Jonathan B preguntado en GastronomíaRecetas de Cocina · hace 1 década

Como se hace el chocolate?

Me interesa hacer chocolate casero (empezando desde la manteca de cacao y licor de cacao y todos los elementos necesarios). Alguien conoce alguna receta para poder realizarla?

Muchas Gracias

3 respuestas

Calificación
  • Anónimo
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    La palabra chocolate es una adaptación de la palabra náhuatl xocolātl, que hacía referencia a una «bebida espumosa hecha a base de cacao» y cuyo significado literal es agua agria.

    Se postulan dos etimologías para xocolātl:

    se trata del resultado de añadir a la palabra ātl («agua») las palabras xococ (del náhuatl (región centro-occidente de México), cuyo significado es «agrio») o xocolia («agriar»).

    se trata de una adaptación de chokolhaa, palabra proveniente del maya (Guatemala) que, literalmente, significa «líquido o bebida caliente».

    el filólogo Joan Corominas expone la siguiente hipótesis: como las noticias más antiguas acerca de la preparación de este brebaje son de que los antiguos mexicanos lo hacían con semilla de ceiba (pochotl) y de cacao (cacahuatl), quizá provenga de pocho-cacahua-ātl, bebida de cacao y ceiba, abreviado por los españoles en chocahuatl (en la forma actual pudo haber influjo fonético de otros brebajes mexicanos, como pozolātl, bebida de maíz cocido, pinolātl, bebida de pinole, y chilātl, bebida de chile).

    Según el misionero inglés Thomas Gage, que se refirió al chocolate en 1648, el término tendría un origen onomatopéyico, pues xoc imitaría el ruido que producía la bebida cuando se agitaba en el recipiente en el que se preparaba o batía.

    Elaboración del chocolate

    Tras el tratamiento al que se somete a las habas de cacao en las zonas de recolección (cf. cacao), estas se envían a las distintas fábricas chocolateras. Al llegar, los granos se examinan y se clasifican minuciosamente.

    Lo primero que se realiza es el lavado y tostado de las habas del cacao; el objetivo es aumentar el aroma y favorecer el desprendimiento de la piel de las semillas. Un sistema de cepillado posterior permite eliminar esas pieles y cualquier otra impureza o cuerpo extraño.

    A continuación, se realiza la torrefacción de las habas del cacao ya tostadas, un proceso importantísimo para la calidad final del producto. En unas grandes esferas giratorias, las habas se tuestan durante unos pocos minutos a entre 110 y 120ºC., eliminándose la humedad y la acidez, al tiempo que se favorece el desarrollo de los aromas. Cada tipo de grano que formará parte de una determinada mezcla de chocolate se tuesta por separado. Nunca se utiliza un único tipo de grano para elaborar el chocolate.

    Después de su enfriamiento, las habas, cuyas cáscaras han comenzado a explotar por el efecto de la torrefacción, se llevan a una máquina de descascarillar y cribar, que abre los granos tostados y separa los pellejos, ligeros, de la parte comestible, más pesada.

    Las cáscaras y hollejos se reciclan como compost para jardines, o para elaborar mantecas de baja calidad.

    El siguiente paso es la mezcla. Determinadas cantidades de diferentes variedades de granos son pesadas e introducidas en un depósito cilíndrico, previamente a su paso a las máquinas de molienda. La mezcla de diferentes granos para hacer cacao en polvo es menos exigente que la del chocolate, pues requiere gran habilidad del chocolatero ya que reconocer el aroma y sabor de cada variedad lleva muchos años de experiencia [para los distintos tipos de mezclas de cacao,

    A continuación, se muelen las habas del cacao. Las habas trituradas pasan a través de una batería de molinos y se someten a un batido a una temperatura constante de 60-80º; la duración de este tratamiento puede ir de las 18 a las 72 horas. La duración influye en la textura del chocolate resultante: a menos batido, mayor aspereza. Por efecto de la trituración, el tejido celular de las habas, que contiene de un 50 a un 60% de manteca de cacao, permite la liberación en parte de esta grasa, que luego se licúa por efecto del calor generado por el frotamiento.

    El resultado es una pasta fluida pero densa, la pasta de cacao: una suspensión de sustancias con cacao en manteca de cacao.

