Lv 728.998 points

Beatriz

Respuestas favoritas16%
Respuestas6807

Distintas miradas sobre la felicidad... http://www.youtube.com/watch?v=ZOvp6reio9c&feature=relmfu

  • ¿El día en que nos peleamos mi mamá y yo?

    Hace mucho que no hago preguntas aquí, es sólo para compartir una anécdota y reir un poco :)

    Aprovecho para desearles a todos un muy feliz año!

    - Dale!! Te espero a tomar el té!!

    - Bárbaro, ma! Salgo del trabajo y voy directo para tu casa.

    Tomar el té en lo de mamá es todo un combo. El té viene acompañado de tostadas con manteca, galletitas dulces y saladas, queso, etc, y si es pleno invierno hasta de una copita de licor! jeje! A eso hay que agregarle lo más importante: charlas de horas y horas, en las que paseamos por miles de anécdotas, hablamos de nuestras vidas, y luego de otras vidas que también son nuestras, y de nuestro mundo, y luego de otros mundos que también son nuestros, en fin. Risas, lágrimas de emoción, a veces de las otras..., pero luego otra vez risas, risas, risas. Todo eso viene en el combo.

    Yo no sé qué pasó este día, pero las cosas fueron diferentes. De un momento para el otro estábamos discutiendo (ya ni recuerdo por qué) y entre palabras afiladas y miradas matadoras, tomé mi cartera aún antes de que el agua para el té hubiera hervido y dije:

    - ¡Me voy! - furiosa

    - Hacé como quieras - dijo ella sin levantar la voz

    Y me fui. No di portazo porque a mamá la respeto y mucho, pero ganas no me faltaban.

    Caminé esas tres cuadras de distancia hasta mi casa nerviosa, tropezando a cada rato, tal era mi enojo. Mi cabeza parecía tener miles de voces gritonas hablándome al mismo tiempo, diciéndome cosas feas sin parar, y yo respondía a todas: ¡SIIII! ¡ES VERDAD! ¡TENÉS RAZÓN! GRRRRRR!!!

    Subí los dos pisos por escalera hasta mi hogar, con la cartera en bandolera bandeándose de un lado al otro, y las sandalias con plataforma amenazando con hacerme tropezar otra vez. Abrí la puerta como si estuviera entrando al mismo infierno (pero con la frente alta) y ni la cerré.

    Caminé dos pasos adentro de mi casa y de pronto sentí que todo mi enojo se había quedado afuera; ya no lo tenía conmigo, no sé ni a dónde se fue...!

    Sin cerrar la puerta, y sin quitarme la cartera llamé a mamá por teléfono.

    Su voz fresca y despreocupada me trajo de vuelta a la Tierra.

    - Hola? - dijo con su canto característico

    - Hola, mami...¿todavía estás enojada?

    - Pero no, nena!! jajaja! Vení que ya te serví el té. La mesa está lista.

    - ¡Bueno!

    Y ahí me fui otra vez, caminando las tres cuadras hasta su casa pensando en lo hermosa que es la vida, y los pajaritos, y las flores, y mi mami!

    7 respuestasOtros - Arte y Humanidadeshace 7 años
  • ¿Recuerdas esas grandes lecciones que recibiste en la vida?

    Les agradezco desde ya a los que con paciencia me leen. Sepan que no estoy acostumbrada a escribir, y no sé por qué razón ahora se me antojó escribir las anécdotas que tengo de chica.

    Les comparto otro retazo de mi vida; espero que lo disfruten como yo!

    Cuando era chica, en el barrio teníamos a nuestra propia super-héroe: mi hermana Ana.

    Tal vez no tenía super-poderes, pero en tal caso era lo único que le faltaba.

    Intrépida, justiciera, defensora de pobres y desvalidos, valiente, inteligente por demás, un corazón capaz de darlo todo y siempre dispuesta a saltar por cualquiera de nosotros.

    ¿Un niño de otro barrio molestó a Cecilia, la hija del almacenero? “Llamemos a tu hermana Ana”

    ¿Se perdió el perro de Mariana, la que vive en la otra cuadra? “Hay que avisarle a tu hermana Ana”

    ¿Se están por pelear los chicos de nuestro barrio con los del barrio vecino? “¡Que venga Ana!”

