Lv 32114 points

j. m. moreno

Respuestas favoritas23%
Respuestas1488

Cieta vez una admiradora me dijo, tal vez por halagarrme, que yo era el poeta del amor. Le contesté que era al revés, que yo sólo era el amor que escribía poemas..

  • Attachment image

    ¿Os gustan las décimas...?

    SIEMPRE AL SECARSE LA ROSA.

    j. m. moreno G.

    Nunca pienses que el dolor

    se acaba en la despedida,

    porque es parte de la vida,

    que, al agotarse un amor,

    sea por falta de calor,

    o que la ilusión declina,

    lo que al parecer termina

    será ausencia dolorosa.

    Siempre, al secarse la rosa,

    es más punzante la espina…

  • ¿Qué sucedió entre el poema y la rosa...?

    ENTRE EL POEMA Y LA ROSA

    Buscando la inspiración,

    pensando, siempre pensando,

    anoche mientras dormía,

    soñé que estaba soñando…

    Era un diálogo cordial

    sobre una amistad hermosa

    que surgiera por azar

    entre un poema y una rosa.

     Elogiaba él su belleza,

    su gracia e inteligencia,

    y ella su perseverancia

    su inspiración y elocuencia.

    Pero ni él, desde su limbo.

    ni ella, desde su candor,

    quisieron hacer ninguna,

    referencia hacia el amor.

    Sin embargo, se notaba

    que algo había entre los dos

    pues cuando se despidieron

    no se dijeron adiós.

    Y recuerdo que al final,

    en lugar de despedida,

    ella le dijo : - ¡Hasta siempre…!

    Y él: - ¿Hasta toda la vida…!

  • ¿Es bueno recordar...?

    NUNCA PODRE OLVIDARLA.

    j. m. moreno

    Cómo olvidar sus ansias, sus besos infinitos,

    y la dulce ternura con que me acariciaba,

    cuando al llegar la noche, desde la lejanía,

    aparecía de pronto, ninfa constante y mágica,

    Tenía la edad perfecta, en que se entrega todo,

    la edad en que más dulces maduran las manzanas,

    pero a veces marcaba silencios de tristeza,

    y había en su amor un cierto sentido de nostalgia.

    Apegada a mis pasos, confiada me seguía,

    y, aunque había amado mucho y sido traicionada,

    era dulce y sencilla, apasionada, ardiente,

    con sus ojos enormes, y luz en su mirada.

    Su cuerpo era perfecto, como una diosa griega,

    reflejando, sin duda, la belleza de su alma,

    su ánimo siempre alegre, su gracia sorprendente,

    sus gestos amorosos, y su sonrisa cálida.

    Cómo olvidar su risa, su rostro, su cabello,

    cómo olvidar las dulces promesas de sus cartas,

    la emoción que sentía al leer mis poemas,

    y las noches ardientes de amor que me brindaba.

    Fue una visión nocturna que llegó de repente.

    Desde el instante mismo que pude imaginarla,

    la siento en la distancia, la percibo en el aire,

    vive en mi pensamiento,.. Nunca podré olvidarla…

    12 respuestasPoesíahace 2 años
  • ¿Qué piensas de ese otro amor?

    ESE OTRO AMOR.

    j. m. moreno

    Hay un amor cercano y sensitivo

    que tiene sus ventajas y delicias,

    que está en la cercanía de los cuerpos

    y en la proximidad de las caricias.

    Pero existe otro amor que es el que nace

    de afinidad entre los pensamientos

    y puede transmitir, con las palabras,

    las ilusiones y los sentimientos.

    Es un amor distinto y más sublime,

    que auque parezca etéreo e intangible

    puede vencer el tiempo y las distancias,

    porque es imaginario e invisible.

    Si encuentras ese amor en tu camino,

    vívelo intensamente y sin temor:

    tal vez para este tiempo que vivimos,

    sea la nueva forma del amor.