    Para su utilización en los diferentes productos, esta pasta se homogeneiza y se calienta a 100º, para ser luego propulsada en prensas hidráulicas. Se extrae así la mayor cantidad posible de manteca de cacao, que se filtra y se compacta en grandes bloques. La pasta de cacao, con un porcentaje de grasa reducido entre el 8 y el 22%, se presenta en forma de pan u hogaza. Esta parte sólida es durísima, pues se solidifica a 600 atmósferas.

    El característico crujido y el delicado brillo del buen chocolate es debido a la estructura cristalina de la manteca de cacao.

    La manteca de cacao, aparte de su utilización en la elaboración de chocolates, se usa en jabones y cosmética, por tener un punto de fusión ligeramente inferior a la temperatura corporal, lo que la convierte en una base perfecta para lápices de labios y otras cremas.

    Mezclas de cacao

    El sabor final del chocolate depende de la selección y mezcla de diversos tipos de granos de cacao. A estos efectos, los tipos de granos de cacao pueden subdividirse entre las variedades fuertes y las suaves, que se suelen mezclar proporcionalmente:

    Variedades fuertes: Santa Lucía, Accra, Para, Trinidad, Granada, Surinam, Cuba y Dominicana.

    Variedades suaves: Sri Lanka, Mauritius, Caracas, Arriba, Java, Madras, Jamaica y Seychelles

    Tipos de chocolate

    Tipos de ChocolateLa elaboración del chocolate pasa por su última fase con la cuidadosa mezcla de la pasta y la manteca de cacao con azúcar, refinando la composición resultante por medio de trituradoras-refinadoras que producen una pasta muy delgada. A continuación, se efectúa la operación más importante, el conchado (o concheado), que le dará al chocolate toda su finura y su untuosidad.

    El conchado es un amasado suplementario en artesas que, originalmente, tenían forma de concha. La pasta es batida y estirada en la artesa por unos rodillos, con un lento movimiento de vaivén, durante un periodo de tiempo y a una temperaturas que varían según el producto que se quiera obtener (en todo caso, unas horas y, a menudo, varios días). Todas estas operaciones se realizan a una temperatura superior al punto de fusión de la manteca de cacao que, por lo tanto, se mantiene líquida.

    El último paso es el templado, que consiste en fundir completamente el chocolate a 50ºC para que se rompan las estructuras cristalinas de la manteca de cacao, enfriarlo a 30º para devolverle la estructura, y, finalmente, aumentar ligeramente la temperatura para que los cristales se agrupen de nuevo en pequeñas cadenas.

    Normalmente, el chocolate lleva añadida vainilla (o algún derivado como la vainillina) como aromatizante, y lecitina de soja como emulsionante y estabilizante para mejorar la textura y mantener las cualidades del chocolate; en total, ambos productos no superan el 1% del chocolate.

    Los distintos tipos de chocolate se elaboran modificando las proporciones entre sus componentes y añadiendo otros productos a la composición básica de pasta, manteca y azúcar. Su presentación puede ser en forma de tableta o en polvo:

    Chocolate en tableta

    Imagen hecha con Chocolate.Chocolate negro: (llamado también chocolate fondant; chocolate amargo; chocolate bitter; chocolate amer; chocolate puro): es el chocolate propiamente dicho, pues es el resultado de la mezcla de la pasta y manteca del cacao con azúcar, sin el añadido de ningún otro producto (exceptuando el aromatizante y el emulsionante más arriba citados). Las proporciones con que se elabora dependen del fabricante. No obstante, se entiende que un chocolate negro debe presentar una proporción de pasta de cacao superior, aproximadamente, al 50% del producto, pues es a partir de esa cantidad cuando el amargor del cacao empieza a ser perceptible. En cualquier caso, existen en el mercado tabletas de chocolate negro con distintas proporciones de cacao, llegando incluso hasta el 99%.

    Chocolate de cobertura: es el chocolate que utilizan los chocolateros y los pasteleros como materia prima. Puede ser negro o con leche, pero en todo caso se trata de un chocolate con una proporción de manteca de cacao de alrededor del 30%, lo que supone el doble que en los otros tipos de chocolate. La cobertura se usa para conseguir un alto brillo al templar el chocolate y porque se funde fácilmente y es muy moldeable.

