quisiera saber sobre la editorial codex s.a?

1 respuesta

Calificación
  • Anónimo
    hace 1 década
    Mejor Respuesta

    La Editorial Codex fue una de las grandes editoriales argentinas que publicó todo tipo de revistas durante su existencia, amén de libros de diversa índole desde 1944: enciclopedias, ensayos, revistas diversas, llegando a establecer compañías asociadas en países de Latinoamérica y en España. En los años cincuenta publicó historietas como casi todas las editoriales argentinas, concretamente desde 1951.

    Las revistas de historietas de Editorial Códex ostentaban un restallante color amarillo en sus cubiertas invitando al disfrute de la aventura y el humor, lo que las hacia fácilmente identificables para el público lector y resultaba un oportuno recurso publicitario dada la amplia la variedad de revistas de historietas del mercado entonces. Además del color amarillo, las revistas Códex lucían hermosas tapas dibujadas con un nivel excelente.

    Algunas revistas de historietas de la editorial.

    Pimpinela. Con un formato de 24 X 17 cm., fue una de las grandes revistas de la historieta argentina, aún no reconocida y analizada como se merece. Es conocida sobre todo por la obra Duval y Gordon de Wadel y Vieytes y por las adaptaciones que Zoppi hiciera de relatos de H. G. Wells. No obstante el punto fuerte de la publicación fue la adaptación a la historieta de obras clásicas de la literatura.

    A este respecto, resulta una hermosa paradoja que el fundador de Caras y Caretas, José S. Álvarez (Fray Mocho) -introductor de las historietas en nuestro país y quien permitió y también realizo él mismo una gran experimentación sobre este medio, tanto en texto como en dibujo- haya sido a su vez historietizado en Pimpinela. Un viaje al país de los matreros, la obra cumbre en la carrera literaria del entrerriano Álvarez, donde se narra la áspera y recia existencia de los gauchos entrerrianos, fue llevada a la historieta en Pimpinela, que llevó una excepcional ilustración en su tapa con una trágica escena del relato de Álvarez.

    Con adaptaciones como ésta y otras en Pimpinela extra (sello amarillo), como La estrella de Amón, Ivanhoe, Una cama sumamente extraña, Aventura en Siberia, o en el sello negro (donde se llegó a adaptar al inmortal de Cervantes Rinconete y Cortadillo) Pimpinela avanzó el gran despegue de los guionistas como Leonardo Wadel, gran adaptador literario de la publicación.

    En la época dorada de la historieta, Pimpinela llevó las más hermosas cubiertas, muchas de ellas realizadas por Vieytes y Zanotto, superando a sus competidoras Patoruzu (de Quinterno) y Rico Tipo (de Divito), las revistas tenidas por las más importantes de toda la historia de nuestra historieta, y también a “las de Oesterheld”: Hora Cero, Frontera, etc.;“de Quinterno”: Patoruzito, etc.;“de Abril”: Misterix, etc.; y “las de Columba”: El Tony, Intervalo, D’Artagnan, etc.

    Este mérito es para la revista Pimpinela, por más que la revista haya quedado opacada en la consideración de los estudiosos y especialistas; tan atareados en describir tan brillante época editorial que no alcanzaron a abarcarla en toda su significación y esplendor.

    Pancho López. Su formato inicialmente tabloide luego pasa a ser apaisado. Director: Pedro Ortiz Barili. Pancho López, quien le da nombre a la revista, es una historieta del oeste, humorística, dibujada por Alberto Breccia y lleva guiones de Abel Santa Cruz.

    Labora en la revista, entre otros, Luis Dominguez dibujando Scout River con guiones de J. Lorena, seudónimo de H.G. Oesterheld. También trabaja en la publicación uno de los más grandes dibujantes de la historieta argentina -injustamente no reconocido- Eugenio Zoppi. Don Eugenio dibuja Ray Kent con guiones de Guilbert, otro seudónimo de H. G. Oesterheld. Si tenemos en cuenta que Oesterheld ya publica sus revistas de Editorial Frontera nos damos cuenta que competía contra sí mismo. Todo un personaje singular. La revista Pancho López también publicaba, como se estilaba, adaptaciones literarias llevadas a la historieta (obras de Charkes Dicckens, E. A. Poe, Jack London, etc.).

    La publicación, en sus primeros números, comenzaba directamente con una historieta en su tapa (El Santo de Leslie Charteris y John Spranger) debajo de una ilustración del personaje Pancho López (Alberto Breccia y Santa Cruz) todo en blanco y negro; posteriormente las tapas aparecieron en colores con ilustraciones dibujadas por Enrique Vieytes.

