Yahoo Respuestas cerrará el 4 de mayo de 2021 (hora del Este de EE. UU.) y, a partir del 20 de abril de 2021 (hora del Este de EE. UU.), el sitio web de Yahoo Respuestas estará disponible solo en modo de lectura. No habrá cambios a otras propiedades o servicios de Yahoo, ni a tu cuenta de Yahoo. Puedes encontrar más información sobre el cierre de Yahoo Respuestas y cómo descargar tus datos en esta página de ayuda .

Que Opinas sobre......?

¿Qué opinas sobre la Teología de la Liberación? ¿Estás de acuerdo con ella? ¿Piensas que es la forma de solucionar los problemas sociales de nuestro tiempo?

4 respuestas

Calificación
  • Anónimo
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    Creo lo que te envío como información sobre la teología de la liberación.

    La teología de la liberación, ¿es una solución para el Tercer Mundo?

    EN LA actualidad, muchos países africanos, asiáticos y latinoamericanos del Tercer Mundo están empobrecidos y ven obstaculizado su progreso de incontables maneras. La gente de muchos de estos países acusa a sus gobiernos y líderes religiosos nacionales de opresión. Otros culpan de sus actuales problemas a la deuda exterior. Sin embargo, en esos países ha surgido lo que algunos consideran una solución para el Tercer Mundo: la teología de la liberación.

    El 8 de diciembre de 1986, se reunieron en la Universidad Nacional Autónoma de Ciudad de México (UNAM) más de dos mil personas —católicos en su mayoría— para considerar el tema: “La teología de la liberación en el Tercer Mundo”. Los oradores —tanto católicos como protestantes— eran parte de un grupo de doctos religiosos reunidos en Oaxtepec (México) para la II Asamblea Internacional de la Asociación Ecuménica de Teólogos del Tercer Mundo. La primera se celebró en Sri Lanka en 1981. ¿Cuál era el propósito de esas reuniones? Considerar el progreso y el futuro de la teología de la liberación.

    ¿Qué impacto está teniendo la teología de la liberación en el Tercer Mundo? ¿Está alcanzando sus objetivos? ¿Tiene futuro? Pueden comprenderse mejor las respuestas a esas preguntas viendo primero qué es la teología de la liberación y qué intenta conseguir.

    La teología de la liberación

    Según el periódico La Jornada, de Ciudad de México, el teólogo brasileño católico Frei Betto dice que la teología de la liberación es una “reflexión crítica sobre la práctica libertadora de los pobres, teniendo como referencia la Biblia, la tradición cristiana y la enseñanza del magisterio eclesiástico”. Pero, ¿qué método se juzga necesario para esta “práctica” de liberación?

    Los teólogos de la liberación concuerdan en que el uso de la fuerza —la violencia física— es la solución en algunos países. De modo que quienes defienden la teología de la liberación no solo aprueban, sino que incluso fomentan la revolución contra los gobiernos existentes, como sucedió en el caso de Nicaragua y Filipinas. Esto supone un envolvimiento activo en la política. Frei Betto alega: “Es imposible vivir nuestra fe independientemente de la política”. ¿En qué se basa su creencia?

    Dicen que la Biblia es una fuente de “inspiración” en apoyo de esta teología. El teólogo de la liberación peruano Gustavo Gutiérrez —considerado el “padre de la Teología de la Liberación”— dice que “la liberación de Israel es una acción política, significa romper con una situación de [...] miseria y comenzar a construir una sociedad justa y fraternal”.

    Sin embargo, para los teólogos de la liberación es mucho más importante lo que ellos llaman “comunidades de base”. Estos son grupos donde se combina el “cuidado pastoral” de los pobres con la educación y donde se anima a la acción política. Solo en Brasil, más de cuatro millones de católicos son miembros de unas setenta mil comunidades de base. Sí, los teólogos del Tercer Mundo están tomando acción a fin de alcanzar sus objetivos.

    La teología de la liberación y el Vaticano

    Sin embargo, la teología de la liberación no se ha desarrollado sin controversia. El 6 de agosto de 1984, el Vaticano publicó el documento Instrucción sobre algunos aspectos de la “teología de la liberación”, donde se la condenaba como “una perversión del mensaje cristiano”. Decía que “el recurso sistemático y deliberado a la violencia ciega, venga de donde venga, debe ser condenado”.

    Luego, en 1985, el Vaticano tomó medidas severas contra “el teólogo de la liberación más controvertido”, el sacerdote franciscano brasileño Leonardo Boff, sentenciándolo a un año de “silencio penitencial”. No obstante, once meses más tarde se produjo un cambio.