    Chocolate a la taza: es el chocolate negro (normalmente, con una proporción de cacao inferior al 50%), al que se le ha añadido una pequeña cantidad de fécula (normalmente, harina de maíz) para que a la hora de cocerlo aumente su espesor. Suele disolverse en leche. Hoy en día, es posible encontrar también este chocolate en los comercios en forma ya líquida.

    Chocolate con leche: es el derivado del cacao más popular. Se trata, básicamente, de un dulce, por lo que la proporción de pasta de cacao suele estar por debajo del 40%. No obstante, buena parte de las más importantes marcas de chocolate producen tabletas de chocolate con leche con proporciones de cacao inusuales, por encima incluso del 50%, dirigidas tanto al mercado de los gourmets como al negocio de la pastelería. El chocolate con leche, como su nombre indica, lleva leche añadida, en polvo o condensada.

    Chocolate blanco: estrictamente, no se trata de chocolate, pues carece en su composición de la pasta de cacao, que es la materia que aporta las propiedades del cacao. Se elabora con manteca de cacao (por lo menos, el 20%), leche (en polvo o condensada) y azúcar. Es un producto extremadamente energético y dulce. Visualmente muy atractivo, es un elemento decorativo muy usado en la repostería.

    Chocolate relleno: como indica la expresión, es una cubierta de chocolate (en cualquiera de sus variantes y con un peso superior al 25% del total) que recubre frutos secos (avellanas, almendras...), licores, frutas, etc.

    Pautas para la degustación del chocolate negro en tableta

    Degustar el chocolate consiste en experimentar, analizar y apreciar sus características organolépticas con los cinco sentidos. Es importante recordar que la temperatura y humedad del ambiente pueden repercutir en la degustación.

    Análisis visual

    Un buen chocolate tendrá un color marrón muy oscuro y brillante, uniforme, sin ningún tipo de mácula, burbujas o hendiduras.

    Análisis táctil

    El tacto debe ser firme, nunca pegajoso, y, al partirlo, debe ofrecer una resistencia mínima; si al partirlo forma astillas, está demasiado seco; y si es difícil de partir está muy ceroso. En boca, la disolución será fácil, continuada y completa, esto es, sin rastro alguno de granulosidades.

    Análisis auditivo

    Al partirlo, el sonido debe ser seco, pero quebradizo.

    Análisis olfativo

    Se tendrán en cuenta la olfacción directa y la indirecta (por vía retronasal).

    Análisis gustativo

    El sabor debe ser básicamente amargo con un punto de acidez y de dulzor, y después debe haber toques de piña, plátano, vainilla, canela, etc.

    Chocolate en polvo

    El chocolate en polvo tiene por objeto su disolución en leche. Se elabora con una proporción de cacao que oscila entre un 25 y un 32%, y se presenta más o menos desgrasado. En España, un ejemplo muy popular de chocolate en polvo es el Cola Cao.

    Igual que ocurre con el chocolate a la taza, existe chocolate en polvo con harina añadida para facilitar el espesor.

    Existe también en polvo el llamado cacao puro, que ya no es propiamente chocolate pues no lleva azúcar en su composición. Su contenido en grasa suele ser bajo, entre un 8 y 22%.

    Los bombones

    Los bombones son porciones pequeñas (apropiadas para ser ingeridas en un solo bocado) de una mezcla sólida de chocolate (negro, blanco o con leche) o de una cubierta de chocolate (negro, blanco o con leche) rellena de distintos elementos.

    Constituyen, al lado del chocolate en tableta y en polvo, la forma más importante y extendida de presentar comercialmente el chocolate. A diferencia de las otras presentaciones, los bombones están asociados a comportamientos de gratitud, regalo o reconocimiento en las relaciones sociales. Su producción está especialísimamente cuidada por la práctica totalidad de las empresas chocolateras.

    Tipos de bombones

    Conchita: almendra (o pistacho) bañada en chocolate negro.

    Cremas y fondants: almíbar de azúcar que contiene cristales de azúcar y, a menudo, fruta y otros aromatizantes.

    Crocante: crujiente de azúcar fundido que contiene almendras o avellanas picadas.

    Cubanito: coco bañado en chocolate y recubierto de chocolate en polvo.

    Delfín: chocolate y trozos de cacahuete acaramelado.

    Duja: como el gianduja.

    Erizo: praliné con trocitos de almendra bañado de chocolate negro.

    Fruta Viena: pulpa de albaricoque bañada en chocolate.