    Pancho Lopez no sólo fue cambiando su formato y sus tapas, también el precio fue evolucionando: comenzó valiendo Un Peso costando luego $ 1,50 y $1,80. Pancho Lopez fue el último título que Editorial Códex ubicó en el mercado de historietas y la competencia fue muy grande –nos encontramos en la epoca dorada de la historieta- que no se pudo posicionar con firmeza entre el publico lector de ellas.

    Otras publicaciones de Códex

    Otras revistas de historietas de la editorial Códex fueron:

    Justy, que adaptó Los hermanos corsos;

    Sabú, con las aventuras de este héroe de la India misteriosa (al igual que Pimpinela, adaptaba relatos literarios, entre ellos El puñal del afgano deGobineau); Pigüí (Pimpinela Extra), donde se adaptó Viaje al centro de la tierra;

    Piratas, donde se adaptó El pirata Rojo de J.F. Cooper; Selecciones Argentinas, donde aparecieron historietas gauchescas; Peter Pan, donde aparecia Fosforito de Mordillo; Cuentos infantiles (ilustrados por Mordillo)…

    Entre las muchas publicaciones de este sello se hallaban, además: Pistas, Odiselandia, Cuadernos del idioma, Automundo, Decoralia, Encanto y belleza, Historama, Naturalia, Codelin, Femirama, Paladar, Pinacoteca de los genios, Selecciones escolares, Selecciones policiales, Selecciones de aventuras, Selecciones de espionaje, Selecciones del oeste, Selecciones bélicas, Selecciones de cacerías, La Tierra de papel (cartografía), Sagrada Biblia, Tecnirama y varias enciclopedias estudiantiles entre muchas otras publicaciones.

    Así como en los años cincuenta Editorial Codex se orientaba hacia la publicación de revistas de historieta, en los sesenta se especializó en revistas educativas y culturales como las arriba citadas: Selecciones Escolares, Enciclopedia Estudiantil, Tecnirama, Pinacoteca de los Genios, etc. Y, finalmente, en los setenta se dedicó a revistas de interés general, deportivas y de historia política: Auto/Rama, Códex Deportiva , Crónica histórica argentina. Luchas de posguerra, etc.

    No olvidemos que el símbolo de la editorial era el búho, representación de la sabiduría en la mitología helénica (más específicamente el nombre de la editorial formaba el mismísimo plumaje del ave / símbolo).

    El final de las publicaciones de Códex tuvo lugar poco tiempo después de que el periodista Gleyzer, trabajador de la Editoral Códex, fuera secuestrado y desaparecido en tiempos de la dictadura militar. Del Informe Instrucciones paraimplementar el terrorismo de estado (informe de Asociación Madres de Plaza de Mayo) se extrae que Raymundo Gleizer, cineasta y periodista ligado a revistas como Panorama, Life, Parabrisas, Time, Georama,Alexoraft, etc., desapareció el 27-V-1976. A los pocos años de ello, Códex acabaría siendo puesta en venta por licitación pública internacional, en 1978, tras pasar por la subsiguiente quiebra y la absorción por parte del Estado terrorista.

    Las historietas de Selecciones Escolares

    En diciembre de 1959 apareció Selecciones Escolares, una revista estudiantil de Editorial Códex que ocupó un lugar importante en el segmento infantil del mercado de lectores.

    Concebida como material de apoyo docente y entretenimiento (el número cero fue distribuido exclusivamente a los docentes) tuvo gran influencia en su joven generación. Selecciones Escolares “Revista mensual de divulgación y actividades para la juventud” fue promocionada con el siguiente aviso publicitario:

    «Todos los niños de América leen:

    »Selecciones escolares, la extraordinaria revista que soñaron nuestros hijos, nuestros padres y nuestros maestros. Totalmente impresa en 4 colores, es la única revista educativa y de conocimiento para los niños que se ha publicado hasta el presente, en la cual se han aplicado todas las reglas modernas de pedagogía, técnica y arte. Su material, altamente educativo, esta seleccionado de manera que la mente infantil

    pueda captarlo en todos sus aspectos. De ahí que, además de una revista para niños, sea un excelente auxiliar de la escuela elemental.

    »Su contenido no se limita a una fría colección de materias aisladas, sino que ha sido seleccionado para que ofrezca al pequeño los valores y conocimientos esenciales para una educación moral y humana.»

    De cadencia semanal, desde el núm. 1 y hasta febrero de 1964 conservó el atractivo formato inicial (13 cm. de ancho por 19 cm. de alto, similar al de Reader’s Digest), y entre sus contenidos hallamos historietas de continuará generalmente con una extensión de cuatro páginas en una tripa de 80.

