Yahoo Respuestas cerrará el 4 de mayo de 2021 (hora del Este de EE. UU.) y, a partir del 20 de abril de 2021 (hora del Este de EE. UU.), el sitio web de Yahoo Respuestas estará disponible solo en modo de lectura. No habrá cambios a otras propiedades o servicios de Yahoo, ni a tu cuenta de Yahoo. Puedes encontrar más información sobre el cierre de Yahoo Respuestas y cómo descargar tus datos en esta página de ayuda .

Anónimo
Anónimo preguntado en EducaciónCuestionarios · hace 1 década

Cuántos tienen sus ojos abiertos, entre abiertos o cerrados?

Tenía los ojos cerrados. Dormía plácidamente entre sábanas de pétalos de flores, sonriendo sutilmente, pensando en el sol que atraviesa el follaje de los árboles y alimenta a las pequeñas plantas. Nunca despertaba de ese sueño, que si bien no tenía siempre el mismo paisaje, era bastante ingenuo. También me sobresaltaban pesadillas por las noches, aunque sin despertarme, donde veía las manipulaciones del hombre, su deseo de poder, su desamor, su descontento, su ira producto de su insatisfacción para con la vida, y su tristeza. Muchas de todas estas cosas no las comprendía, no entendía el por qué de su existencia. A pesar de lo que veía en los sueños, tenía los ojos cerrados. Flotaba entre nubes, árboles, estrellas, ríos, montañas, siempre en constante movimiento.

Un día, entre tantos viajes y tantas alturas me crucé con una filosofía, una que nunca antes había percibido. Me enseñó muchas cosas que siempre había querido aprender, cosas que desconocía que existían, pero sabía que estaban allí. Aprendí sobre el amor, sobre el cuerpo, sobre el espíritu, sobre la mente, sobre nosotros mismos; y en algún punto, de alguna extraña forma, me hice un poco consciente. Y fue tan grande el sentimiento y la conmoción que me causó el conocer la existencia de esta sabiduría, y tan incontrolable que todo tomara su forma natural, que mis ojos se abrieron. No abrí los ojos… mis ojos se abrieron. No del todo, apenas ingresaba la luz del exterior a mis pupilas; pero esa luz era tan intensa que no podía soportarlo, no estaba preparada para tanto brillo. A pesar de tener los ojos entre abiertos, sólo como para dejar ingresar una veta de luminosidad a mis oscuros sueños, no era capaz de soportar tanta luz, hacerme consciente, no era algo que yo hubiera buscado, simplemente me llegó.

Pude mantener durante un tiempo la luz en mis ojos, y logré ver algo de todo lo que se podía ver allá afuera. Decir que fue maravilloso lo que vi, apenas se asemeja a lo que realmente ocurrió. Fue como si comenzara a vivir de nuevo, la misma vida, pero desde una perspectiva diferente.

Y es acaso porque fue tan impactante y duro, el hacerme consciente de tantas cosas que ignoraba, que me derrumbé. Lentamente caí en espirales, en un pozo muy profundo y peligroso, del cual es muy difícil salir: el del miedo. Llegué a un punto en el cual ya no podía trepar por las paredes para escapar de allí y seguir mirando. Fue entonces cuando, vencida por la angustia y la carga que me generaban esos conocimientos, miré mis manos, las observé detenidamente por un tiempo, y las puse sobre mis ojos, tapando la visión de ese nuevo mundo que había conocido. Mis ojos se cerraron, sólo para asegurarme que no iba a volver a ver, ni a sentir lo que esa consciencia me hizo experimentar.

Y aquí estoy, con mis ojos cerrados y mis manos cubriéndolos, para asegurarme de no volver a percibir, nunca más, lo que sentía cuando tenía los ojos abiertos.

A pesar de que me esmero en olvidar, y seguir, seguir soñando, seguir flotando entre estrellas, hojas y mares, sigue firme el recuerdo de lo que viví mientras estuve despierta, no puedo olvidar, existe una parte de mí que no quiere hacerlo. Día a día invento millones de excusas que justifican haber vuelto a cerrar los ojos, pero sé que ninguna es verdaderamente sólida, sólo el miedo. Decir “no quiero ver ni sentir” va en contra de todo lo que somos, y a favor de todo lo que nos enseñaron a ser. Estoy siendo lo que me enseñaron, lo que siempre dije que no iba a ser. Sigo en los mismos sueños, las mismas pesadillas, con la diferencia de que ahora soy consciente de que existe algo distinto a nuestra cotidianeidad, y que está al alcance de la mano. Creo que haberlo visto alguna vez es peor que nunca haber despertado de ese sueño, porque uno se da cuenta de que tiene la posibilidad de elegir algo distinto para su vida y no es capaz de hacerlo. Ya no puedo olvidar, nunca lo haré, sólo… seguiré intentando convencerme de que quiero esto, y de conformarme con lo que sé jamás me llenará.

Mientras tanto, las luces pasan, y los fuegos de la esperanza de la conciencia comienzan a debilitarse, porque cada vez menos gente cree en su existencia, y así la van destruyendo, haciéndola más transparente, hasta que un día acabe por desaparecer.

2 respuestas

Calificación
  • hace 1 década
    Respuesta preferida

    QUE ENCANTADOR LO QUE HAS ESCRITO. REALMENTE TUS PALABRAS ME LLEGAN AL FONDO DE MI CORAZON. TENGAMOS TODOS LOS OJOS BIEN ABIERTOS, ASI PODREMOS DISFRUTAR DE LA VIDA PLENAMENTE, TOMANDO TODO LO QUE NOS OFRECE. NUNCA BAJEMOS LOS BRAZOS. ADELANTE QUE EL CAMIONO NOS LO HACEMOS NOSOTROS. Y LAUNICA MANERA DE VERLO ES IR CON LOS OJOS BIEN ABIERTOS. QUE PUREZA DE ESPIRITU DENOTAN TUS PALABRAS. OJALA TODOS PODAMOS IR CON LOS OJOS BIEN ABIERTOS ATRAS TUYO, HACIENDONOS VOS DE GUIA.

    Fuente(s): SENTIMIENTOS PERSONALES.
  • hace 1 década

    Qué lindo relato!! Me hiciste sentir por momentos ser yo misma en tus palabras! te mando un beso enorme!!

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.