    12 respuestasPoesíahace 2 años
  • ¿Qué haces tú para olvidar?

    NUNCA PODRE OLVIDARLA.

    j.m.moreno

    Cómo olvidar sus ansias,

    sus besos infinitos,

    y la dulce ternura

    con que me acariciaba,

    cuando al llegar la noche,

    desde la lejanía,

    aparecía de pronto,

    ninfa constante y mágica,

    Tenía la edad perfecta,

    en que se entrega todo,

    la edad en que más dulces

    maduran las manzanas,

    pero a veces marcaba

    silencios de tristeza,

    y había en su amor un cierto

    sentido de nostalgia.

    Apegada a mis pasos,

    confiada me seguía,

    y, aunque había amado mucho

    y sido traicionada.

    Era dulce y sencilla,

    apasionada, ardiente,

    con sus ojos enormes,

    y nrillo en su mirada.

    Su cuerpo era perfecto,

    como una diosa griega,

    reflejando, sin duda,

    la belleza de su alma,

    su ánimo siempre alegre

    su gracia sorprendente,

    sus gestos amorosos,

    y su sonrisa cálida.

    Cómo olvidar su risa,

    su rostro, su cabello,

    como olvidar las dulces

    promesas de sus cartas,

    las escenas preciosas

    que yo escribía en poemas ,

    y las noches ardientes

    de amor que me brindaba…

    Fue una visión nocturna

    que llegó de repente.

    Desde el instante mismo

    que pude imaginarla,

    la siento en la distancia,

    la percibo en el aire,

    vive en mi pensamiento,..

    Nunca podré olvidarla…

    3 respuestasPoesíahace 2 años
  • ¿Qué supone este poema...?

    LA FLOR DEL CARDO.

    j. m. moreno

    Pudo haber sido una flor

    primorosa y distinguida

    pero su aspecto cambió

    por las cosas de la vida.

    No supo vivir lo bueno

    y aceptar lo positivo,

    y persistía en ver lo malo,

    y todo lo negativo.

    Y lo que debieron ser

    bellas flores irisadas

    empezaron a trocarse

    en espinas aguzadas´

    Y junto con la amargura

    y los malos pensamientos

    toda ella se cubrió

    de espinosos filamentos.

    Así sucede también

    lo que a nuestro cardo altivo,

    a quienes la vida lleva

    a acentuar lo negativo.

    5 respuestasPoesíahace 2 años
  • ¿Qué os sugiere este poema?

    EL CERROJO.

    j.m.moreno.

    (A Cecilia).

    Era un extraño cuadro sin sentido,

    en el que aquel artista había pintado

    un cerrojo de hierro envejecido

    sobre un madero azul deteriorado.

    No se sabía si el cerrojo era

    la defensa de un hombre solitario,

    o la esperanza de encontrar afuera

    algún mundo feliz imaginario.

    Era una obra misteriosa y fría,

    como nacida de una mente insana,

    y en realidad sólo su autor sabía

    si era una puerta o era una ventana.

    Podía ser una triste despedida,

    o un recuerdo feliz atesorado,

    porque al mirarlo nadie comprendía

    la realidad de su significado.

    Pero era tan real y tan perfecto

    aquel cerrojo viejo y oxidado,

    que hacía sentir algún extraño efecto

    a cuantos se paraban a su lado.

    Nadie mostraba indiferencia al verlo,

    sino vivo interés en observarlo,

    ansiando algunos poder descorrerlo

    ,y otros con su mirada reforzarlo.

    Pecando de furtivo y de indiscreto,

    pensé que aquella idea tan profunda

    debía guardar, sin duda, algún secreto

    que su pintor se llevaría a la tumba.

    Y mientras meditaba pensativo,

    entre abstraído, absorto, e inspirado,

    pude notar que, un tanto entretenido,

    un hombrecillo sonreía a mi lado.

    - Soy el autor, y esta es mi humilde muestra.