    Gajos: de fruta bañados en chocolate.

    Ganache: chocolate y crema con mantequilla.

    Gianduja: almendras / avellanas / nueces molidas, azúcar y chocolate negro o con leche.

    Leña / leña vieja: de chocolate con leche.

    Mazapán: azúcar fundido y almendras molidas.

    Nougat: clara de huevo montada, azúcar o miel hervidos, frutos secos y fruta confitada.

    Ostra: praliné bañado en chocolate.

    Palets: versión aplanada del ganache.

    Praliné: como el gianduja.

    Rizado trufado: bombón de chocolate relleno de trufa con sabor a coñac.

    Roca: bombón de praliné con trocitos de almedra o avellana y con forma de roca.

    Toffee: azúcar, glucosa, caramelo, caramelo de mantequilla y dulce de leche.

    Tronco de coco: chocolate blanco con sabor a coco.

    Trufa: ganache con frutos secos recubierto de cacao en polvo. Trufa Montblanc: con nata; Trufa Dior: con café.

    Algunos datos nutricionales

    Mosaico publicitario de antigua tienda junto al mercado de la Boqueria de BarcelonaPara la composición nutricional, véanse al final los enlaces externos sugeridos

    Los dos principales ingredientes del chocolate son calóricos: la grasa y el azúcar.

    Los hidratos de carbono: los proporcionan sobre todo los azúcares, que aportan casi la mitad de la energía total. El cacao como materia prima contiene además almidón y fibra, pero estos componentes quedan luego más diluidos en los productos finales de chocolate.

    Las grasas: proporcionan la otra mitad de la energía del chocolate elaborado. La excepción es el cacao en polvo, que tiene muy poco contenido graso.

    La fibra: se encuentra en cantidades apreciables tanto en el cacao en polvo como en el insoluble; sin embargo, los productos acabados de chocolate contienen cantidades poco significativas.

    Los minerales: en los chocolates negros y en el cacao en polvo el aporte de minerales se ve reducido por su dilución con otros ingredientes; en cambio, el chocolate con leche y el chocolate blanco se ven enriquecidos sobre todo con el aporte de calcio.

    Las proteínas: no tienen un lugar destacado, excepto en el chocolate con leche y el chocolate blanco, cuyos ingredientes lácteos aumentan su valor proteico. Además, el cacao como materia prima también ofrece porcentajes más altos.

    Las vitaminas: destaca sobre todo el aporte de ácido fólico. Los chocolates blancos y con leche presentan mayores cantidades de vitamina A que el resto de los derivados del cacao debido a los lácteos que contienen.

    La energía: los chocolates en general (y en menor medida el cacao en polvo) son alimentos muy energéticos.

    Algunos términos de la industria chocolatera

    barnyardy: término que hace referencia a la textura del chocolate, en este caso indica 'textura gruesa'.

    cocoa: la cocoa es la cáscara de la semilla de cacao pulverizada en un polvo muy fino; se usa como sustituto barato del cacao para disolver en leche o en la pastelería industrial.

    cru: es un término tomado de la industria del vino que significa literalmente 'cosecha'; se refiere a una plantación de buena calidad. 'Grand cru' se refiere a la misma idea, y se aplica a las plantaciones en las que se obtienen los mejores granos de cacao.

    cuvée: mezcla de granos utilizada por los productores de chocolate barato para crear su propio sabor.

    masa, cacao en: grano de cacao reducido a pasta mediante un procedimiento mecánico, y con todas sus sustancias grasas naturales.

    orgánico, chocolate: en la producción del cacao se usan pesticidas y fertilizantes, pero el mayor problema son los hongos, que proliferan mucho en los húmedos climas tropicales. El chocolate orgánico se elabora con granos de árboles híbridos que ofrecen más resistencia a esos elementos, aunque la calidad se resienta.

    Historia del Chocolate

    Escena de una chocolatería en la calle Petritxol de Barcelona

    [editar] Origen

    El xocolātl era un alimento muy común entre los aztecas y mayas. Su preparación se efectuaba de la siguiente manera: las habas eran primero tostadas y luego trituradas para hacer una pasta que después se mezclaba con agua. Esta mezcla se calentaba hasta que la manteca o grasa del cacao subía a la superficie. Se le quitaba la espuma y luego se volvía a mezclar, según ciertas proporciones, a la bebida; finalmente, se batía enérgicamente para formar un líquido espumoso con una espuma consistente que se bebía frío. A esta preparación de base se le añadían, según los gustos, diferentes ingredientes, como chile, achiote, vainilla y miel como endulzante, y como emulsionante básico para absorber la manteca de cacao, harina de maíz. El resultado era una bebida sumamente energética pero también muy amarga y picante.

