autonomía uno de los logros más importantes del pueblo yucateco fue redactar una de las constituciones más avanzadas de su tiempo, aunque como la Argentina de 1826, no se llegaba a aplicar, la Constitución de 1841 que emplea ya en aquella época en América Latina términos que aún se conservan en las leyes actuales: se mencionan las garantías individuales, libertad religiosa y la figura jurídica del amparo. Durante el período de la II República se vivió una terrible crisis originada por la Guerra de Castas, que obligó a los gobernantes yucatecos a pedir ayuda militar a México a cambio de la reincorporación de Yucatán al territorio mexicano.

    En el año de 1617 Yucatán fue considerada una Capitanía General, que dependía de Nueva España, pero debido a su situación geográfica se mantuvo con ciertas libertades. Durante el virreinato español la provincia y capitanía de Yucatán abarcaba los territorios actuales de Campeche, Quintana Roo, Tabasco, Yucatán, también le correspondía nominalmente los territorios del norte del Petén y el actual Belice. En 1786 la Corona Española implementa el régimen de intendencias y el territorio cambia su nombre a Intendencia de Yucatán conservando sus mismos territorios.

    Fuente(s): Federalistas y centralistas en disputa por el poder en México. La Constitución Federal mexicana de 1824, fruto del gobierno republicano que surgió después del imperio iturbidista, satisfacía plenamente los ideales yucatecos, pues definía a los estados como entidades soberanas y con poder de autogobierno, aunque reunidos en la nación mexicana. En México había dos corrientes políticas que se disputaban el gobierno de México en esa época: Los federalistas que defendían la división de los tres poderes y los centralistas que centraban toda autoridad en el Presidente de la República. En 1847Los federalistas gobernaron en México desde el nacimiento de la república mexicana hasta 1835, durante este periodo Yucatán estuvo adherido a México como una república federada y autogobernada, fue una época de relativa tranquilidad en las relaciones entre México y Yucatán. En 1835 los centralistas tomaron el poder de México y desde la Ciudad de México se nombró al gobernador de Yucatán. Además, el gobierno central mandó a luchar a los campesinos yucatecos la guerra contra Texas; esto deterioró la economía yucateca e indignó al pueblo en general. Los federalistas yucatecos se levantarían contra el nuevo gobierno mexicano, ahora de ideología centralista.
¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.