    - dijo tras observarme de reojo -

    No existe nada detrás de esa puerta.

    No le de vueltas… Sólo es un cerrojo…

    Muchas veces, después, si te escribía

    versos en que me hallaba ante un dilema,,

    de pronto me paraba y me decía:

    - No le des vueltas. Sólo es un poema….

    1 respuestaPoesíahace 2 años
  • ¿Qué pensáis de este sueño?

    El sueño.

    j. m. moreno.

    Estoy acostumbrado a tener sueños

    extraños, diferentes, caprichosos,

    pero anoche fue un sueño diferente,

    un sueño misterioso.

    En compañía de un anciano amigo,

    por un largo y polvoriento camino

    escuchando sus sabios comentarios,

    viajaba peregrino.

    Me hablaba del futuro y de la vida

    de lo aprendido en su larga experiencia,

    refiriéndose a veces a la muerte

    con cierta indiferencia.

    Pero dijo algo que se convirtió

    para mi en una especie de acertijo

    que me obligó a escucharle atentamente

    y fue cuando me dijo:

    - De todas cuantas cosas he estudiado,

    sólo hay una en que fracasó mi intento,

    y es saber si el origen de la vida:

    está en el pensamiento.

    Y sentí como si aquellas palabras

    despertaran mi conciencia dormida,

    y pudiera entender, en ese instante,

    cómo nació la vida.

    1 respuestaPoesíahace 2 años
  • ¿A qué palabra se refiere este poema?

    ESA PALABRA ESQUIVA.

    j. m. moreno

    Hoy quise improvisar algún poema

    dejando en libertad mi pensamiento

    de manera que las palabras fueran

    expresando su propio sentimiento.

    Y pensé en la amistad, que significa

    admiración, respeto, simpatía,

    aprecio, lealtad, entendimiento,

    querer, proximidad y compañía.

    Pero de pronto surgió una palabra

    sorprendente, fugaz, inesperada

    que logró interrumpir mi pensamiento

    por su naturaleza improvisada.

    Permanecí un instante divagando.

    abstraído, distante, confundido

    mirando alrededor, impresionado

    por algo que antes nunca había sentido.

    Y me encontré buscando esa palabra

    capaz de acumular los pensamientos,

    y que pudiera unir en un instante

    las ilusiones y los sentimientos,

    Pero, por más que lo intenté no pude.

    Se escapaba de mi, se hacía invisible,

    tal vez porque tenía un significado

    prohibido, vedado, e imposible.

    .

    1 respuestaPoesíahace 2 años
  • ¿Qué piensas de este poema ?

    TRANSFORMACIÓN.

    j.m. moreno

    Después, en el extremo un camino,

    sin nuevas estaciones ni paradas,

    donde ya nada sirven los proyectos

    ni las obras que dejas empezadas,

    al ver las pocas cosas realizadas

    y comprender lo breve que es la vida,

    aún cuando sienta la ilusión perdida,

    no podré confesar que he fracasado,

    si al menos he podido haber logrado

    transformar el amor en poesía.

    2 respuestasPoesíahace 2 años
  • ¿Sabes quién inspiró este poema?

    AMANTE AMADA.

    j. m. moreno

    Te leo a ti, y estoy leyendo a Safo,

    bellos endecasílabos perfectos,

    y te imagino tañendo una cítara,

    semitendida sobre un albo lecho…

    Desnudando la magia de tus versos.

    compuestos con finura depurada,

    y tu estro singular, lleno de vida,

    como una semidiosa enamorada.

    Te leo y me deleitas cada día,

    con nuevas sensaciones amorosas;

    te siento junto a mi, te siento mía,

    cuando me escribes todas esas cosas.

    Eres la reina de mi fantasía,

    mi amor, mi preferida, mi reclamo,

    la inspiradora de mi poesía,

    la amante amada, a la que tanto amo.