    En sus cubiertas hallamos las firmas de Cozzi. Y en su interior historietas como:

    “El Capitán del “Samarang”,

    “Morfeo,

    “Santos Leiva y el legionario heroico”,

    “La caza del oso”,

    el western “Bajo el Wigwam”,

    la obra de Blotta “Lanky and Shorty” (enseñanza de idioma inglés por medio de una historieta)

    “Hombres de la montaña”,

    “Los tigres del Ganges” (que remite a las aventuras popularizadas por Emilio Salgari y a la India misteriosa y fascinante de Ruyard Kipling),

    “Hot Rock Flanagan”,

    “Bobby”

    (ya en el núm. 95, cuando ya ha cambiado de tamaño y cuesta 20 pesos, frente a los 8 $ que costaba en sus inicios),

    Y también:

    “Chispa y Chispita”,

    “ El Dr. Zito”,

    “Tom y Jerry”,

    la bélica “Suicida Smith”,

    “Ardillín y Ratonín”,

    “Fuzz, el oso”,

    “Fosforito” en el 102, obra de Mordillo y Aldo Camarota, uno de los grandes periodistas del humorismo argentino,

    “Ronny Jet “Caballero del aire”,

    “Junior’s School, colegio para señoritas”,

    “Las aventuras de Tim Tyler”,

    “Florita” en el núm. 130,

    “El Cid Campeador”,

    “Fifí, el fantasma”…

    A mediados de 1965, en el núm. 165, apareció “Lanza Seca”, con texto al pie, dibujos y argumento de Raúl Roux. Lanza Seca es una historieta que se publico en tres décadas distintas y fue editada por tres editoriales diferentes cuyas publicaciones iban dirigidas a públicos distintos. En los cincuenta apareció en Patoruzito de Quinterno, una revista dedicada íntegramente a la historieta y dirigida a toda la familia. En los años sesenta, Lanza Seca apareció en Selecciones Escolares de Editorial Códex, revista estudiantil dirigida hacia un público escolar, sus padres y maestros. Finalmente, en los setenta apareció en revistas gauchescas de la editorial Cielosur, orientadas hacia un público con inquietudes tradicionalistas, más adulto y heterogéneo pues contaba habitualmente con la presencia de lectores de tipo intelectual con la presencia de historiadores, artistas, etc., como lo demuestran sus secciones de correo y la colaboración de ciertos lectores.

    Fosforito y Lanza Seca nos muestran cuan disímiles y paradójicos podían ser los estilos de las historietas de Selecciones Escolares; además tanto Fosforito como Lanza Seca fueron las historietas mas destacadas de la publicación.

    Si Fosforito es una historieta humorística ingenua, alocada, inocente es también dinámica en su acción, siendo ágil y moderna en su factura. Lanza Seca, por su parte, es una historieta seria, clásica, rigurosamente documentada en vestuario, ambientación, escenarios, paisajes, siendo también rigurosa su documentación histórica. Es una historieta de características literarias pues cada cuadro, cada viñeta esta formado por un dibujo con su correspondiente texto al pie.

    Si bien tanto el guión como el dibujo fueron realizados exclusivamente para ser una historieta, Lanza Seca es posible de entenderse como literatura dibujada o historietada, pues sus características son similares a las adaptaciones a la historieta de relatos literarios. La tarea para efectuar su lectura es compleja.

    Lanza Seca coincide totalmente con el estilo de la revista Selecciones Escolares, en el sentido de que, como ya señalamos, es rigurosa, didáctica, pedagógica, documentada. Dicha historieta va más allá de ser un mero entretenimiento y pasa a ser un instrumento para el conocimiento. Es un merito para la historieta argentina pasar, sutil pero firmemente, de ser una simple distracción a ser un instrumento docente e incluso a ser un instrumento ideológico y por ende polémico.

    El último número de Selecciones Escolares, el 185, llevó fecha de 27 de diciembre de 1965. En él encontramos relatos de ciencia ficción con dibujos de Leopoldo Durañona (parecido al Breccia de la época).

    No debemos olvidarnos de Barbablanca, un anciano duende que lucia una leve sonrisa y que actuaba como nexo entre la revista y sus lectores. Ostentaba sobre su cabeza un pintoresco sombrero azul y vestía de verde (a veces de rojo) con botones dorados. Selecciones Escolares le daba a Barbablanca la misión de emitir mensajes promocionales, atender el correo de lectores o encabezar con su nombre el álbum de figuritas de la revista. Barbablanca Fue el personaje mas querido de la publicación.

    Otros contenidos de la revista.

    La Revista Selecciones Escolares ofrecía información y notas de difusión de actividades novedosas, poesías, frases o sentencias. A través de notas y comentarios (síntesis histórica y conceptual de la UNESCO, por ejemplo), se impartían a los lectores pautas de comportamiento, normas y valores: Respeto y amor a los padres, el ser útil a la sociedad, la defensa del bien y la verdad, la consideración para con los animales, la unión familiar, el honrar a los prohombres, etc. Por lo tanto, por sus contenidos se orientó al apoyo escolar curricular, el entretenimiento y aporte a la socialización por información general y transmisión de valores según su época.