    Y ella iba de aquí para allá, atenta a socorrer a cualquiera que lo precisara, utilizando su poder (casi super-poder) de persuasión, deteniendo batallas, desarmando guerreros, convenciendo al gato a que baje del árbol, espantando chicos traviesos, recuperando al perro perdido, calmando a un padre enojado, en fin, lo que se les ocurra. Ella a nada decía que no, y cuando su poder de persuasión no resultaba, no tenía problemas en terminar a las trompadas (¡jaja!)

    Lo que fuera necesario para recuperar la paz del barrio ella lo hacía, y si había que ir a la guerra iba.

    Así era mi hermana Ana cuando yo era chica. Todos la respetaban y era lo justo. Se lo había ganado enfrentando a los monstruos más temibles, mientras nosotros espiábamos aterrados desde las ventanas.

    Sucedió que un día discutimos ella y yo, y lo que empezó en discusión terminó en una gran pelea. Convivíamos en la casa ignorándonos, y el aire se cortaba con tijera.

    Sobre que mi ánimo estaba por el piso, esta vez me tocó a mí ser una “víctima indefensa” frente a los ataques y amenazas de unas niñas bastante más grandes que yo, que por alguna razón me habían tomado de punto. Mis amigas insistían en que le contara todo a Ana, pero yo me negaba porque estábamos distanciadas. Pasaron varios días así, hasta que de algún modo llegó la historia a sus oídos y sin que yo me enterara.

    Ana no se andaba con medias tintas. Simplemente me enfrentó y puso las cosas en su lugar. Con una firmeza que nunca voy a olvidar, me dijo mirándome directo a los ojos:

    “Que te quede claro que vos y yo podemos estar peleadas a muerte, pero me corto un brazo antes de permitir que alguien de afuera te venga a lastimar! No importa en qué situación estemos nosotras, si tenés un problema venís y me lo contás, que yo voy a saltar por vos. Si lo hago por cualquier otro ¿cómo no lo voy a hacer por vos, que te quiero y sos mi hermana?”

    Y no sé si fue su tono, las palabras que dijo, o la certeza conque las dijo, la cuestión es que ese día aprendí una lección de amor. Y no sólo eso: aprendí que el afecto no se pone en duda por tener un distanciamiento.

    ¡Cómo no me voy a sentir orgullosa de mi hermana! No cualquiera tiene en su familia un super-héroe de tan buen corazón.

    22 respuestasAmigoshace 10 años
  • ¿recuerdas las cosas simples de la vida, y cuánto te marcaron?

    Cuando yo era chica Vivi era como una segunda mamá, sólo que me retaba menos y peleábamos más, porque en realidad es mi hermana. Y es una hermana de esas que te llena el corazón de orgullo. De las que te dan ganas de gritar:

    ¡miren, es mi hermana! ¡es MI hermana!

    De sólo recordar cómo era Vivi conmigo cuando yo era chica me emociono. Porque ni ella sabe todo lo que hacía por mí, y es que lo hacía naturalmente, sin medidas, a puro corazón y a manos llenas. Ella daba todo por todos, y aún lo sigue haciendo, porque Vivi es así.

    Me acuerdo de esa vez en que estaba por salir con sus amigos y precisaba un monedero. Yo no tendría más que cinco años, y ella dieciséis. Buscaba entre sus cosas apresurada porque se le hacía tarde y no encontraba dónde guardar el dinero. Entonces yo recordé que tenía dos: uno que había descartado porque estaba muy viejo y lo tenía tirado por ahí, entre mis juguetes, y el otro que era una belleza…¡ah, ese sí que era lindo! Hasta olor a nuevo tenía.

    Busqué el monedero viejo y se lo regalé. Daba lástima, pero ella lo recibió como si fuera de oro. Un gran “¡Ahhhh…!¡Gracias! ¡Pero qué linda que sos!”, y un abrazo, y un beso fuerte en la mejilla, y yo no entendía por qué tanta alegría, pero de pronto me sentí feliz. Muy sonriente le dije:

    “De nada. ¡Es que me sobra!”

    Ella se quedó mirándome por unos segundos sin responder, y luego rió. Otra vez los abrazos y los besos fuertes.

    “Está bien”,me dijo, “ pero alguna vez podrías hacer un regalo de algo que quieras mucho, y no porque te sobre”

    ¡cómo voy a regalar algo que yo quiera mucho! Eso sí que es chino básico, pensé.

    “¿pero por qué?”

    “Porque cuando de verdad querés a alguien, ese alguien es más importante que cualquier cosa que quieras, y hacerle un regalo así es una forma de decirle ¡mirá cuánto te quiero!”