    4 respuestasPoesíahace 2 años
  • ¿Por qué nos imaginamos tan horrible a la Muerte?

    LA MUERTE.

    j. m. moreno

    La Muerte, yo la he visto,

    no es taciturna y mustia,

    ni usa curva guadaña,

    ni tiene faz de angustia,

    es semejante a Diana.

    bella y grácil como ella,

    su cuerpo con las formas

    de una grácil doncella,

    lleva un ramo de lirios

    en su brazo derecho

    junto a un libro de poemas

    pegados a su pecho,

    en la otra mano un vaso

    con agua del olvido,

    y a sus pies, como un perro,

    yace el Amor dormido

    3 respuestasPoesíahace 2 años
  • ¿Os acordáis de Paula Cruz ?

    A PAULA.

    En el reloj de su vida,

    había una pieza cansada.

    y se paró de repente

    al llegar la madrugada.

    Y pálida como un lirio

    entre las sábanas blancas.

    yace por siempre dormida,

    ya no la despierta el alba.

    Su gran deseo era ser

    escritora de nostalgias.

    y vivir sembrando amores

    en sus poemas y cartas.

    Era madera de sándalo,

    tenías luces en el alma,

    y hubiera llegado a ser

    poetisa destacada.

    Se van con ella sus sueños,

    sus anhelos y esperanzas,

    pero deja entre nosotros

    un pedacito de su alma.

    Querría decirle mil cosas,

    pero me faltan palabras,

    y se me borran las letras

    al despedirla entre lágrimas.

    Tenía confianza en ella,

    siento mucho que se vaya…

    Querida niña del cielo,

    hoy mi corazón no canta…

    *******

    NOTA: Este poema fue escrito en homenaje a mi joven alumna y poetisa Paula Cruz, al conocer su muerte prematura.

    En la mitad de la vida, encontramos la muerte.

    1 respuestaPoesíahace 3 años
  • ¿ Te gustan las metáforas en poesía...?

    LA BARCA SIN PESCADOR.

    j. m. moreno g.

    i.

    Abandonada a su suerte,

    bajo un sol abrasador,

    está varada en la en la arena

    la barca sin pescador.

    Nadie creería al mirarla

    que en mejores tiempos fuera,

    embreada y primorosa,,

    una barca marinera.

    Derrotada por el tiempo,

    vencida y desmantelada,

    ya no peinará mas olas

    su quilla desvencijada.

    Está allí desde que un día,

    cuando de pescar volvió,

    su amo la dejó varada,

    y nunca más regresó.

    Fue una barca pescadora,

    navegadora y cumplida,

    mas, cada cosa que pasa

    tiene su tiempo en la vida.

    Y pienso que cuando llegue

    la hora de la condena,

    también dejaré varada

    mi barca sobre la arena.

    1 respuestaPoesíahace 3 años
  • ¿Crées que existen las brujas...?

    LAS BRUJAS.

    Hoy las brujas ya no son

    esos feos esperpentos,

    que volaban sobre escobas

    en los cuentos.

    No visten negros faldones,

    ni puntiagudos sombreros,

    ni se unen en aquelarres

    agoreros.

    Hoy son preciosas mujeres

    con escotes atrevidos,

    que nos roban, poco a poco,

    los sentidos.

    De grandes ojos sesgados

    sonrisas arrobadoras,

    y miradas encendidas

    soñadoras.

    Visten lujosos vestidos

    de diseños elegantes

    y su peso es en kilates

    de diamantes.

    Hoy conocen más que nunca

    los secretos de su oficio,

    para lograr su inquietante

    maleficio.

    Y ya no aparecen volando

    a través de las ventanas,

    sino en largas limusinas

    alemanas.

    16 respuestasPoesíahace 3 años
  • ¿Cuál fue tu primer poema?

    PRIMER POEMA

    Hoy he vuelto a recordar

    esa tarde de verano

    que cogidos de la mano,

    por aquel bello lugar,

    y después de caminar

    por una playa serena,

    grabé tu nombre en la arena

    y te dibujé una flor...