    En la región centroamericana con influencia nahuatl, las semillas de cacao eran tan apreciadas que eran usadas como moneda corriente.

    De América a Europa

    El primer no americano que probó está bebida, antecedente del chocolate, pudo muy bien haber sido el mismo Cristóbal Colón en 1502, al llegar a la isla Guanaja (Isla de Pinos, en la costa de la actual Honduras) en su cuarto viaje a América.

    Cristóbal Colón, a su vuelta a España, lleva muestras de cacao a los Reyes Católicos; sin embargo, no tiene éxito por su sabor amargo y picante, y por su aspecto sucio. Sin embargo, de las muestras que Hernán Cortés, también consciente del valor del cacao entre los aztecas, decidió llevarse consigo a la España de Carlos I en 1528, es de donde surge la historia del chocolate en Europa. Cortés, al probar el brebaje preparado por los aztecas, lo había descrito así: "cuando uno lo bebe, puede viajar toda una jornada sin cansarse y sin tener necesidad de alimentarse". Además del valor alimentario también le había llamado la atención el valor monetario que le daban los aztecas.

    La incorporación de azúcar (y de especias como vainilla y canela) a esta bebida, lo que ya se podría denominar chocolate con un sentido actual, es una idea sobre la que no está claro dónde se originó: por un lado, está claro que la extensión por parte de los españoles del cultivo de la caña de azúcar en América pudo haber facilitado que fuese allí donde se mezclasen ambos productos por primera vez. Por otro, es recurrente la noticia de que eso solo ocurrió al llegar el cacao a Europa. En cualquier caso, tal combinación se asocia casi siempre a obra de miembros de órdenes religiosas: un convento en Oaxaca, (En esa época Guatemala ahora México) y el Monasterio de Piedra, en Zaragoza, son los dos lugares, en América y Europa respectivamente, que parecen haber sido los primeros en poner en práctica por primera vez esa combinación.

    Había, por lo demás, algunos desacuerdos entre las altas esferas eclesiásticas por el supuesto poder excitante que generaba en quienes lo tomaban. Por ejemplo, el Obispo de Chiapas tuvo que prohibir su consumo dentro del recinto de la iglesia porque las damas españolas para hacer más llevaderos los prolijos sermones, se hacían servir chocolate por sus criados y lo bebían durante la ceremonia. Este hecho irritó al prelado, quien amenazó con excomulgarlas si seguían con esas prácticas.

    Puede afirmarse casi con toda certeza que fueron misioneros jesuitas, y no exploradores del Nuevo Mundo, los responsables de llevar por primera vez el chocolate a España, Italia y Francia a través de una red internacional de conventos y monasterios. Fue también gracias a la presión de los misioneros jesuitas como los granos de cacao en crudo, sin procesar, empezaron a exportarse en barco a Europa.

    Durante el siglo XVII, el chocolate era considerado tanto un medicamento como un alimento, y no una bebida de compañía y de placer.

    En 1606 llega la fabricación del chocolate a Italia, a través de Antonio Carletti tras un viaje a las posesiones españolas de América (aunque otras fuentes indican que el introductor fue Manuel Filiberto de Saboya, general de los ejércitos españoles). A través de Carletti tenemos las primeras referencias a la elaboración del chocolate por parte de los indígenas (semillas de cacao tostadas, agua y azúcar) y, sobre todo, a la existencia de cacao solidificado en cuadraditos, que servía para ser transportado en los viajes como provisión, y que si era necesario se disolvía en agua.

    En 1615 llega el cacao a Francia a través del matrimonio de la hija de Felipe II, Ana, con el rey Luis XIII de Francia.

    En 1646 llega a Alemania desde Italia. Durante años, los alemanes lo consideraron como una medicina, y sólo se vendía en droguerías y farmacias.