    Según la revista Newsweek, ‘Roma había cambiado su postura con respecto a la teología de la liberación’. El Papa había “amnistiado” a Boff, y el 22 de marzo de 1986, otro documento del Vaticano, Instrucción sobre libertad cristiana y liberación, esta vez redactado en tonos más suaves, decía que es “plenamente legítimo que quienes sufren la opresión por parte de los detentores de la riqueza o del poder político actúen, con medios moralmente lícitos, para conseguir estructuras e instituciones en las que sean verdaderamente respetados sus derechos”. La “lucha armada” se juzgaba ahora permisible. El papa Juan Pablo II añadió a esa Instrucción una carta a los obispos brasileños en la que decía que “la Teología de la Liberación no solo es oportuna, sino también útil y necesaria para América Latina”. ¿Por qué se produjo ese cambio de actitud?

    Según la iglesia católica, la segunda Instrucción tenía como objeto “responder a la ansiedad del hombre contemporáneo que soporta opresión y anhela libertad”.

    Sin embargo, hay quienes opinan que la Iglesia no calculó el impulso de la teología de la liberación y fue tomada por sorpresa. Después de que Boff fuera sancionado, dos cardenales y cuatro obispos viajaron a Roma para defenderlo. Diez obispos firmaron una carta en la que denominaban a ese castigo un golpe contra los derechos humanos. Y por todo el Tercer Mundo, muchos sacerdotes católicos se entregaron de una u otra manera a la “obra de liberación”.

    ¿Quién tiene razón?: ¿la Iglesia o sus teólogos?

    Es evidente que la Iglesia, ante tales elementos divisivos internos, se esfuerza por mantener su autoridad. Boff y otros religiosos están luchando arduamente para que la Iglesia sea como ellos piensan que debería ser.

    Pero ninguna de las dos partes ha tenido éxito. ¿Por qué? Cuando se le preguntó qué base se usa para medir la veracidad de la tradición y el dogma de la Iglesia, Gustavo Gutiérrez explicó a ¡Despertad! que la verdad “es un criterio de aceptación de una comunidad cristiana”. Sí, entre otras cosas, la opinión popular y la sabiduría humana son la base de su argumentación, mientras que se deja a la Biblia en un segundo plano. Eso nunca debería hacerse. ¿Por qué no?

    La teología de la liberación y la Biblia

    La Biblia, y solo la Biblia, es “inspirada por Dios y útil para enseñar, para argüir, para corregir y para educar en la justicia”. (2 Timoteo 3:16, Biblia de Jerusalén.) La Biblia también advierte que ‘la sabiduría de este mundo es necedad a los ojos de Dios’. (1 Corintios 3:19.) Así pues, ¿qué tiene que decir la Palabra de Dios sobre la teología de la liberación?

    Aunque la Biblia no usa la expresión “teología de la liberación”, sí habla de liberación. En realidad, este es uno de los mensajes principales de la Biblia para la humanidad. (Romanos 8:12-21.) Pero hay que recordar que la liberación de Israel de Egipto fue mediante la intervención divina. No obstante, cuando los israelitas actuaron independientemente de Dios, fueron condenados por Él y sufrieron las consecuencias.

    Hoy en día, la participación religiosa activa en movimientos sociales a menudo resulta en violencia. Por otra parte, Jesucristo no quiso mezclar la religión con la política. Cuando el apóstol Pedro recurrió a “la espada” para defender al Hijo de Dios, Jesús le reprendió diciendo: “Vuelve tu espada a su lugar, porque todos los que toman la espada perecerán por la espada”. (Mateo 26:52.) Sin embargo, esto no significa que no haya esperanza de que se restituya la justicia a la Tierra.

    Verdadera liberación

    Según la promesa de la Biblia, Dios intervendrá a su tiempo señalado en los asuntos humanos. “Los inicuos [...] serán cortados de la mismísima tierra; y en cuanto a los traicioneros, serán arrancados de ella.” (Proverbios 2:22.) ¿Qué será de aquellos que desean libertad de la pobreza y de la injusticia? “Los mansos mismos poseerán la tierra, y verdaderamente hallarán su deleite exquisito en la abundancia de paz. [...] Los justos mismos poseerán la tierra, y residirán para siempre sobre ella.” (Salmo 37:11, 29.)

    Fuente(s): Despertad del 08/08/87
  • hace 4 años

    claro que puedes opinar como yo opino con la politica de argentina o de cualquier pais. el por que estas aqui no tiene nada que ver , estas aqui y vale y lo de que eres character , por supuesto que eres character!!! acaso lo dudas? todos tenemos derecho a opinar y tu como todo el mundo tambien.

  • hace 1 década

    no lo creo la soluciòn esta en cada uno de nosotros, siguiendo las bases.

    saludos

  • Anónimo
    hace 1 década

    -bastante chafa

    -no

    -no

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.