    Fuiste mi primer amor,

    y aquel mi primer poema

    1 respuestaBuscando el Embarazohace 3 años
  • ¿Qué piensas de las fábulas...?

    EL MENDIGO.

    j. m. moreno

    Hambriento y desesperado,

    un pobre anciano indigente,

    la puerta de un hombre rico

    golpeaba insistentemente.

    El hambre hacía que el mendigo

    golpeara con tanto afán.

    para pedir que le dieran

    sólo un pedazo de pan.

    Abrió la puerta un gañán

    y le reclamó diciendo:

    - No es hora de molestar

    porque el amo está comiendo.

    Y como el rico se hallaba

    comiéndose unas perdices,

    al pobre anciano le dieron

    con la puerta en las narices.

    La experiencia nos indica

    que, ante una limosna incierta,

    nunca se debe golpear

    dos veces la misma puerta.

    1 respuestaPoesíahace 3 años
  • ¿ Suena esto a despedida...?

    TEMOR.

    j. m. moreno

    A veces te comportas

    de una manera extraña:

    estás en tus palabras,

    lejana y como ausente,

    como si ya te hubieran

    cansado mis poemas

    y evitaras decirlo

    deliberadamente.

    Ya no son tus respuestas

    vitales e impulsivas,

    cálidas, elocuentes,

    dulces e inspiradoras,

    cada vez son más breves

    las notas que me escribes

    y es también más distante

    el tiempo que demoras.

    Presiento que tal vez

    algo de ti ha cambiando

    por algunas razones

    que son más poderosas,

    que piensas diferente

    que has recapacitado,

    y ya no te interesan

    ni poemas ni rosas.

    Nos queda, en todo caso,

    algo que será eterno,

    reservado y oculto,

    vedado y prohibido,

    que es eso que ha existido

    durante mucho tiempo,

    y que quedará oculto

    cual tesoro escondido.

    7 respuestasReligión y espiritualidadhace 3 años
  • ¿ Sueles jugar con palabras?

    JUEGO DE PALABRAS.

    j. m. moreno

    Sabía que las palabras

    dominan el pensamiento

    y que pueden transmitir

    la pasión y el sentimiento

    Capaces de despertar

    a una conciencia dormida,

    para él eran las palabras

    lo más bello de la vida.

    Y un buen día sus palabras

    leyó, por casualidad,

    alguien a quien desde entonces

    movió la curiosidad.

    Era una mujer distinta,

    extremadamente bella,

    y notó que las palabras

    se encariñaban con ella.

    Trataba de seducirla

    con estrofas amorosas,

    enviándole, cada día,

    un poema y una rosa.

    Transcurrió el tiempo impasible

    como sucede la vida,

    pero un día sus palabras

    le ganaron la partida.

    Había estado realizando

    lo que para él era un sueño,

    y pensando, equivocado,

    que el amor no tenía dueño.

    Y, cuando ya imaginaba

    rendido su corazón.

    llegó en forma de palabras

    una gran desilusión.

    Desde entonces comprendió

    que las palabras también

    pueden contener tristeza,

    desolación, y desdén.

    1 respuestaPoesíahace 3 años
  • ¿Qué piensas de la caricia ?

    UNA MEZCLA AMOROSA.

    j. m. moreno

    A menudo al hablar de la caricia

    pensamos en el tacto de las manos,

    o el sentir la tibieza de otro cuerpo

    mientras acariciamos.

    Mas, junto a la caricia que entregamos

    estamos prodigando un sentimiento

    que percibe a través del pensamiento

    la persona que amamos.

    Por eso, cada vez que acariciamos

    debemos incluir en ese intento,

    una mezcla amorosa de dulzura

    y de apasionamiento.

    3 respuestasReligión y Espiritualidadhace 3 años