    En 1657 empieza a extenderse por Inglaterra, donde por primera vez en Europa el chocolate se ofrece en forma de pastelillos (1674). Más importante es la fecha de 1746, pues en un club de aficionados al chocolate se produce una gran innovación: el agua, lo único empleado hasta entonces para mezclar con el cacao, se sustituye por leche, añadiéndosele a veces huevos, alcohol y vino añejo.

    Alrededor de 1660 se eliminaron todas las especias utilizadas en la elaboración del chocolate. En España, se preparaba una mezcla con 28 g de chocolate, 57 g de azúcar y un cuarto de litro de agua, se calentaba y se batía hasta producir espuma. En Francia, se solía sustituir la mitad del agua por leche.

    A finales del siglo XVII aparecen las primeras chocolateras: tanto el recipiente en el que se preparaba específicamente el chocolate como el que se utilizaba para servirse. El primero era resistente al fuego, a menudo de cobre estañado, bastante algo y con un orificio en la tapa para permitir la salida del mango del molinillo, con el que se daba vueltas al chocolate. La chocolatera de servicio, de porcelana o de plata, tenía una tapa con un asa para facilitar su apertura y el mango de madera estaba colocado en ángulo recto. Para asegurar la estabilidad al hervir, a menudo se colocaba en un soporte con tres patas altas, lo que permitía situarla sobre un hornillo de alcohol. También se fabricaron tazas especiales para el chocolate.

    Para preparar el chocolate era indispensable el molinillo: un batidor de madera con el que se revolvía la bebida de cacao para hacerla más homogénea, aterciopelada y espumosa. El proceso de elaboración desarrollado por los españoles a comienzos del siglo XVIII consistía en lo siguiente: una vez tostado, descascarillado y molido, la masa del cacao era molida hasta dejarla convertida en una fina pasta y mezclada con mucho azúcar, canela, vainilla, almizcle y colorantes. Se daba al chocolate forma de bloques, pero aún así se utilizaba básicamente para preparar bebidas y apenas se empleaba como golosina o para hacer pasteles.

    En 1711, Carlos VI trasladó la corte de Madrid a Viena, llevando la afición española por el chocolate a la capital austriaca. Viena se hizo famosa por sus exquisitas tazas de chocolate servido con vasos de agua fresca.

    En 1755, los norteamericanos descubren el chocolate. La primera fábrica fue fundada en 1765. Quaker Milton Hershey descubre la tableta de chocolate con leche y almendras a principios del siglo XX.

    La elaboración artesanal del chocolate se sustituyó en 1777 en Barcelona por la mecánica. A comienzos del siglo XIX, junto con el desarrollo de las plantaciones de cacao en todo el mundo, la industria del chocolate se organizó y perfeccionó en varios países.

    El primer paso importante fue la solidificación del chocolate para obtener la tableta. El Italiano Doret fue el primero que solidificò el chocolate en turin

    La primera fábrica de chocolate se instala en Suiza, en 1819.

    La primera tableta fue la de Fry and Sons, en Inglaterra sobre 1820, una mezcla de licor, cacao y azúcar, que se presentaría comercialmente en Birmingham en 1849 bajo el nombre de Chocolat Dèlicieux à Manger.

    El segundo paso lo dio hacia 1828 un holandés, Coenrad Van Houten, al inventar una prensa hidráulica que conseguía exprimir los granos molidos del cacao y separar bien la manteca del nuevo producto que se podía obtener gracias a ese desgrasado: el polvo del cacao. La máquina podía extraer hasta el 50% de la manteca del cacao. Junto con el desarrollo del proceso conocido como dutching (añadir potasa para rebajar el color y lograr que el cacao se disuelva más fácilmente en leche o en agua), los holandeses se colocaron a la cabeza de la producción de chocolate.

    El tercer hito fue italiano, y consistió en el invento de los bombones (llamados en dialecto piamontés 'divu' = colilla): gordos como bellotas, se preparaban con una pasta de cacao hecha a mano y moldeada toscamente. El bombón gianduja es de origen italiano y toma su nombre de la máscara turinesa.

    El cuatro gran momento fue suizo: la invención del chocolate con leche hacia 1875 por parte de Daniel Peter, gracias al aprovechamiento de la harina láctea (leche en polvo) creada por Henri Nestlé. También es invento suizo el 'conchado' (vid. supra).

    Durante el siglo XVII se enfrentaron dos escuelas de degustación del chocolate: la española, afín al chocolate espeso donde se mojaba pan o pasteles, y la francesa, gustosa del batido espumoso y bebido rápidamente.