    En la forma y tratamiento de los temas tuvo puntos de semejanza con otras revistas infantiles por perfil educativo y socializador, siempre con el objetivo presente de buscar la preferencia de los niños y apoyo de los adultos (padres y maestros). El compromiso editorial era para con la pedagogía, buscaba la aprobación del docente, y acaso por ello Selecciones Escolares utilizaba un lenguaje hispánico en sus textos, artificial para la vida cotidiana pero, tal vez, útil para la escuela o al menos necesario para conocer como se hablaba con corrección.

    La inserción en el mercado de la publicación fue vigorosa en la franja de público infantil. Y fue una revista que publicó gran cantidad de historietas, aunque fuera como complemento de sus contenidos genéricos, siendo varias de ellas hoy consideradas clásicos o incluso leyendas de la historieta argentina.

    El copyright de Selecciones Escolares lo ostentaba Fratelli Fabbri S.R.L. (Milán) y era el director Nicolás J.Gibelli. Otra publicación de esta índole de la editorial Códex era la revista Codelín la cual estaba orientada hacia un público de Jardín de Infantes, y se definía como ppublicación mensual dedicada a los niños de 3 a 8 años. Era el director Nicolás J. Gibelli, y el último número que conocemos es el 56, fechado en diciembre de 1965. Como competidora de Codelin en este segmento de lectores jovencísimos podemos mencionar a la revista Pepin Cascaron de Dante Quinterno.

    Conclusiones

    A fuer de ser críticos objetivos y no meramente escritores descriptivos de la publicación, debemos decir que, a pesar de la gran variedad de personajes e historietas editadas, la revista de Editorial Códex fracasa inesperadamente en su tratamiento hacia la historieta como disciplina pues Selecciones Escolares, lisa y llanamente, utilizó a las historietas simplemente como relleno de su publicación, como una distracción liviana.

    El riguroso planteo pedagógico con que encara la edición de su revista (pues se considera a sí misma concebida como material de apoyo escolar y entretenimiento) no se condice con el errático comportamiento y escaso compromiso que demuestra hacia las historietas en general.

    Aquí podemos ver una falta o un error de apreciación, al desconocer o no considerar las posibilidades didácticas, pedagógicas y de divulgación de conocimientos que encierra la historieta en general, capacidad que ya estaba siendo advertida por otras publicaciones de la época.

    Como ejemplos: revista Anteojito, contemporánea de Selecciones Escolares al igual que la ya clásica en ese entonces Billiken, no desconocen esta utilidad de la historieta y publican también las historietas basadas en los clásicos relatos de la literatura universal, iniciando de esta manera a los pibes en el conocimiento literario. Este modo de introducción al conocimiento resulta ser para los chicos algo más entretenido que leer complejos textos. Llama la atención que dicho estilo de historieta (adaptación literaria), dicha temática, brille por su ausencia en Selecciones Escolares, una revista tan cerebral.

    El estilo de historieta que encontramos mayoritariamente en la revista es de tipo humorístico e infantil, aunque también encontramos aventuras, personajes clásicos y trabajos de fantasía libérrima y desopilante. Con estas historietas no se busca un fin educativo, como sí se lo busca con todo el resto del material de la revista, con ellas únicamente se busca entretener y distraer demasiado ingenuamente. Se advierte claramente una descompensación por ello pensamos que –debido a sus características- hubiera sido deseable que Selecciones Escolares publicara más historietas de dibujo serio y, además, con una factura mas ágil, como las que hallamos en las revistas que compiten con la publicación de Códex.

    A este respecto y observando un panorama de las revistas estudiantiles de la época, contemporáneas a Selecciones Escolares, vemos que muchas obras de la literatura universal o de temática seria han sido realizadas con agilidad y soltura para otras diversas publicaciones, tanto dentro de la misma Editorial Códex como en otras casas editoriales.

    En tiempos de Selecciones Escolares el adaptador por excelencia, Wadel ya había avanzado incluso un paso más allá, despegando la historieta de la dependencia del texto excesivamente literario. Ya se estaban realizando muchos guiones propios y se afianzaba el liderazgo de H.G. Oesterheld como principal hacedor. Sin embargo la adaptación de textos literarios jamás dejo de efectuarse y se continúa realizando y experimentando hasta nuestros días en muchos estilos diferentes.

    Esta rama de la historieta se transformó en ideal para ser utilizado dentro de las revistas estudiantiles y educativas, algo que no alcanzó a advertir la gente de Selecciones Escolares, en ellos aún predominaba la concepción de la historieta simplemente como una disciplina ligera ideal para entretener pero no para educar y enseñar. Selecciones Escolares estaba dirigida hacia un público de pibes en edad escolar primaria, el cual constituye un segmento interesante entre los lectores de revistas.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.