    Ah…! Entendí. Me quedé mirándola mientras ella se maquillaba apurada por irse y dudé. Yo sé que dudé, pero al fin me decidí. Y con algo de tristeza busqué mi otro monedero y se lo dí:

    “mejor te regalo éste” le dije.

    Lo miró como entre nubes, tratando de caer…Se le llenaron los ojos de ternura…¿está llorando?, pensé ¡ahora sí que no entiendo nada!

    “¡No, mi amor! ¡Te agradezco! ¡Ese es tuyo, y es muy lindo!”

    “¿Pero por qué no? ¡yo te quiero, te lo regalo!”

    Y ella (ay, mi Vivi) sonrió y me respondió:

    “¡Pero es que yo también te quiero! Mucho, mucho, mucho…Y es por eso que prefiero que siga siendo tuyo. ¡Mirá cuánto te quiero…!”

    Gracias por leer, espero no haberlos aburrido.

    Y si quieren me comparten alguna anécdota!

    23 respuestasAmigoshace 10 años
  • ¿Qué cosas pueden mejorar o cambiar tu día?

    Presenciar algo así, no lo haría especial?

    http://www.youtube.com/watch?v=VQ3d3KigPQM

    Youtube thumbnail

    Gracias por sus respuestas!

    42 respuestasEncuestas y sondeos de opiniónhace 1 década
  • ¿Cómo sales adelante cuando cada paso suma otro error?

    Y todo lo que haces provoca dolor...?

    Desde ya, gracias por sus respuestas!

    22 respuestasFilosofíahace 1 década
  • Mis amigos, me despido por un tiempo?

    Tal vez sea sólo por un tiempo. He compartido cosas hermosas con ustedes y les estoy muy agradecida, de todo corazón, y me gusta mucho estar aquí, pero siento que últimamente he descuidado otros aspectos de mi vida que hoy precisan de toda mi energía y atención, y yo tiendo a dispersarme cuando estoy en muchas cosas a la vez. Es sólo por eso. Los quiero mucho, y espero volver pronto!

    33 respuestasAmigoshace 1 década
  • ¿Cuántas emociones puedes albergar en un mismo momento?

    Por ejemplo yo, ahora, siento todas éstas:

    - Alegría: hace un par de horas me enteré de que volveré a ser tía por parte de una de mis hermanas. De ella es la única sobrina que tengo hasta ahora.

    - Nervios: por la misma noticia, y porque habrá que esperar un tiempito hasta saber que todo viene bien (mi hermana está con pérdidas).

    - Tristeza: la persona con la que más me gustaría compartir esta alegría tiene uno de esos días...ausentes. Ya estoy acostumbrada, pero igual me duele.

    - ¡Ansiedad!: ¿cómo hago para aguantame las ganas de contarles a mis hijos que tendrán un nuevo primo? ok, ok, tenemos que esperar. En fin.

    Bueno, sólo quería compartirlo con ustedes! Y si quieren, me comparten también sus vivencias de "muchas emociones a la vez".

    Gracias por sus respuestas!

    13 respuestasPsicologíahace 1 década
  • ¿Hacer lo mejor es hacer siempre lo correcto?

    Gracias por sus opiniones y comentarios.

    ¡Y buen fin de semana para todos!

    33 respuestasFilosofíahace 1 década
  • ¿Alguna vez te has obligado a seguir adelante sin mirar hacia atrás?

    ...por tu propio bien, aunque quisieras quedarte...?

    Libre interpretación!

    Gracias por sus respuestas!

    Un beso a todos

    Betty

    40 respuestasOtros - Familia y Relacioneshace 1 década
  • ¿El amor precisa de justicia?

    Yo creo que el amor verdadero nunca juzga, pero me encantaría conocer sus opiniones.

    ¡Desde ya agradecida!

    Besos a todos y muy buen fin de semana!

    Betty

    17 respuestasFilosofíahace 1 década
  • ¿Te ha despertado alguna vez tu propia risa, por estar soñando algo gracioso?

    ¡Jaja! A mí me ha pasado al menos dos veces, y luego no podía volver a dormirme porque me seguía riendo a carcajadas, jaja! ¡Qué lindo!

    Gracias por sus respuestas (y si alguien quiere contar su sueño gracioso, yo encantada!).

    Besos!

    22 respuestasOtros - Entretenimientohace 1 década
  • ¿Es posible que lo que vemos como una mala circunstancia sea sólo falta de perspectiva?