    La variedad criolla del chocolate es la más cara y rara en los mercados de Estados Unidos y Europa, pero es una bebida común en Centroamérica.

  • hace 1 década

    Para hacer un autentico chocolate mexicano...necesitas lo siguiente:

    1 kg de semillas secas de cacao

    100 g de canela

    1 1/2 kg de azucar

    preparacion:

    vierte las semillas de cacao en una sarten y tuesta a fuego lento hasta que se doren, (atencion de no quemarlas, porque entonces el chocolate saldra amargo):como saber cuando son ya listas? pues cuando comienzan a soltar un olorcito comode cafe tostadito y pierden el olor de crudo.

    despues de tostadas deberas pelarlas y una vez peladas

    las tendras que moler junto con la canela y el azucar (la canela igual se tuesta un poquito y se le da unas dos otres pasadas en el molino antes que se la agregues al cacao el cual igual debe ser molido al menos una vez antes de que le agregues la canela, una vez que estan juntos..amazalo muy bien y agrega el azucar y vuelvelo a pasar en el molino, puede ser que se te derrita un poco y quede muy aguadito mas no te preocupes, hazlo en pequeñas porciones y dejalo enfriar que seloto endura y tendras unas riquisimas pastillas de chocolate listas para disolver en la leche.

    Fuente(s): Una super mama que cocina riquisimo
  • hace 1 década

    OKY.. YO TENGO UNA HACIENDA DONDE SE PRODUCE CACAO Y ESTE ES EL PROCEDIMIENTO CASERO:

    TIENES QUE OBTENER EL FRUTO DEL CACAO, SON FRUTOS DE COLOR AMARILLO FUERTE CUANDO ESTÁN MADURAS, LES EXTRAES LAS SEMILLAS DEL INTERIOR LAS CUALES TIENES QUE DEJAR SECAR AL SOL SOBRE UNA SABANA Y DESPUÉS TOSTAR EN UN CALDERO. A ESTAS SEMILLAS SE LES VA A FORMAR UNA ESPECIE DE CASCARA QUE SE LES QUITA CON PILÓN.. PERO ME IMAGINO QUE TU NO TIENES UNO, POR LO TANTO TE RECOMIENDO QUE SE LAS QUITES A MANO CON UN CUCHILLITO PARA QUE QUEDEN BIEN LIMPIAS DE CASCARAS Y BASURA, DESPUÉS DE ESTO VAN A TOSTARSE DE NUEVO. ESTA PARTE ES IMPORTANTÍSIMA PUESTO QUE DE ALLÍ DEPENDE EL SABOR DEL FUTURO CHOCOLATE, A FUEGO LENTO Y REVOLVIENDO CON UNA PALETA MINUTO A MINUTO, CUANDO LAS SEMILLAS ESTÉN TOSTADAS Y CON EL TÍPICO AROMA DE CACAO SAL BAJAS DEL FUEGO Y DEJAS QUE SE ENFRÍEN, A HORA TOCA MOLERLAS, AQUÍ SE UTILIZA UN MOLINO TU LO QUE PUEDES HACES ES MACHACARLAS PERO NUNCA TE VAN A QUEDAR BIEN O METERLAS A LA LICUADORA (PUEDE QUE SE DAÑE LA LICUADORA) TE RECOMIENDO QUE BUSQUES UN MOLINO, DE HAY TIENES LA PASTA DE CACAO LA CUAL ESTARÁ HÚMEDA POR QUE RECUERDA QUE EL CACAO TIENE ACEITE, ESTA PASTA PUEDES DEJARLA SECAR MUCHO TIEMPO PARA DESPUÉS PASARLA POR EL MOLINO Y CONVERTIRLA EN CACAO EN POLVO PARA DESPUÉS COMBINARLA CON AZÚCAR Y ASÍ OBTIENE CHOCOLATE EN POLVO, DE UNAS POCAS SEMILLAS PUEDES OBTENER MUCHO CHOCOLATE, PERO ESTO NO ES TAN FACIL TIENES QUE PROBAR Y PROBAR HASTA QUE TODO EL PROCEDIMIENTO SALGA BIEN Y EL CHOCOLATE ESA COMO TU LO QUIERES

    PERO INTENTALO NO PIERDES NADA

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.