    Lo que a veces llamamos "un mal momento" puede ser la pieza fundamental que abra las puertas a una mejor realidad. Claro, si es que sobrevivimos a ese mal momento...

    Gracias por sus respuestas!

    Besos a todos!

    15 respuestasFilosofíahace 1 década
  • ¿Cuales son los temas de conversación y debate que más interesan aquí, en Penang?

    Y ya que están, si quieren contarme cual es la comida típica del lugar...¡yo agradecida! (aunque con una grande de muzza me conformo, eh!)

    ¡Jaja! ¡Ahí tienes, Vaga! ¡Lo logré, hice una pregunta!

    Besos a todos

    5 respuestasPenanghace 1 década
  • ¿Qué cosas son las que hacen que una persona te caiga bien a los pocos minutos de tratar con ella?

    ¡Hay personas que apenas conoces ya te hacen sentir de maravilla! Y uno no sabe si es por su buen humor, o por su buena vibración, o por su estilo sencillo y directo, transparente, su sencillez, o por su optimismo, en fin...¡o por todo eso junto! He conocido muchas personas así en este foro, y esta pregunta está dedicada a ellas. Y también a una nueva amiga que acabo de conocer y la inspiró: María G, esto es por tí, mujer!

    ¿Qué cualidades te hacen sentir cerca de alguien que recién conoces?

    Gracias por sus respuestas!

    Un beso a todos!

    23 respuestasAmigoshace 1 década
  • ¿Por qué suele resultarnos más fácil amarlo todo en general que amarlo todo individualmente?

    ¡Y lo pregunto porque a mí me sucede!

    Como si el TODO no fuera la suma de sus partes...

    Por ejemplo:

    Amo la vida en general; pero si veo una cucaracha en mi casa no dudo en deshacerme de ella, por mucha pena que me de.

    También amo a la humanidad en general; pero existen ciertas personas que me provocan un rechazo total, o disgusto instantáneo.

    ¡Incluso a mí misma me amo así, en el TODO! Y no querría ser otra más que yo misma. Pero bien que algunas cosas mías me resultan muy desagradables.

    ¿Será verdadero amor ese que se dirige hacia el TODO, pero que deja afuera a algunas de las individualidades?

    Ya sé que es una pregunta algo loca, ¿pero no se lo han preguntado alguna vez?

    Gracias por responder!

    7 respuestasFilosofíahace 1 década
  • ¿Cual es la verdad que te trae más alegría?

    Esa que sientes bien tuya; la que te reconforta, la que te sostiene, la que te trae paz, la que te encantaría gritar a los cuatro vientos, o por el contrario guardarla en secreto para siempre...

    Gracias por sus respuestas!

    Betty

    11 respuestasFilosofíahace 1 década
  • ¿La alegría es más alegría cuando la compartes?

    Y el dolor...más dolor...cuando no?

    Besos a todos y gracias por sus respuestas!

    15 respuestasFilosofíahace 1 década
  • ¿A dónde va el amor que nunca habrás de expresar?

    Libre interpretación.

    Se aceptan poemas! (sé que hay muchos corazones poetas por aquí)

    Agradezco desde ya sus respuestas.

    Que tengan un excelente día!

    34 respuestasFilosofíahace 1 década
  • ¿No te sorprende, a veces, descubrir cómo todo está relacionado?

    Hace unos días encontré una carta que me había escrito un amigo hace 20 años atrás...¡20 años! Este amigo era mucho mayor que yo; es evidente que él sabía todo lo que me faltaba vivir. Teníamos una hermosa amistad, sin ningún otro condimento; una amistad sincera. Hace tiempo que él no está en mi vida, y la verdad es que ya lo había olvidado.

    Pero ahora releo su carta y me sorprende. Ni que hubiera sido escrita para que la descubriera en este presente. Estoy segura de que en su momento la valoré mucho, pero es recién ahora que comprendo el mensaje. La genialidad con la que está escrita, las verdades que encierra, las respuestas a tantas preguntas que me hacía...En fin. Me pregunto cuántos tesoros tendremos guardados sin saberlo, esperando al momento justo para que los descubramos. De todo corazón agradezco su paso por mi vida, del mismo modo en que hoy agradezco a todos ustedes por los tesoros que me han regalado, por los que ya he abierto y por aquellos que descubriré con el tiempo.

    ¡Les deseo una hermosa Navidad, y un excelente 2009!

    Es muy lindo poder contar con ustedes.

    Betty

    26 respuestasFilosofíahace 1 década